Mala performance

Editorial 29 de diciembre de 2017 Por
Las exportaciones argentinas fueron las más débiles de los 10 países de América del Sur.
Si bien hubo indicadores que estaban dando cuenta que la economía terminaría con una marcada recuperación este año, finalmente cerrará de manera bastante mediocre, aunque reconociendo que los cimientos de la reactivación están hechos, pero que aún falta muchísimo para alcanzar los niveles que se pretenden y que permitan la generación de trabajo y la actividad suficiente para sostener a un Estado elefantiásico, que desborda en gastos, el cual se viene achicando en cuenta gotas.
Una de las cuestiones pendientes muy preocupantes es la balance comercial externa, ya que las exportaciones terminan cerrando 2017 con un crecimiento de pálidos 2 puntos, que es uno de los más flojos resultados de la región. Tanto como para tomar conciencia que los países vecinos están muy por encima de nosotros en muchos de los rubros clave, como inflación, crecimiento, productividad y competitividad. Situación a la cual se llega teniendo la Argentina ventajas más que importantes, como la variedad de su producción primaria, donde no falta prácticamente nada. Mientras que el resto, con la excepción de Brasil, se encuentran mucho más limitados, pero así y todo están por sobre la Argentina en los indicadores esenciales.
De acuerdo con un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las exportaciones argentinas fueron las que menos crecieron en la región, y apenas logran superar a Paraguay, país donde las ventas externas cayeron 1 punto este año.
"Estimaciones de las tendencias comerciales de América latina y el Caribe", tal el trabajo elaborado por el BID, en el cual se analizan las exportaciones de los diez países de Sudamérica, los que como subregión y en forma conjunta alcanzarán en 2017 una expansión de 16 puntos -en comparación con 2016- en sus ventas al exterior, sin olvidar que este conjunto viene de remontar una muy complicada situación adversa en 2016 cuando había experimentado una caída de 4,5 puntos con relación al nivel de 2015. 
De tal modo, si bien su dejó atrás el año negro que significó el anterior, eso también explica las razones del crecimiento del 16% este año, pues el punto de partido estuvo muy retrasado.
Cabe destacar que una de las claves más importantes para explicar esta expansión que tuvieron los diez países sudamericanos fueron las compras que hizo China, las que se incrementaron 30% con relación a 2016, explicando la mitad de esta recuperación.
De cualquier forma, la buena performance de todos los países vecinos no alcanzó para empujar también a la Argentina por ese mismo objetivo, ya que finalmente lo que hizo nuestro país fue tirar abajo el promedio de la región, con el escaso 2% de aumento. Es que según lo marca este informe, las ventas argentinas al exterior se encuentran estancadas, de manera especial en lo que hace a la cantidad, y además, con precios que tampoco ayudaron demasiado a modificar el rumbo. Como ejemplo se puede mencionar a la soja, tal vez la vedete de nuestras exportaciones, que registró una baja de 0,7% de su valor en el período que va entre enero y noviembre.
La explicación de la suba de 2 puntos este año queda explicada por la mejora relativa de los precios de exportación y el estancamiento de las cantidades, habiendo sido los productos que más contribuyeron a favor los vehículos de carga, trigo, carnes y pescados, en tanto que las ventas de soja, incluyendo grano, harina y pellets, se contrajeron. En este último caso hubo una retracción de 3% en los envíos a China y de 9% al resto de Asia. Lo extraño, es que el resto de los países sudamericanos, incrementaron sus ventas a China, nosotros en cambio bajamos.
En cambio hubo crecimiento de exportaciones al resto de Sudamérica en 7%, a Estados Unidos 2% y a la Unión Europea 1%, que de todos modos no fue suficiente para compensar lo negativo y ofrecer una balanza favorable.
Da cuenta el informe del BID que las ventas sudamericanas ascendieron en total a 508.000 millones de dólares, con una suba de 16 puntos respecto a 2016, habiendo sido los crecimientos del 30% a China y del 17% al resto de Asia los más dinámicos.
Para concluir, se consigna que Perú fue el de mayor crecimiento exportador de la región.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar