SENSACIONES Y SENTIMIENTOS

Información General 13 de enero de 2018 Por
Leer mas ...
LOS AÑOS FELICES – 2
Con Los Beatles: Los de Liverpool sintieron con gran impacto, la influencia del rock and roll, surgida en los años cincuenta como dijimos en el artículo anterior. Fue por la música en sí y también por su admiración hacia el exótico y buen músico Elvis Presley.
Por ese tiempo también había surgido un sonido derivado -y bastante parecido aunque menos rítmico- el twist. Los dos fueron base de Los Beatles en sus primeros años (Twist y gritos, álbum Por favor yo; Música de rock and roll, álbum En venta). Evolucionaron y mucho, es cierto, pero no olvidaron su enamoramiento inicial hacia el estadounidense rock and roll.
El brillo del “rock” y su felicidad se transmitieron también al baile. Si bailar el twist no era vistoso (los pies en el mismo lugar se movían de izquierda a derecha y viceversa), sí el rock and roll lo fue en espectacularidad; casi, y por momentos totalmente acrobático, el varón hacía pasar por debajo de sus piernas a la mujer y la lanzaba hacia arriba (quédense tranquilos, no la dejaba caer)
Ciertamente pocos se atrevían a bailarlo en los entonces y muy concurridos “bailes”. Los bailarines muy reconocidos ejecutaban riesgosas coreografías ante la admiración (y a veces aplauso) del 99 por ciento de los otros bailarines -los “no especializados”- aprendices de todos los ritmos (menos del bolero, por supuesto).
El rock and roll en castellano: Una positiva iniciativa de las grabadoras estadounidenses que lució en los años felices, fue las de editar para escuchar -en los entonces revolucionarios reproductores Wincofon- discos en 78 rpm. Incluían tema de cada lado, siendo el lado “A” el favorito a imponer. También estaban los long play de 20 minutos aproximadamente y seis o siete temas en cada cara, elegidos entre los simples más vendidos de 78. La definición, ahora histórica, del “vinilo” nació del componente físico de los long play. ¿Por qué 78 y 33 1/3 rpm? Porque eran la cantidad de vueltas que daban por minuto (revoluciones por minuto) en el plato del equipo de música.
Otro hecho importante fue que las ediciones eran en idioma nacional. Las etiquetas informaban el título en castellano, el del idioma original (entre paréntesis, debajo), los autores e intérpretes, y el género musical, generando así un conocimiento cabal del material percibido en el oído y por tanto, formadores de cultura.
México lindo y querido: México fue una base de lanzamiento de los cometas hacia todo el cono sur, aunque el de Bill Halley ya estaba lejano. Esa política de información en idioma local alcanzó principalmente a las letras, que fueron traducidas y cantadas por grupos de rock creados al efecto.
Los Hoolligans habían popularizado el insólito tema “Agujetas de color de rosa” (Yo tengo una novia que es un poco tonta / y usa un sombrero muy grande y muy feo … Oh, si ella usa mallas también / A sus amigas me presentó /y yo contento me quedé ahí / al ver una rubia me impresioné / Oh, si ella usa mallas también) Las “agujetas” eran algo parecido a las ya olvidadas peinetas para el cabello.
Pero si hubo un trío que hizo historia, con o sin su primera voz (Enrique Guzmán) fueron “Los Teen tops”, apoyados en los grandes éxitos del rock and roll de Elvis (El rey) y de otros intérpretes, obviamente todos grabados en castellano.
De todo eso y más queda la promesa registrada en papel, de hablar en los próximos artículos.
Promesa hecha, hacemos una pausa hasta la semana que viene, que será movida.
Por supuesto, porque seguiremos con (o bailando) el rock and roll.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar