Revolución en Rafaela por una hostia con sangre

VARIOS 31 de diciembre de 2017 Por
Apareció en una casa de recuperación de adictos del Barrio Güemes durante un momento de oración de los residentes del lugar. El país habló de este acontecimiento.
En la casa San Miguel del barrio Güemes, ubicada en calle Emiliano Cerdán 2211, mientras los jóvenes que se están recuperando de las adicciones están rezando frente al Santísimo Sacramento, una hostia consagrada  empezó a sudar sangre.
Esto fue testificado por algunos de los presentes, incluso, algunos minutos después de semejante acontecimiento, empezaron a circular las imágenes en redes sociales.
Llamaron al padre Alcides Suppo -asesor de la Asociación Vistiéndonos de Sol- y también al obispo diocesano Luis Fernández, que concurrieron al lugar. Ya el sitio estaba lleno de gente. 
Un cronista de LA OPINION consultó personalmente a Suppo en su casa, por la tarde, quien expresó brevemente que la hostia había sido retirada por el Obispo para no perturbar a los residentes y su posterior evaluación. Luego en la misa presidida por Suppo mencionó esta novedad, testimoniando Juan Ternengo -coordinador de la citada casa- que la gota de sangre con un color rojo intenso se desplazaba por la hostia, mientras los jóvenes cantaban y oraban.
El país comenzó a hablar de este hecho. Llamaron radios de distintos puntos del país a este Medio y hasta la foto, la que vemos acompañando esta nota, circuló por algunos canales de TV.

MAS TESTIMONIOS 
Al mismo tiempo, este Diario también consultó a Fernández, quien envió un comunicado que a continuación se transcribe: "habiendo tomado conocimiento de que una hostia consagrada, mientras era adorada sobre el altar, presentó signos de una sustancia que, aparentemente, es sangre, el obispo de nuestra diócesis Luis Fernández, acompañado por el presbítero Alcides Suppo, se hizo presente en el lugar para contemplar lo sucedido y hablar con las personas que allí se encontraban.
"La Iglesia en estos casos y otros similares pide que, con prudencia y mesura, se juzgue el acontecimiento con el objetivo de brindar luz y dar certeza de lo sucedido.
"A lo largo de la historia, la Iglesia ha recibido el testimonio de la presencia real y substancial de Jesucristo en la eucaristía, bajo esta forma tan singular de manifestación. Los casos no han sido nada comunes ni sencillos de discernir.
"Por tal motivo, siguiendo el procedimiento recomendado por la Iglesia, cuerpo de Cristo, nuestro obispo ha retirado de la exposición pública la hostia en cuestión, reservándola convenientemente. De este modo, se inicia el camino de discernimiento necesario para que, a su debido tiempo, se llegue a conclusiones ciertas.
"Cualquiera sea el resultado de tal investigación, debemos utilizar este tiempo para renovar nuestra fe y devoción en el milagro más grande: la presencia real de Jesucristo en cada celebración de la misa.
"Conforme se vaya haciendo la investigación correspondiente, se darán a conocer las conclusiones. Mientras tanto, se recomienda la prudencia y el respeto del caso, del lugar y las personas que fueron testigos de tal acontecimiento, especialmente teniendo en cuenta que se trata de un lugar que requiere el silencio y la sobriedad como parte importante del proceso de quienes allí habitan y trabajan.
"Invitamos a poner la mirada creyente en el Misterio Pascual que celebramos en estos días, centro de nuestra fe, y que acompaña de manera cotidiana el caminar de nuestro pueblo."

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar