Piden pronta beatificación

Información General 13 de enero de 2018 Por
Al cumplirse el centésimo trigésimo quinto aniversario del fallecimiento del venerable fue requerida su pronta beatificación.
CATAMARCA, 13 (NA). - La comunidad diocesana de Catamarca recordó, a 135 años de su fallecimiento, al venerable Fray Mamerto Esquiú y pidió su pronta beatificación.
Hubo actos conmemorativos en el paraje El Suncho, donde el religioso falleció en 1883 y los fieles solicitaron su próxima beatificación en la casa natal del religioso en una misa.
La misa en El Suncho fue presidida por el párroco de San Juan Bautista, de Tinogasta, presbítero Humberto Carrizo, y concelebrada por el párroco de San Roque, de Recreo, presbítero Gustavo Flores, quien en su homilía destacó la figura del venerable.
"Un hombre que vivió según Dios en la tierra siendo una luz que ilumina el camino hacia el Cielo", dijo y además, lo consideró "modelo de obispo y sacerdote, modelo de ciudadano, responsable de aportar para la construcción de la Ciudad de Dios aquí, en la Tierra; modelo de educador, de periodista, en definitiva: un hombre santo de Dios", sostuvo.
El vicepostulador de la causa de canonización, fray Marcelo Méndez, envió un mensaje desde Salta en el que manifestó que "si Dios quiere, el Tribunal abierto en la ciudad de Tucumán ante un presunto milagro sucedido allí, va a continuar en el mes de marzo llamando a los testigos.
Luego de concluir la fase diocesana, todo lo trabajado será enviado a Roma, donde será estudiado por una comisión de médicos de nivel internacional.
Después pasará por una comisión de cardenales, obispos y teólogos, para ver el tema teológico, el nexo entre la invocación y el hecho milagroso o inexplicable y luego la beatificación, que queda en manos del Santo Padre.
La casa natal de fray Mamerto Esquiú, ubicada en la localidad de Piedra Blanca, por su parte, fue escenario, en la noche del miércoles, de la misa en honor del religioso fallecido hace 135 años.
Antes de la bendición final, el presbítero Julio Quiroga del Pino transmitió a los fieles allí reunidos el saludo del obispo diocesano, monseñor Luis Urbanc, quien en esos momentos se aprestaba a celebrar la Eucaristía en el Santuario de Guadalupe, en México.
Además del saludo, el obispo envió su bendición y ofreció la misa en este día pidiendo a Dios para que Fray Mamerto sea glorificado entre los santos y también por todo el pueblo de Catamarca, indicó la agencia Aica.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar