Se aprobó reforma de la Ley Antidopaje

Deportes 29 de diciembre de 2017 Por
Leer mas ...
BUENOS AIRES, 29 (NA). - De cara a los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 que tendrán a Buenos Aires como sede, el Senado aprobó esta madrugada la reforma de la llamada Ley Antidopaje para destinar fondos a la Comisión Nacional Antidopaje, otorgar nuevos derechos a los atletas e incorporar nuevos organismos como encargados de aplicar sanciones.
La nueva norma, que modifica el Régimen Jurídico para la Prevención y el Control del Dopaje en el Deporte (Ley 26.912), fue aprobada por la Cámara de Diputados la semana pasada a instancias del diputado y ex árbitro de fútbol Héctor Baldassi (Cambiemos) y el Senado la convirtió en ley por unanimidad el último miércoles. El nuevo régimen le otorga al Tribunal Nacional Disciplinario Antidopaje y al Tribunal Arbitral Antidopaje la facultad de aplicar sanciones e incluye el "apartamiento" o la acción para "evitar la toma de muestras" como una "infracción a las normas antidopaje".
Entre los puntos más novedosos, la nueva ley establece el derecho del atleta a negarse a declarar o presentar descargo sin que ello implique "presunción en su contra". Además, se incorporó la "asociación" entre infractores, así como la figura de "encubrimiento o intermediación" y se modificó la reducción del período de suspensión, al señalar que "no puede ser más de tres cuartas partes del período" que se había aplicado.
Otro de los cambios hechos a la ley es que, a partir de ahora, las federaciones deportivas nacionales no serán responsables de la gestión de resultados.
En este contexto, una de las principales novedades es el cambio casi total en la Comisión Nacional Antidopaje, que hasta el momento estaba presidida por el secretario nacional de Deportes -o alguien designado por él- y otros siete miembros, que trabajaban ad honorem.
Con la nueva ley, ese organismo estará conformado por un Directorio Ejecutivo, que velará por el cumplimiento de los objetivos establecidos en el régimen, y un Consejo Consultivo, que colaborará en la elaboración de políticas de prevención del dopaje y será el único cuyos miembros se desempeñen ad honorem.
El Directorio Ejecutivo tendrá un presidente designado a propuesta de la Secretaría de Deportes, un secretario, un tesorero y tres vocales; además de convocar a las reuniones, el presidente podrá encabezará los encuentros conjuntos de ese órgano con el Consejo Consultivo (con doble voto en caso de empate) y podrá "resolver los asuntos de urgencia si no se pudiere convocar al directorio".
El Consejo Consultivo será encabezado por el presidente de la Comisión Nacional y estará integrado por un representante de la Secretaría de Deportes; uno del Ministerio de Salud; uno de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas; uno del Comité Olímpico; uno del Comité Paralímpico; uno de las asociaciones vinculadas a la medicina del deporte y uno de la Asociación Argentina de Derecho Deportivo.
La Secretaría General de Presidencia de la Nación transferirá 20 millones de pesos a la Comisión Nacional Antidopaje en 12 cuotas mensuales destinados al pago de su personal -se desprende de la ley que solo cobrarán los miembros del Directorio Ejecutivo- y a los gastos de funcionamiento.

CAMBIO DE REGLAS
El Tribunal Nacional Disciplinario será reemplazado por la Comisión Nacional Antidopaje como órgano encargado de "demostrar que el atleta y otra persona han cometido una segunda infracción a las normas tras haber sido notificados del primer resultado analítico adverso". A su vez, la federación deportiva nacional ya no tendrá la facultad de comunicarle al atleta la infracción, solo lo hará la Comisión Nacional.
En la ley se reemplazó el "cómputo de la suspensión provisional no recurrida por el atleta" por "cómputo de la suspensión provisional cumplida" por el deportista, con el mismo efecto que ya estaba establecido: el período de la suspensión provisional puede deducirse de cualquier otro que se le imponga definitivamente.
También se incorporó al régimen un párrafo que dispone que "en los deportes de equipo" el período de suspensión empieza, "salvo que la entidad aconseje otra cosa, en la fecha en que sea dictada la resolución final del procedimiento" y que "puede deducirse del período de suspensión total que deba cumplirse".
Por otra parte, se sustituye la responsabilidad de las instituciones deportivas en el control antidopaje por la responsabilidad de las federaciones deportivas nacionales. Se establece que el incumplimiento del régimen por parte de las federaciones llevará, según la gravedad del caso, al apercibimiento y la inhabilitación de tres meses a dos años o, en caso de reincidencia, de dos a cuatro años para recibir apoyo económico de la Secretaría de Deportes.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar