Facundo Colidio sueña con la Selección

Deportes 04/12/2017 Por
EL RAFAELINO PASO DE BOCA AL INTER
FOTO ARCHIVO PIBE MARAVILLA. Colidio ya se dio el gusto de ser el 9 del Seleccionado Sub 15.
FOTO ARCHIVO PIBE MARAVILLA. Colidio ya se dio el gusto de ser el 9 del Seleccionado Sub 15.

Es Facu para la familia y los amigos. O Coli para sus compañeros del fútbol. El pibe que vive una vida de aventura. Facundo Colidio tiene 17 años, nació en Rafaela y es el segundo de los tres hijos del matrimonio compuesto por Sergio y Marcela. El 9 del futuro es ambidiestro, de gran porte (mide 1,79 m), personalidad, carácter y decisión, como buen capricorniano. Dormía con una pelota, contó su mamá, porque "el fútbol para mí es todo", dice el delantero que hoy está en el Inter Primavera (la Reserva del equipo milanés).
Se inició en Atlético de Rafaela y pasó al Inter de Italia, con una escala en Boca (sin debutar en la Primera División) y en las Selecciones juveniles de Argentina (Sub 15, Sub 17 y actualmente en el Sub 20). Es el Pibe Maravilla, la joyita del fútbol argentino por quien los italianos se lo disputaron y se quedaron con él, tras pagarle a Boca 6 millones de euros (8 millones de dólares) y firmándole un contrato hasta el 30 de junio de 2020 que será "la salvación" para su familia.
Nacido un 4 de enero de 2000, Colidio pertenece a la generación de los "post milennials". Son muy impacientes, desean resultados inmediatos, consideran a Internet como el mayor invento de la humanidad y sus medios de comunicación son las redes sociales.
En la canchita que está enfrente del estadio Monumental de Rafaela dio sus primeros pasos futbolísticos a los 4 años, cobijado por sus padres Sergio y Mónica, y formado por los mellizos Borgnino. En un primer momento, quiso ser arquero como su hermano mayor Gonzalo. Pero le duró poco darle la espalda a la red. Ya con 9 años era una de las promesas del club lechero y tenía a Cristiano Ronaldo como ídolo. Hoy, Mauro Icardi (compañero en el Inter) es su gran referente. Aunque también sigue mucho los movimientos de Luis Suárez en Barcelona y en la Celeste uruguaya. Y uno de sus técnicos le encuentra similitudes con el polaco Robert Lewandowski.
Hasta los 14 años estuvo en Rafaela. Cuando tenía 11 años jugó un torneo en Paraná para Atlético, lo vieron los ojeadores xeneizes y hablaron con su papá para llevarlo a Boca. Después de las pruebas, lo ficharon para jugar en la liga. Así llegó a jugar en los dos clubes: en Atlético los sábados y en Boca los domingos. Se entrenaba toda la semana en Rafaela y viajaba a Buenos Aires el séptimo día. A los 13 años, le consiguieron un lugar en la pensión, pero no se quiso quedar. Recién a principios de 2014, después de jugar para Boca un torneo en Córdoba, tomó coraje y se decidió a desembarcar en la gran ciudad.
Para Boca fue un gran negocio porque llegó de Rafaela a los 12 años y su pase costó apenas 12 mil dólares. Fue Diego Mazzili, del área de captación de talentos de las Divisiones Inferiores del club, el que le echó el ojo. Y Pablo Budna, de la secretaría técnica, el encargado de las negociaciones con Rafaela y con la familia Colidio. Debió pasar por otros filtros xeneizes: Ramón Maddoni, Horacio García, Jorge Coqui Raffo y Diego Chiche Soñora. Con edad de Séptima debutó oficialmente en la Sexta división contra Talleres de Córdoba convirtiendo tres goles. La misma cantidad que gritó contra Banfield cuando vistió por última vez la camiseta xeneize.
"Cuando me comunicaron que iba a entrenarme con la Reserva de Boca tenía un cagazo bárbaro... Me ayudó tener a Manuel Roffo y a Ezequiel Almendra como compañeros. Es el mejor club de la Argentina. Y en la Selección es igual. En uno o en otro lugar siempre estamos obligados a ganar y el 9 tiene que hacer goles. Es una exigencia. Pero llevo esa presión desde chico, como si fuese mi ADN", dijo el Pibe Maravilla en días no tan lejanos cuando se movía en Casa Amarilla bajo las órdenes del Flaco Rolando Schiavi y la mirada de Guillermo Barros Schelotto ("Un día me agarró y hablamos de todo un poco", contó sobre el Mellizo).
Facundo Colidio: la aventura del Pibe Maravilla que sueña con ser el 9 de la Selección
También destacó a Fernando Gago: "Un excelente jugador y mejor persona. Se portó muy bien con los más chicos". Y contó cómo fue su debut en la Reserva. "Algo soñado. Contra Estudiantes, en La Plata. En la entrada en calor yo tenía en la cabeza que la iba a meter. Y, en la primera que quedé mano a mano con el arquero, definí cruzado y pude gritar mi primer gol".
¿Cómo es? Un fanático de los asados, familiero y amigo de sus amigos, quienes lo consideran "medio vago". Su sueño es ser el próximo 9 de la Selección Argentina. "Y entrenarme algún día en el predio número 2 de Ezeiza", dijo sin vueltas sobre el lugar donde se mueven Messi y compañía.

ROFFO Y COLIDIO
¿Cómo juega? Es un delantero técnico, veloz, con buen cambio de ritmo, que se luce en el uno contra uno y es dueño de un cabezazo mortífero. Sabe poner bien el cuerpo y fabricarse huecos en el área rival. "Soy un 9 de área, pero me gusta tirarme atrás para tener más contacto con la pelota. Porque si no me llega, me fastidio rápido. Y siempre trato de aprovechar las oportunidades para demostrar en la cancha lo que sé hacer", se autodefinió.
Hoy está en un proceso de consolidación en Europa. El diario británico The Guardian lo pone, junto a su amigo Benjamín Garré (nieto de Oscar, que juega en el Manchester City) dentro de las 60 promesas menores de 18 años que tienen destino de ser los próximos Messi, Ronaldo o Neymar. Con Garré son un clásico los duelos en la Play Station. "Soy muy bueno. Estamos muy parejos. Él también juega muy bien, pero no es el mejor. Nos sirve mucho para divertirnos en los tiempos muertos", confiesa Facu.
En la Selección metió cuatro goles con el Sub 15 en el Sudamericano de Colombia, donde lució la cinta de capitán. Y dos con el Sub 17 en el de Chile. Y estará en Rusia 2018, casi con seguridad, como uno de los sparrings elegidos por Sebastián Beccacece y Nicolás Diez para entrenar a los mayores que disputarán el Mundial.

LO QUERIAN TODOS
Lo querían Juventus, Mónaco, Real Madrid, Manchester City, PSG. Pero se lo llevó el Inter por la gestión de Javier Zanetti, el argentino vicepresidente del club milanés, y Piero Ausilio, el Director Deportivo, quienes se reunieron especialmente con el titular de Boca, Daniel Angelici, el jueves 6 de julio en la Bombonera para llevarse a Facundo a Milán. Tras ello, Colidio recibió el visto bueno del club para viajar a su nuevo destino y realizarse la revisión médica. Lo hizo acompañado por sus padres y por Leo Roffe, su representante (de la escudería de Eduardo Gamarnik). En el Inter se entrena bajo las órdenes de Stefano Vecchi. Debutó el 1ª de noviembre ante el Esbjerg, de Dinamarca, en la UEFA Youth League (la Liga Juvenil de la UEFA). El Inter goleó 4-1 y Colidio ingresó a los 76 minutos por Andrea Pinamonti. Su primer gol lo convirtió con una acrobática tijera que le dio el triunfo a su equipo ante el Hellas Verona, por la 8a. fecha de la División Primavera 2017/18 de Italia. Es el único sudamericano en su categoría. Pero ya estuvo con los compatriotas Mauro Icardi, capitán del equipo de Primera, y Diego Milito, ex figura del club neroazzurro. "Tiene un futuro brillante y la esperanza de seguir los pasos de uno de los ídolos del Inter, como fue Milito", declaró Luciano Spaletti, el actual DT del equipo milanés. Los cazadores de talentos poco se equivocan. Está en Facu (o Coli) darles la razón a pasos agigantados. ¿Será el 9 de Argentina en Catar 2022? Para eso trabaja. Y también sueña.

LOS DT DE RAFAELA
Todo el mundo en Rafaela conoce a los entrenadores de Atlético, Marcelo y Gustavo Borgnino, como "Los Mellis". El trabajo periodístico se simplifica, entonces. Es tirar el nombre y prestar atención a la respuesta. “Queremos hablar de Colidio", es la llave que abre la puerta de una partecita en el mundo del pibe Maravilla que hoy disfruta el Inter de Milán. "¿Facu? ¡Un crack! Te cuento...", dice uno de los mellizos Borgnino y no paran más ninguno de los dos para representar en palabras las cualidades del pibe en el que la ciudad de Rafaela tiene depositadas todas sus esperanzas. “De chiquito ya uno veía que era distinto. Muy distinto. Tenía una potencia descomunal y, pese a la altura, contaba con una capacidad técnica asombrosa. Nosotros lo tuvimos tres años, en edad formativa, pero Facundo parecía ya formado. No sólo físicamente donde hacía diferencias muy grandes sino también futbolísticas. Es más, no lo poníamos de delantero a esa edad porque nos rendía más tomando la lanza desde tres cuartos de cancha: se llevaba puesto a todos", apunta Marcelo en diálogo con Clarín. Gustavo también se prende en el recuerdo aunque siempre le llamó la atención su predisposición con el equipo. “Pese a que te ganaba partidos él solo, tenía también un compromiso solidario con el equipo que era impresionante. Si había un compañero mejor ubicado que él para hacer el gol no tenía drama en darle la pelota. Lo único que quería era ganar y ayudar a ganar. Y siempre fue elegido como el mejor compañero. Eso, más allá de lo deportivo que puede variar, se lleva para toda la vida y es con lo que uno se queda”, afirmó. Calle de por medio con los vestuarios visitantes del estadio Monumental, de Rafaela, hay una escuela que ya cumplió un siglo de vida. Para los rafaelinos es “La Normal”. Ahí hay una canchita donde los pibes como Colidio sueñan con jugar algún día en el estadio que está del otro lado y donde empiezan a aprender los fundamentos del fútbol. En ese espacio practican los chicos de la escuelita de Infantiles de Atlético. Los "profes" son los mellizos Gustavo y Marcelo Borgnino, el primero de ellos es el padre de Marco, un delantero de 20 años que le hizo dos goles a Agustín Orion jugando para Rafaela contra Racing y hoy está prestado en Estudiantes, de La Plata. Los Borgnino coinciden en algo, el deseo de los mayores éxitos para la carrera de esta joven promesa del fútbol argentino.“Tiene condiciones de sobra. Ahora deberá adaptarse al rigor físico y a los tiempos del fútbol de elite. Pero eso se pule. Lo otro lo tiene”, concluyen Los Mellis. (Fuente: Clarín).



Te puede interesar