Castellano reconoció a quienes terminaron el secundario

Locales 29 de diciembre de 2017 Por
Los recibió en su despacho y conversó con ellos durante un largo rato sobre la manera en que llevaron adelante este doble sacrificio de trabajar y estudiar.
FOTO PRENSA MUNICIPAL TAREA CUMPLIDA. Los trabajadores del Municipio finalizaron sus estudios secundarios. Recibieron su diploma en intendencia.
FOTO PRENSA MUNICIPAL TAREA CUMPLIDA. Los trabajadores del Municipio finalizaron sus estudios secundarios. Recibieron su diploma en intendencia.
Trece trabajadores y trabajadoras municipales fueron reconocidos ayer por la mañana por haber completado sus estudios secundarios mientras se desempeñaban en distintas áreas del Municipio, en un esfuerzo que para muchos de ellos se había convertido casi en un sueño imposible.
La distinción llegó de manos del propio intendente Luis Castellano, quien los recibió en su despacho y conversó con ellos durante un largo rato sobre la manera en que llevaron adelante este doble sacrificio de trabajar y estudiar.
Se trata de trece trabajadores que, con la asistencia financiera otorgada por el Municipio, lograron cursar los tres años del Bachillerato para Adultos que se dicta en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), Facultad Regional Rafaela, y ahora acaban de transformarse en flamantes egresados del nivel secundario.
"Es un esfuerzo muy grande el que han hecho -dijo Castellano- El título secundario tiene mucho valor para ustedes. Pero también para los lugares donde trabajan. Y aunque parezca sencillo, para el momento en que estamos, es un detalle a tener en cuenta".
El intendente sostuvo que se viven tiempos donde pareciera que el esfuerzo no es importante, "que da lo mismo cualquier cosa". Y el hecho de dar a conocer este tipo de casos, para el Municipio se ha vuelto un deber.
"Quería tener este gesto de reconocimiento, porque no solamente les hace bien a ustedes sino que es un esfuerzo que nosotros como Municipio debemos reconocer. Y queremos que esto también se conozca en la ciudad. En medio de tantas cosas negativas, hoy necesitamos de estos buenos ejemplos. Que se publiquen, que se digan", agregó.
Los trabajadores distinguidos fueron: Carolina Acevedo (Desarrollo Urbano); Roberto Acosta (Obras Viales); Claudio Armenta (Servicios y Espacios Públicos); Verónica Domínguez (Gobierno y Ciudadanía); Lilia Godoy (Movilidad Urbana); Hugo Hernández (Servicios Públicos); Daiana Lagger (Movilidad Urbana) Lucas López (Servicios Públicos); Maximiliano Pairolero (Servicios Públicos); Carlos Santos (Desarrollo Urbano); María Belén Santos (Movilidad Urbana); Omar Eduardo Volken (Electrotecnia) y Omar Rodolfo Volken (Gobierno y Ciudadanía).

TESTIMONIOS
Durante el encuentro con el intendente, los trabajadores distinguidos relataron sus historias como estudiantes y mencionaron cuáles fueron los desafíos que tuvieron que afrontar. En sentido, todos destacaron la importancia del acompañamiento de la familia, como así también de los responsables de cada una de las áreas municipales.
"Nuestro principal incentivo fueron nuestros hijos. Ellos nos exigen de la misma manera en que nosotros les exigimos a ellos. Es muy importante que ellos vean que nosotros también nos esforzamos y que podemos alcanzar lo que nos proponemos", expresó Acosta.
Cabe señalar que la mayoría de estos trabajadores tienen hijos, algunos de ellos muy pequeños, por lo que a veces no fue nada fácil cumplir con las exigencias de los estudios. De todas maneras, aseguraron que todo el sacrifico valió la pena.
"Para mí fue una experiencia muy linda -señaló Domínguez- Con tres hijos, que hayamos decidido estudiar con mi marido (Roberto Acosta) no fue fácil. Esa noche, cuando nos recibimos, nos acordamos de todas las peleas que tuvimos que dar. Y no podíamos creer que al final lo habíamos logrado".
Para algunos de estos trabajadores, retomar los estudios después de tantos años fue la mayor dificultad. Pero todos destacaron el apoyo mutuo que se dieron. Un acompañamiento que se vio fortalecido en los casos donde padres e hijos decidieron encarar juntos este desafío.
"Yo hacía desde el '74 que no estudiaba. Pero siempre había querido terminar la secundaria. Y como tenía miedo de abandonar, logré que mi hijo me acompañara", agregó Eduardo Rodolfo Volken, padre de Omar Eduardo.
Así como para algunos terminar el secundario era un viejo anhelo, para otros este logro se convierte en una puerta que se abre, y no descartaron iniciar algunas de las carreras terciarias o universitarias que se dictan en la ciudad.
Finalmente, es importante agregar que de los 100 estudiantes que hace tres años iniciaron el Bachillerato para Adultos en la UTN, sólo 45 lo terminaron. Entre ellos, todos los trabajadores municipales que lo habían empezado.
"Nosotros vimos cómo algunos compañeros iban dejando porque no podían pagar la cuota. Sin el apoyo de la Municipalidad, para muchos hubiera sido difícil. Y sin el apoyo de los compañeros tampoco. Vos dejás y yo te busco, me decían", completó Volken.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar