Cómo aceitar y potenciar las relaciones con China

Nacionales 12 de noviembre Por
La mayor parte de las exportaciones argentinas siguen siendo materias primas, hay que enviar alimentos con valor agregado.
BUENOS AIRES, 12 NOVIEMBRE (NA). - El gigante asiático China ha tomado cada vez mayor protagonismo dentro del país, sin embargo, la mayor parte de las exportaciones argentinas siguen siendo materias primas, hay que enviar alimentos con valor agregado.
La importancia de China dentro del escenario global se ha acrecentado en las últimas décadas, convirtiéndose en la actualidad en la segunda economía más grande del mundo, detrás de Estados Unidos, y con posibilidades en el futuro de ocupar ese lugar.
Y en su estrategia expansiva, el gigante asiático ha convertido al Mercosur en uno de sus aliados más importantes y donde reside el 23% de su aprovisionamiento alimenticio total.
En el caso concreto de Argentina, China ha pasado a ser uno de los mayores socios comerciales y representa un mercado valioso para las materias primas locales y un destino muy tentador para los productos alimenticios con valor agregado que elabora el país.
"Son dos economías complementarias que comparten intereses en distintos campos, no solo el económico", confirmó Esteban Pronato, cónsul adjunto del Consulado General y Centro de Promoción Argentina en Shanghai.
Explicó que "podemos saber qué es lo que Argentina necesita y lo que China puede ofrecer. Nosotros requerimos ferrocarriles y puertos, mientras que ellos necesitan alimentos para satisfacer la demanda interna".
En esta división de roles, la relación estaría marcada entonces por inversiones y desarrollo de obras de infraestructura (con eje en construcción, energía y transporte) con participación y aprovisionamiento de empresas chinas por un lado.
Por el otro, la exportación de un amplio conjunto de materias primas, como poroto de soja (líder indiscutido con 63% de las ventas), petróleo crudo (8,5%), lanas sucias y cueros crudos (1,1%), camarones y langostinos (4,7%), carne bovina de inferior calidad (5,2%), menudencias, garras y alitas de pollo (2,1%).
Como queda claro, el gran desafío de Argentina radica entonces en tratar de incrementar el valor agregado de los productos primarios que exporta a China.
"Hay que desarrollar el aparato logístico necesario para colocar nuestros productos elaborados en las cadenas de supermercados chinos. Sin esto no hay posibilidad alguna de desarrollar una estrategia exportadora exitosa", reveló el diplomático, que colaboró desde el Consulado en la participación de compradores internacionales chinos en la exposición Aliment.AR.
Para el cónsul, hay otras tareas pendientes que debe emprender Argentina, como estimular la relación con las compañías chinas ya instaladas en nuestro país o realizar determinadas acciones en pos de lograr una mayor promoción de nuestros productos en China.
"Necesitamos una campaña de marketing similar a la desarrollada por nuestros competidores más eficientes, como Australia, Canadá, Nueva Zelanda o Chile", manifestó el funcionario, quien aclaró igualmente que en China es muy valorada la calidad de los productos alimenticios argentinos.
Visualiza una magnífica oportunidad para nuestro país en el fuerte crecimiento de la clase media china, que se estima que ascenderá a 480 millones de personas para el 2030.
Se trata de un sector que busca mejorar su calidad de vida y que registra una modificación sustancial de su dieta y hábitos alimenticios, un complemento perfecto para los alimentos que produce Argentina, mundialmente reconocidos por sus condiciones saludables y naturales.

Te puede interesar