Récord sostenido por la Argentina y China

Leer mas ...
FOTO ARCHIVO AUTOS. Gran parte lo exportan a nuestro país.
FOTO ARCHIVO AUTOS. Gran parte lo exportan a nuestro país.
Brasil batió un récord histórico de superávit comercial en 2017, un resultado que estuvo empujado por China y Argentina. Ambos países aportaron cerca de la mitad de los 67.000 millones de dólares que los brasileños acumularon en el año que acaba de terminar. Para ser precisos, la diferencia entre lo que vendieron y compraron a los argentinos llegó a 8.200 millones de dólares.
Visto desde Buenos Aires, este representa el mayor déficit histórico con respecto al socio brasileño.La profundización de la desventaja para los argentinos, que ya se había observado en 2016 (con un déficit de 4.000 millones de dólares), se debió sobre todo al comercio de autos. Con respecto a China, los brasileños obtuvieron también una diferencia altamente positiva, de 19.000 millones.
Pero ese superávit se debió a que le vendieron al coloso asiático más commodities agrícolas, hierro y petróleo, materias primas que registraron el año pasado una mejora en los precios. Con Estados Unidos, el segundo socio comercial de los brasileños, el intercambio fue mucho más equilibrado, al punto que el saldo de la balanza con la primera potencia mundial resultó ligeramente favorable (en 1.700 millones de dólares).
En el ministerio argentino de la Producción, que comanda Francisco Cabrera, han afirmado que la Argentina comenzará a recuperar espacio este año. Hay razones para no desconfiar. Según indicaron en Brasilia, en el ministerio de Desarrollo e Industria, la economía brasileña debe crecer este año que acaba de comenzar algo así como 2,7%. Y esto de acuerdo con los cálculos del Fondo Monetario Internacional, según subrayaron.
En esas condiciones, lo más probable es que se produzca una inversión de flujos: Brasil podrá importar más desde Argentina y, al mismo tiempo, deberá exportar menos para atender el crecimiento de su propio mercado interno. Otras fuentes brasileñas confirmaron esa presunción. José Augusto de Castro, titular de la Asociación de Exportadores de Brasil, admitió que habrá nuevas subas de exportaciones hacia Argentina, especialmente en el rubro automotor. “Pero ese aumento será a un ritmo mucho menor”. Sostuvo, también, que aun cuando China y Argentina continúen como los grandes socios comerciales de Brasil, “con la recuperación de la demanda interna (brasileña), el ritmo de las importaciones (desde territorio argentino) debe acelerarse más que las exportaciones (hacia la Argentina).
El destino mayoritario de las unidades producidas en Brasil tuvieron como mercado a la Argentina. El país insumió 70 por ciento de los vehículos de fabricación brasileña destinada a las ventas en el exterior. La cifra es lo suficientemente alta como para asustar a cualquier gobierno. Sin embargo, en Buenos Aires, los funcionarios del área no dan señales de alarma. Dicen que el régimen que regula el intercambio de autos, en cuya confección intervinieron los gobiernos de los dos países y las terminales instaladas en ambos, exige ahora que Brasil compense todo lo que exportó de más hacia Argentina. 

Te puede interesar