Mirar con los ojos de Dios

Carta de Lectores 15 de octubre Por
Carta de Lectores
Sr. Director:

Dios al terminar la creación del mundo, vio que todo era bueno (Génesis 1, versículo 25). Diseñó las flores más exóticas, de formas y colores que solo El puede darle; ni el más prestigioso   artista plástico, podría diseñar o pintar semejantes bellezas; es más; son su inspiración. Así lo hizo con los animales; nuestro conocimiento sobre la variedad de especies, nunca podría completarse, todas con sus diversas características, que no dejan de asombrar; todas bajo un cielo que nos invita a contemplar lo infinito, lo misterioso; y las aguas, donde seres maravillosos, se sumergen en ellas.
Las magníficas montañas, que con solo mirarlas, nos hace albergar la ilusión, de llegar a tocar el cielo, las nubes, que nos invitan a jugar con sus formas, con nuestra imaginación, la lluvia, como cristales que caen del cielo, la nieve blanca y pura, el sol regalando su luz, brillo y calor, la luna y las estrellas, decorando la noche, cual cotillón del más lujoso festejo; los planetas, nuestro planeta…(Génesis 1, versículo 2).
Y Dios creó al hombre a su imagen; los creó varón y mujer. ¡¿ Qué son?! ¡¿Qué somos sino la creación de un Ser Superior?! La creación del hombre y la mujer, fue el broche de oro; es más nos creó a su imagen y semejanza, con un corazón y una mente para ir juntos; decidiendo y obrando, una mente que hable por el corazón; sinónimo de amor. También Dios nos dio la libertad; libertad para obrar, siguiendo sus enseñanzas, distinguiendo el bien del mal, lo bueno y lo malo. El no obliga, enseña; y no nos deja solos, nos acompaña, consuela, nos ayuda a levantarnos cuando caemos, y fundamentalmente nos da Su amor. Dios nos creó con amor; un Amor tan Majestuoso como su ¡Creación!.


Ana María Abuh Arias de Abeillé
Rafaela

Te puede interesar