Niños víctimas

Editorial 11 de enero de 2018 Por
Los niños han sido las principales víctimas en las zonas de guerra, sufriendo atrocidades.

Las agencias internacionales de noticias difundieron días pasados un cable realmente alarmante sobre las atrocidades que se cometen con los niños en las zonas de guerra que hay actualmente en el mundo, que son demasiadas, resultando en consecuencia las principales víctimas de estos conflictos bélicos. En resumen, tal se señala, "los chicos no sólo mueren y son heridos en combates, sino que además sufren reclutamientos forzados, violencia sexual, mutilaciones y además, son usados como escudos humanos. Los espeluznantes datos fueron tomados de un informe divulgado por la UNICEF, el organismo que se ocupa de la niñez dentro de las Naciones Unidas.
Los chicos, en estos lugares en guerra, han sufrido verdaderas atrocidades, observándose un desprecio total y absoluto sobre las normas más elementales que protegen a los más débiles, según puntualiza el organismo internacional al realizar un balance del año 2017 recientemente concluido, marcando "los niños están siendo un objetivo y están siendo expuestos a ataques y a una violencia brutal en sus hogares, escuelas y zonas de juegos".
Es que los menores resultan las primeras víctimas, y también más indefensas, de grupos armados rebeldes, como así también de prácticas ilegales de ciertos ejércitos, de grupos terroristas y también de las minas y artefactos explosivos sin estallar que todos estos grupos armados dejan a su paso.
Ucrania, Siria, Afganistán, Yemen, Myanmar, Rakáin, Congo, Nigeria, Irak, Camerún y Sudán del Sur son algunos de los países en los cuales se registran estas aterradoras situaciones donde los niños resultan las víctimas de toda clase de atrocidades. Y tan contundente así quien lo señala es justamente el organismo de las Naciones Unidas encargado de la defensa de las niños en el mundo, por quienes en estos casos, poco y nada puede hacer, o siquiera intentar, por tratarse de zonas de guerra en las cuales pululan grupos insurrectos que nada tienen que ver con los gobiernos, estando en cambio ligados a grupos terroristas que mezclan objetivos diversos en sus fines, no descartándose incluso el económico, para desvalijar a algunos gobiernos de los escasos recursos de los que disponen.
Marcando algunos hechos puntuales, según la recopilación de UNICEF, sólo en los primeros nueve meses del año fueron asesinados 700 chicos en Afganistán, en tanto en Siria e Irak fueron usados como escudos humanos, blanco de francotiradores, dentro de un escenario que lleva muchos años de violencia y constantes bombardeos. En Yemen, en los tres años de conflicto, han muerto 5.000 chicos, temiéndose que la cantidad sea más elevada. En este países la crisis alimentaria es tremenda, con 1,8 millón de chicos malnutridos, de los cuales unos 400 mil deben recibir urgente tratamiento para poder sobrevivir, lo que difícilmente suceda en medio de tremendo conflicto armado. En la ex Birmania, hoy Myanmar, los niños musulmanes -minoría de la población- fueron víctimas de la violencia generalizada.
Tal vez el continente más afectado aún por esta situación sea Africa, donde en la República Democrática del Congo fueron desplazados 850.000 chicos, habiendo sido destruidos los edificios de 400 escuelas y 200 centros de salud, siendo un país prácticamente arrasado, con 350.000 chicos con desnutrición severa. En sectores de Nigeria y Camerún, el grupo rebelde de Boko Haram, obligó a cerca de 150 niños a efectuar atentados suicidas. En Sudán del Sur, donde la guerra interna ha llevado al derrumbe de la economía y por lo tanto a una severa hambruna de sus habitantes, los niños son los más castigados, en tanto 19.000 de ellos han sido reclutados por la fuerza para participar en combates, con saldo de 2.300 de ellos que resultaron muertos.
En Europa mientras tanto, que no es ajena ya que en Ucrania unos 220.000 niños viven bajo la amenaza constante de las minas antipersonales y de los artefactos explosivos abandonados en cualquier lugar, con los cuales los chicos tropiezan o muchas veces los levantan como si fueran juguetes.
La situación es realmente espantosa, formulando la UNICEF un llamado desesperado a todos esos países y grupos guerrilleros para que respeten y protejan a los niños. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar