Construcción arriba

Editorial 07/12/2017 Por
En octubre la construcción creció un espectacular 25,3%, como no sucedía desde hace 3 años.

En octubre la gran vedete de la actividad económica fue la construcción, que en ese solo mes se disparó hacia arriba nada menos que un espectacular 25,3%, como no sucedía desde hacía 3 años. Ese boom tuvo fuerte impacto en la industria en general, que de tal manera logró crecer 4,4% en ese décimo mes del año, siempre haciendo comparaciones con el año anterior, el cual fue, cabe recordarlo, bastante apático respecto a los índices de actividad, que siempre estuvieron muy pálidos.
Ahora con el acumulado de enero a octubre llevamos una expansión de 1,8% en la industria, lo cual no es para grandes festejos, aunque de todos modos está marcando un rumbo que aún está en la búsqueda de afianzamiento. Lo negativo en cambio, es que entre los sectores que no crecieron aparecen el petróleo -de gran significación dentro de la economía tanto en materia de exportaciones e importaciones como en el consumo interno, pero mucho más sensible todavía el rubro de los alimentos. Y es que si no hay mayor producción de este último, evidentemente es que tampoco crece el consumo, el más fiel reflejo de la situación social de la gente. 
De todas maneras, y formuladas estas salvedades, casi todos los sectores registraron mejoras, como el caso del sector automotriz que subió en octubre 25,6%, el sector tabacalero que se expandió 17%, la minería no metálica 16,5%, la metalmecánica excluida de la industria automotriz 15,7%, el sector textil 6,8%, edición e impresión 6,1%, papel y cartón 2,8% y la industria química con un módico 0,6% de crecimiento. Ya dijimos, y reiteramos en números, que el sector alimenticio se retrotrajo 1,1% y el petrolero 13,1%, quedando de tal manera una perspectiva bastante clara a través de los respectivos índices, dejando un saldo muy favorable con el importante impulso de la construcción, que sobresalió fuertemente sobre el resto.
Lo hemos dicho desde esta sección muchas veces, pero conviene tenerlo siempre presente, que cuando crece la construcción es un síntoma más que positivo a tener en cuenta, pues impacta en muchísimos sectores, tanto la producción de toda una amplia gama de materiales, como en el comercio, pero especialmente en la mano de obra -sea profesional o de auxiliares de una vastísima gama-, como así también en la inversión, ya que muchos vuelcan sus ahorros en ladrillos. De todas maneras no debe olvidarse que este empuje de la construcción tiene como central la reactivación de la obra pública en el primer lugar, si bien importante, no lo es tanto cuando se trata de obra pública privada, mucho más extendida en su carácter movilizador.
Algunos analistas tienen una mirada bastante moderada sobre este repunte, que paree ser más en números que en la misma realidad, señalando que a la industria la cuesta mucho crecer, debiéndose además recordar que recién está arrancando y viene con mucho retraso por lo sucedido en los últimos años de permanentes caídas.
Por su parte el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción  registró que en los primeros 10 meses del año el sector tiene una mejoría de 11,6% respecto a igual lapso de 2016.Uno de los mayores desafíos que tiene enfrente la industria es la apertura comercial gradual, el atraso del tipo de cambio, el elevado costo de capital derivado de las tasas activas que comienzan a subir y el agotamiento de la línea productiva subsidiada.En cuanto a la encuesta cualitativa, mediante la cual el INDEC mide las expectativas de las empresas, el 46,9% de los encuestados estima una demanda interna estable para el período noviembre 2017-enero 2018, en tanto el 56,1% de las empresas no espera cambios en los stocks de productos terminados, mientras el 24,3% espera un crecimiento y el 19,6% sostiene habrá disminución.
La perspectiva, aunque en moderada suba, no tiene definida una tendencia firme para los meses por venir, lo cual genera una cierta incertidumbre en cuanto a si esta que se visualiza ahora se sostendrá en el tiempo, sin aspiraciones muy lejanas, sino corto en el tiempo. Es que, todo es muy inestable.

Te puede interesar