La familia de las salvias

VARIOS 23 de noviembre de 2017 Por
Las salvias cumplen una función ecológica en el jardín, ya que sus flores son muy visitadas por abejas, mariposas y picaflores. Se trata de plantas poco exigentes en cuanto al tipo de suelo, aunque se desarrollan mejor en los fértiles, ligeros y bien drenados. La plantación en el lugar definitivo se lleva a cabo en la estación de la primavera.
FOTO ARCHIVO  SALVIAS. Una alternativa para agregarle valor y color a nuestro jardín.
FOTO ARCHIVO SALVIAS. Una alternativa para agregarle valor y color a nuestro jardín.
Llegó el tiempo de las flores, de los momentos al aire libre, de los asados con amigos en el quincho, de las horas al sol , de las largas charlas en el jardín... son días para disfrutar de nuestro jardín, patio o terraza. Por todo esto y muchas cosas más que ya estarán imaginando hoy les voy a contar algo sobre nuestras aliadas: las salvias.
Se trata de un género compuesto por unas 750 especies de plantas anuales, bianuales, vivaces, subarbustivas y arbustivas, distribuidas ampliamente por todo el mundo. Son plantas generalmente erectas, con tallo cuadrangular y hojas de forma lineal ovalada, distribuidas en pares opuestos. Las flores tienen la corola tubular y bilabiada y nacen en inflorescencias dispuestas en verticilos situados en las axilas de las hojas superiores, sus pétalos pueden ser de color blanco, rosado, escarlata, rojo profundo, azul violáceo, azul oscuro y azul claro lila.
Deben emplazarse en lugares muy soleados en los que reciban una abundante luz solar directa a lo largo de todo el día. Dentro de este amplio género se pueden encontrar especies adecuadas para cualquier tipo de clima, aunque la mayoría prefiere los de tipo templado. Los riegos se efectúan con normalidad, siendo abundantes en los meses de más calor.
Por regla general, son plantas poco exigentes en cuanto al tipo de suelo, aunque se desarrollan mejor en los fértiles, ligeros y bien drenados. La plantación en el lugar definitivo se lleva a cabo en primavera por eso el artículo de hoy, además de que en los viveros ya están exhibidas y listas para que las llevemos y adornemos nuestros espacios.

SALVIA GUARANITICA
Se trata de plantas bastante rústicas, que por lo general, prefieren suelos bien drenados y lugares soleados aunque hay excepciones. En jardinería resulta una planta de extensa floración que se manifiesta ideal para borduras de bajo mantenimiento en zonas de media sombra de la misma manera que bajo un sol intenso. Crece en grandes grupos de hasta 1,5 m de altura, con un hábito espeso y con tendencia expansiva, las flores sobresalen por encima de la mata.
Las hojas son ovadas, rugosas, con el borde ligeramente dentado, de color verde oscuro, verdes por la cara superior y pálida por debajo, con un suave aroma anisado cuando se aplastan. La floración surge en largas espigas con flores largamente tubulares, de extremo abierto formado por dos labios (bilabiado), de color azul cobalto y el cáliz violáceo casi negro. Estas alegres flores pueden estar presentes en la mata durante un largo período de tiempo. Comienza a florecer desde el mes de julio y continuando de un modo casi ininterrumpido hasta bien entrado el otoño, coincidiendo con la llegada del frío intenso, al cual esta planta es muy poco tolerante.

SALVIA LEUCANTHA
Las reinas del otoño. Si hay una planta que disfruta del otoño, esa es la salvia Leucantha aun más que la anterior, de allí deriva su nombre. A medida que los calores del verano se van apaciguando, ellas abren sus flores aún más, intensificando sus colores y atrayendo las últimas mariposas y picaflores de la temporada.
De tonos generalmente azulados, violáceos y fucsias; algunas más sensibles al frío. Invasoras, y arbustivas. Como la fotografiada aquí, una de mis favoritas: la Salvia Leucantha, de gran porte y amante de suelos sueltos y bien drenados y del pleno sol, que se helará con los primeros fríos intensos, para luego rebrotar en la primavera.
La gran mayoría de las salvias comienza a florecer en la primavera, durante el verano detienen un poco la floración (donde hace mucho calor), y retoman desde finales de verano hasta las heladas con gran intensidad.

SALVIA FARINACEA
Inflorescencias en forma de espigas de color añil (cultivar ‘Reference’), azul violáceo (‘Victoria y ‘Rhea’, más oscuro todavía), azul y blanco (‘Strata’) o solo blanco (‘Ivoire’, ‘Alba’, ‘Silver’) distinguen a la salvia farinácea, una especie anual que forma matas que alcanzan entre 50 y 60 centímetros de altura. Es originaria de México y Texas, de modo que tolera la sequía; esta cualidad, su capacidad para adaptarse a todo tipo de suelos y su rusticidad la hacen apta para la xerojardinería.
Las matas son densamente ramificadas; los tallos son de textura harinosa, de ahí el nombre de la especie. Es caducifolia y presenta hojas alargadas, simples y opuestas, de color verde azulado. En algunos cultivares el follaje es más agrisado o incluso blanco plateado (‘Ivoire’).
Durante todo el verano y hasta la mitad del otoño brinda inflorescencias en forma de espigas, formadas por flores bilabiadas que atraen a las abejas, mariposas y pájaros. Para potenciar la floración conviene suprimir las flores marchitas.
La salvia farinácea necesita sol para florecer en abundancia y un sustrato bien drenado, mejor si es rico y fresco; el pH le resulta indiferente. Prefiere los climas moderados, pero soporta temperaturas de -10 grado y es muy resistente a la sequía. Los riegos han de ser profundos, pero espaciados. Debe plantarse en primavera en tierra mezclada con mantillo, con una separación de 30 centímetros entre ejemplares. Vive bien en tiestos y contenedores. En invierno pierde toda la parte aérea, por lo que se cultiva como anual.
Bueno, espero les haya gustado el artículo de hoy, hace unas semanas que les quería contar acerca de las salvias, por suerte se dio, un besito y hasta el jueves próximo, María Paula.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar