En barrio Fasoli tuvo lugar la tradicional actividad

Información General 08 de enero de 2018 Por
CELEBRACION DE REYES
FOTO E. BARBIERI// REYES MAGOS./ Los tradicionales personajes repartieron alegría en la tarde de ayer.
FOTO E. BARBIERI// REYES MAGOS./ Los tradicionales personajes repartieron alegría en la tarde de ayer.
Dando continuidad a una acendrada tradición la comisión vecinal del Barrio Fasoli y la Agrupación “Compromiso y militancia” organizaron una actividad para esperar la llegada de los Reyes Magos.
La propuesta fue iniciada ayer a partir de las 17 en la plaza del barrio, apuntando a congregar a la familia y los niños de todos los puntos de la ciudad que desearon acercarse. Es importante resaltar que la tradicional propuesta  fue respondida con creces y numeroso público se dio cita en la plaza del barrio con esa finalidad.
Para que la realización resultase exitosa los organizadores contaron con la invalorable colaboración de  las empresas y comercios del barrio, La Peña de San Lorenzo de Almagro sede Rafaela y donaciones privadas, como así también de la Municipalidad de Rafaela.
Los niños mientras aguardaban la llegada de los míticos personajes, que llegaron al atardecer, se entretuvieron en castillos inflables, juegos, sorpresas y todos vibraron al ritmo de la Batucada Quimey otras intervenciones musicales que aportaron ritmo y alegría a la tarde dominguera.
Todo fue una fiesta y tal como apuntaban sus organizadores pudo desarrollarse una tarde distinta con mucha alegría y entretenimientos, disfrutada con regocijo  en familia.

LOS REYES MAGOS
Los Reyes Magos de Oriente (o simplemente Reyes Magos) es el nombre por el que la tradición denomina a los visitantes que, tras el nacimiento de Jesús de Nazaret, acudieron desde países extranjeros para rendirle homenaje y entregarle regalos de gran riqueza simbólica: oro, incienso y mirra, según wikipedia.org. Los evangelios sólo hablan de «magos», en ninguna parte se indican sus nombres, ni que fuesen reyes, ni que fueran tres (número que posiblemente se deba a la cantidad de obsequios ofrecidos). Estas creencias fueron agregadas varios siglos después y se han mantenido en la tradición popular. Según la creencia católica, estos magos eran representantes de religiones «paganas» de pueblos vecinos, que los evangelios ven como las primicias de las naciones que aceptarán la religión católica. En algunos países (normalmente hispanohablantes) existe la tradición de representar a los reyes trayendo los regalos que los niños les han pedido en sus cartas durante la noche anterior a la Epifanía. Los Reyes Magos, por tradiciones de algunos países, forman parte del pesebre junto a José, el niño Jesús y María. La palabra «mago», proviene del elamita ma-ku-ish-ti, que -pasando por el persa ma-gu-u-sha y por el acadio ma-gu-shu- llegó al griego como μαγ?ς (magós, plural: μαγοι, magoi) y de ahí al latín magi, /mágui/ (cf. magister, /maguíster/) de donde llegó al español. Eran los miembros de la casta sacerdotal medo-persa de la época aqueménide y durante todo el reinado de Darío el Medo (521-486 a. C.). La figura católica de los Reyes Magos tiene su origen en los relatos del nacimiento de Jesús, algunos, fueron integrados de los evangelios canónicos que hoy conforman el nuevo testamento de la Biblia. Concretamente el Evangelio de Mateo es la única fuente bíblica que menciona a unos magos (aunque no especifica los nombres, el número ni el título de reyes) quienes, tras seguir una supuesta estrella, buscan al «rey de los judíos que ha nacido» en Jerusalén, guiándoles dicha estrella hasta Jesús nacido en Belén, y a quien ofrecen ofrendas de oro, incienso y mirra. Las tradiciones antiguas que no fueron recogidas en la Biblia -como por ejemplo el llamado evangelio del Pseudo Tomás (o evangelios de la infancia (de Tomás)) del siglo II- son sin embargo más ricas en detalles. En ese mismo evangelio apócrifo se dice que tenían algún vínculo familiar, y también que llegaron con tres legiones de soldados: una de Persia, otra de Babilonia y otra de Asia. Según interpretaciones posteriores, los Magos fueron considerados originarios de Europa, Asia, y de Africa respectivamente. Sin embargo, el último libro escrito por el papa Benedicto XVI sobre Jesús de Nazaret, «La infancia de Jesús», destaca que los Reyes Magos probablemente no venían de Oriente, como se ha creído tradicionalmente, sino de Tartessos, una zona que los historiadores ubican entre Huelva, Cádiz y Sevilla (Andalucía, España). Dice textualmente que «Así como la tradición de la Iglesia ha leído con toda naturalidad el relato de la Navidad sobre el trasfondo de Isaías 1,3, y de este modo llegaron al pesebre el buey y el asno, así también ha leído la historia de los Magos a la luz del Salmo 72, 10 e Isaías 60. Y, de esta manera, los hombres sabios de Oriente se han convertido en reyes, y con ellos han entrado en el pesebre los camellos y los dromedarios», relata Benedicto XVI y continúa: «La promesa contenida en estos textos extiende la proveniencia de estos hombres hasta el extremo Occidente (Tarsis, Tartessos en España), pero la tradición ha desarrollado ulteriormente este anuncio de la universalidad de los reinos de aquellos soberanos, interpretándolos como reyes de los tres continentes entonces conocidos: Africa, Asia y Europa».

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar