China en América

Notas de Opinión 31 de diciembre de 2017 Por
Leer mas ...
China continúa su camino a convertirse en la principal potencia mundial. Pese a la reciente desaceleración de su economía, la mayoría de los países desarrollados sueñan con tener el PBI del 7% anual, que muestra el gigante asiático.
En la última las inversiones chinas en el extranjero se multiplicaron ocho veces.
El aumento de la población ya llega a los 1400 millones de habitantes y la nueva clase media tiene un voraz apetito de consumo y consecuentemente de recursos.
El país que más le debe a China, la nación comunista más grande del planeta, es precisamente el país más capitalista del planeta, EE.UU., quién se ha transformado en el mayor receptor de dinero por prestamos chinos.
Abultados préstamos recibidos, también acrecentaron las deudas de Australia, Reino Unido, Francia y otros tantos países.
China ha realizado inversiones y firmado contratos económicos con treinta y cuatro países africanos, la razón consiste en un canje de infraestructuras que genera la construcción de puentes, carreteras, viviendas y tecnología, por recursos naturales. También hizo grandes inversiones en países asiáticos, como Japón, Mongolia y otros de proyectos económicos menores.
China necesita para su 1400 millones de habitantes, cubrir sus demandas de energía y alimentos. Destina 400.000 millones de dólares, solo para garantizar el suministro eléctrico, los metales han sido otra área clave de inversión, absorbido por la construcción y la industria en la mediana y grandes empresas.
Teniendo en cuenta los desequilibrios presentes en las economías de América Latina, China ha encontrado un gran campo abierto para explorar y consolidar su presencia en toda la región, ya que requiere asegurar el suministro de energía, para su permanente crecimiento económico.
Esta necesidad la ha dado pie para desarrollar focos específicos de inversión y prestamos, fundamentalmente en cuatro países.
Venezuela: Realizó acuerdos con China Petroleum Corporation (CNPC), que invirtió 28.000 millones de dólares en el proyecto “Faja petrolífera del Orinoco”, además préstamos por 55.000 M de U$S para la agricultura y construcción de viviendas y China recibió 50.000 M de U$S, mediante la entrega de petróleo.
Brasil: La petrolera Petrobras, recibió 10.000 M de U$S en préstamo de China y además, adquirió el 30 % de la Petrolera Portuguesa GALP.
Argentina: China compró el 50 % de la petrolera Argentina Bridas y se convirtió en la segunda petrolera Argentina, detrás de YPF. La empresa Bridas, adquirió el 60 % de Pan American Energy y esta al año siguiente adquirió el 100 % de los activos de ESSO Argentina y en todo este movimiento económico se encuentra China.
Además la petrolera China CNPC/ SINOPER, adquirió en nuestro país a la estadounidense Occidental Petroleum.
La nacionalización de YPF en el 2012, permitió que en enero del 2014, China se asocie y quede habilitado para la explotación de petróleo en la gigantesca reserva de Vaca Muerta.
Perú: China adquiere con el consorcio MMGLTD, la mina de cobre “Las Bambas” y eleva su inversión en proyectos mineros en el país del altiplano, con esta inversión China controla el 33% del sector minero peruano.
Hay inversiones en otros países de América generando un entramado comercial que le da oxígeno al gigante asiático.
EE.UU. y muchos países occidentales están preocupados por el potencial económico y militar de China, quién a corto o mediano plazo será la primera potencia mundial y el Yuan será quién producirá el control financiero internacional.

Te puede interesar