Estudiante de medicina enfrenta las disparidades de salud

Información General 07 de enero de 2018 Por
Se trata de Nicolás Francone, argentino-estadounidense de 22 años, licenciado en Química. Sus padres son Marissa Rocchia (Rafaela) y Omar Francone (Humberto I), quienes viven en East Lyme, Estado de Connecticut. "Cuando vengo a Rafaela me quedo con mis abuelos Omar y Nilda Rocchia", expresa a LA OPINION. En 2011 hizo cursos en la Escuela de La Plaza de Rafaela.
FOTO FEINBERG FRANCONE./ Participa en protestas en el Capitolio de EE.UU.
FOTO FEINBERG FRANCONE./ Participa en protestas en el Capitolio de EE.UU.
Por Will Doss. - Nicolás Francone, un estudiante de medicina de primer año, encontró pasión por el activismo durante sus estudios de pregrado en la Universidad George Washington en Washington DC. En Feinberg, combina su educación médica con su deseo de ayudar a eliminar las disparidades de salud entre las poblaciones hispanas.
Francone, quien es argentino-estadounidense, realiza una investigación con el Programa de Trasplante Hispano de Northwestern Medicine, un programa de atención bilingüe para pacientes hispanos sometidos a trasplante de riñón, hígado, páncreas o intestino delgado. También trabaja con Nelson Bennett Jr., MD , profesor asociado de Urología, y Robert Brannigan, MD, jefe de Medicina Reproductiva y Salud Masculina en el Departamento de Urología, para eliminar las disparidades en los tratamientos de urología que reciben los pacientes hispanos.
Sin embargo, Francone no es ajeno a las actividades de promoción, ya que viajó a su antigua casa de Washington DC para la Cumbre de Políticas de la Asociación Latina de Estudiantes de Medicina (LMSA) en octubre de 2017, patrocinada por la Oficina de Diversidad e Inclusión de Feinberg.
Allí, abogó por políticas como el Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP) y aprendió sobre los complejos problemas médicos y legales que enfrentan los inmigrantes no acompañados recientes y cómo los médicos se encuentran en una posición única para ayudar a estos niños.
Además, Francone viajará en junio a Puerto Escondido, México, para un viaje de educación médica patrocinado por Northwestern University Alliance for International Development ( NU-AID ).
-¿Por qué elegiste a Feinberg?
-Quería formar parte de una institución que valora el crecimiento personal, la excelencia clínica y la innovación a través de la investigación. El equilibrio de los componentes clínicos y de investigación de Feinberg está bien pensado y creo que el énfasis curricular inicial en el desarrollo de la relación con los pacientes en entornos clínicos simulados, hospitalarios y comunitarios me convertiría en un médico compasivo. Además, pensé que la comunidad de investigación innovadora me empujaría a mejorar continuamente la entrega de la atención.
-¿Cuáles son sus intereses médicos o de investigación?
-Estoy interesado en estudiar las intervenciones que mejoran el acceso y la prestación de la atención en las poblaciones hispanas. Actualmente estoy involucrado en un grupo de urología dirigido por el Dr. Brannigan que se enfoca en la disfunción sexual masculina y la infertilidad, y tengo la intención de estudiar las disparidades del tipo de tratamiento en los hispanos. También estoy realizando una investigación con el Programa de Trasplantes Hispanos de Northwestern Medicine, el primero de este tipo en el país. Dirigido por Juan Caicedo-Ramirez, MD , profesor asociado de Cirugía en la División de Trasplante de Organos, y Elisa Gordon, PhD, MPH, profesora de Cirugía en la División de Trasplante de Organos, este programa culturalmente dirigido ha aumentado la tasa de donantes vivos en trasplantes de riñón y nuestro estudio de sitios múltiples evalúa actualmente la competencia cultural de estos programas y su impacto en la reducción de las disparidades en los trasplantes hispanos.
-¿Cómo te involucraste en la defensa política?
-No puedes escapar a un cierto fervor político mientras asistes a la universidad en Washington DC Allí, me involucré en La Clínica del Pueblo, una clínica cuya misión es construir una comunidad latina saludable. El impacto de la retórica política sobre los temores y la inseguridad de los latinos era palpable. El estado de inmigración, las políticas divisivas y la inseguridad en la comunidad son los principales factores determinantes de la salud, y creo que es peor en el clima político actual. Con ese fin, asistí a la Cumbre de Políticas de LMSA 2017 en octubre. Más de doscientos médicos en formación volaron desde todo el país con el mismo objetivo: mostrar el poder a través de la defensa. Después de que los estudiantes visitaron las oficinas de los miembros del Congreso para discutir la aprobación de un "Dream Act" limpio y el estado de los fondos de CHIP, los estudiantes se reunieron para la manifestación "A Healthy USA includes US". A la sombra de la capital de la nación, los estudiantes de medicina contaron historias y leyeron poemas, iluminando de forma vibrante sus sentimientos de temor al crecer como inmigrantes indocumentados y su continua ansiedad como beneficiarios del programa de Acción Diferida para Llegadas en la Infancia (DACA). Estábamos llenos de energía y marchamos hacia el Capitolio junto con otros estudiantes de LMSA, cantando en inglés y español. El mitin y la marcha hacia el Capitolio prepararon el escenario para las siguientes 48 horas en la conferencia. Los siguientes dos días estuvieron llenos de sesiones interactivas realizadas por una variedad de oradores, incluyendo a Juan Rivera, MD, corresponsal médico principal de Univision y representantes de la Oficina de Salud de Minorías en los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid. Pasamos tiempo aprendiendo acerca de los esfuerzos de reclutamiento para aumentar la diversidad de las clases de medicina entrante y enfatizamos la necesidad de médicos latinos en posiciones de liderazgo en todas las ramas de la medicina. El último día nos reunimos para revisar y debatir las iniciativas de política propuestas por el Congreso de Delegados de LMSA y refinar la plataforma de políticas del grupo.
-¿Qué fue lo más importante que aprendiste?
-Lo más importante que aprendí fueron los inmensos desafíos que enfrentan los niños no acompañados, tanto en el viaje a los Estados Unidos como una vez que llegan. Alan Shapiro, MD, director médico y cofundador de Terra Firma, una asociación médica y legal centrada en mejorar el acceso a la atención y el patrocinio legal para niños no acompañados, nos llevó en el viaje de un niño no acompañado. Solo en 2016, 60.000 niños inmigrantes no acompañados de América Central y México fueron detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México, según Shapiro. Aprendimos sobre el alejamiento de sus países debido a la violencia dirigida por pandillas y las tasas absurdamente altas de homicidio (El Salvador tiene 24 veces más homicidios en comparación con los EE.UU.). Los niños viajan a través de México montados en trenes de carga, una red de transporte gratuita pero extremadamente peligrosa llamada La Bestia.
Aquellos que sobreviven el viaje se mantienen en los centros de procesamiento de la Aduana y la Patrulla Fronteriza hasta que son liberados a contactos familiares en los Estados Unidos. Los niños reasentados se enfrentan a muchos desafíos de salud mental y luchan en su nuevo entorno, según Shapiro. Aprendimos cómo el nexo médico-legal faculta a los médicos para abogar por sus pacientes usando registros médicos para aumentar las tasas de asilo para niños nuevos en EE.UU., 89 por ciento de niños no acompañados ganaron asilo con evaluaciones médicas, en comparación con solo 38 por ciento que ganaron asilo sin ellos. (Fuente: news.feinberg.northwestern.edu).

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar