El ceibo: nuestra bonita y amada flor nacional

VARIOS 16 de noviembre de 2017 Por
Es un árbol con flores de un color rojo intenso, grandes, carnosas que están reunidas en densos manojos sobre las ramas nuevas, a veces colgantes. En estos días se destacan en los espacios públicos.
FOTO LA OPINION EL CEIBO DE LA PLAZA. Con el monumento a San Martín y la Catedral de fondo, fue plantado en julio de 1975.
FOTO LA OPINION EL CEIBO DE LA PLAZA. Con el monumento a San Martín y la Catedral de fondo, fue plantado en julio de 1975.
Erythrina crista-galli. Este es su nombre botánico que deriva de la palabra griega "erythros" que significa rojo, el color dominante de las flores de esta planta que, como muchos saben, es la flor nacional de Argentina y Uruguay.
Se encuentra en el noreste y centro este de Argentina, el este de Bolivia, el sur de Brasil, gran parte de Paraguay, y casi todo Uruguay. Su popularidad como especie cultivada sobrepasó su tierra original y hoy se lo puede encontrar en jardines de California o Florida en los Estados Unidos, o en algunos países europeos como España, Italia e incluso en los invernáculos de lugares más fríos como Inglaterra.
Crece muy bien en zonas de climas templado-cálido y es común en los montes que rodean los ríos del litoral. Pero como todas las especies de origen tropical tienen necesidad de mucho calor, de sol y siempre de mucha luz y humedad.
Los riegos no deben ser excesivos, sino solo para mantener la humedad del terreno. Es un árbol de porte mediano, con un diámetro de fuste que puede superar el metro, y alturas de entre 5 a 10 m, llegando raramente hasta los 20 m. Su raíz es pivotante, con nudosidades producidas por bacterias nitrificantes que viven en simbiosis, facilitando a esta la absorción del nitrógeno que fijan y de la cual toman las sustancias orgánicas que elabora.
Sus flores, muy conocidas, son grandes, carnosas, de un color rojo intenso y están reunidas en densos manojos sobre las ramas nuevas, a veces colgantes. Están formadas por unas corolas en forma de trompeta, que se apoya en una gran bráctea de vivo color. El color varía desde una tonalidad rosa, roja, carmesí, rojo oscuro o amarillo. Y nos regalan su floración en primavera. Es por eso que hoy les estoy contando un poco acerca de este árbol, para que lo puedan reconocer y admirar la belleza de sus flores. En la ciudad si se fijan bien podrán encontrar numerosos ejemplares.
Sus hojas están formadas por tres hojitas ovaladas, caducas de color verde vivo. Se reproduce con facilidad por semillas o estacas y es particularmente recomendable su cultivo en parques y jardines donde la caída de sus flores sea una bendición y no un problema, porque lamentablemente son muy sucias. Además también podemos hacer plantas nuevas de esquejes semileñosos plantados en agosto- septiembre.
¿Cómo se usan estos árboles? Como decoración en jardines, árboles para veredas, en avenidas, para dar sombra, etc. Tiene madera débil y porosa, poco duradera; utilizándose en tallas y molduras. Entre otras utilidades, se destacan:
· Es apta para producción de pastas celulósicas.
· Es melífero.
· Se cultiva en países tropicales y subtropicales para uso ornamental.
· En Argentina el casco del bombo legüero se hace preferentemente de ceibo.
En Rafaela, estas plantas no pasan desapercibidas en los espacios públicos, principalmente en esta época del año en la que lucen sus flores rojas. Bueno es saber que en avenida Fader de barrio Pizzurno se han plantado numerosos ejemplares del ceibo, que aún se encuentran en una fase inicial de desarrollo. 
Además, en la plaza 25 de Mayo se destaca un robusto ejemplar que fuera plantado el 1º de julio de 1975 por el Ateneo Popular "Arturo Jauretche" con la consigna "Plantemos un árbol por Juan D. Perón" al cumplirse el primer aniversario de su muerte.  
Bueno, espero les haya interesado saber algo más sobre nuestra flor nacional y les propongo que salgan a realizar un reconocimiento de la especie... lo repito todos los años porque pienso que es necesario reconocer nuestros símbolos patrios... suerte y hasta el jueves que viene, María Paula.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar