Mosconi Soho: una propuesta para apropiarse del espacio público

Hábitat 15/01/2018 Por
Mosconi Soho abrió la ventana de una necesidad que desde hace tiempo ya se viene expresando en el inconsciente colectivo de la ciudad, apropiarse de los espacios públicos.
multimedia.normal.acf7a955234372df.6e6f726d616c2e6a7067

Convertir a una de las manzanas más céntricas en un paseo gastronómico no resulta novedoso en lo más cercano, de hecho, esta clase de movidas ya se vienen dando desde hace tiempo en las ciudades más desarrolladas. Pero en Rafaela algunas cosas todavía cuestan un poco más. Aquí, lo sorpresivo fue la respuesta de la gente en las dos ediciones. Muchos fueron los factores que jugaron a favor: la época del año, el clima, la buena organización, el fácil acceso, la cercanía, lo diferente y porque no el público joven y más desinhibido. Factores que sin duda deberán ser tenidos en cuenta al momento de pensar al Mosconi Soho como un espacio constituido después de que pase el espasmo de la novedad.

Sin embargo, no estamos aquí para hacer un análisis sociológico del Mosconi Soho, sino más bien para poner el acento en la importancia del uso y la apropiación de los espacios públicos desde la infraestructura y lo urbanístico. Cuando una calle deja de ser una vía de tránsito y pasa a ser un recorrido peatonal, cuando una plaza se convierte en espacios de juegos y de actividades físicas, cuando un monumento se transforma en un punto de encuentro o de referencia en la ciudad, es cuando se da la apropiación del espacio público. Allí se desdibujan los límites de propiedad y pasan a ser espacios comunes, lugares de todos.

Mosconi Soho fue en Rafaela una muestra de lo que podemos ver en Córdoba capital en el barrio Güemes, en Palermo Buenos Aires, en el pujante barrio de Pichincha en Rosario y más parecido aún, en la noche de los bares en San Antonio de Areco.

WhatsApp-Image-2017-09-18-at-12.49.07Noche de bares en San Antonio de Areco: los comercios también se suman a la movida nocturna y permanecen abiertos


Cordoba-1
PATAGONIA: el jardín cervecero de la cerveza Patagonia en Güemes

En este caso, la apropiación del espacio público devino del accionar privado, con un objetivo comercial y de manera temporal, contando con la colaboración del estado local. Cabe recordar que en el último trimestre del año pasado abrieron y se relanzaron alrededor de 10 locales gastronómicos. Resulta primordial en estas clases de propuestas contar con una buena iluminación, acceso peatonal, buen estado de veredas, mobiliario urbano -bancos y cestos-, señalización de calles y zonas, cartelería, higiene y estacionamiento. Servicios básicos que facilitan e impulsan el desarrollo de los espacios públicos.  

En cuanto a espacios públicos al aire libre, Rafaela cuenta con plazas, pérgolas, plazoletas, un parque balneario, un parque integrador, el arboretum y un centro cultural, todos estos establecidos urbanísticamente. Sin embargo, una ciclovía, los canteros de un barrio de casas quintas o la vera de una ruta parecen ser, en la actualidad, los lugares elegidos por los ciudadanos a la hora de la integración social. Muchas veces las prácticas y las construcciones sociales van en direcciones diferentes a las propuestas por las políticas públicas. Con el tiempo los valores simbólicos se van transformando y en consecuencia aquellos espacios públicos que eran propios se van cambiando, adoptando así otros lugares.

Las plazas: el escenario ideal

Las plazas siempre fueron consideradas como un excelente lugar de socialización, además de un reservorio de espacio verde necesario en las ciudades. En nuestra ciudad la plaza central supo ser escenario de grandes eventos, y concentrando los domingos a la familia alrededor de la caja armónica en donde desde hace tiempo ya no se oye a la banda municipal. La Plaza 1º de mayo, conocida popularmente como Placita Honda, con su original formato, reunió en muchas oportunidades a los artesanos y artistas en su contorno. La Plaza Pizzurno que se ha convertido en un sector de mucha actividad, y de la misma manera la pequeña plaza Indoamerica sobre todo para los más chicos.

Sin embargo, el aumento de la inseguridad, el poco mantenimiento, o la proliferación de espacios de recreación privados, como las casas quintas y otras preferencias, hacen que estos espacios, en general, se vean sin uso o con poco movimiento. El desafío desde hace un tiempo es volver a darle vida a estos espacios públicos. En este sentido suelen ser provistas con objetos lúdicos, con equipamiento para realizar actividad física, sectores de descanso y encuentro para mayores,  etc. También aparecen propuestas como ferias artesanales, espectáculos musicales, colectas e incluso puestos de servicios e información como podemos ver en nuestra plaza principal con el Punto Sano.

Te puede interesar