Francisco Laureana, un asesino olvidado

Policiales 08 de octubre Por
Hubo asesinos que entraron en la galería siniestra del crimen nacional (entre otros "Petiso" Orejudo, Robledo Puch, "Yiya" Murano, Ricardo Barreda, y Arquímedes Puccio). Otros quedaron en el olvido. Para que un criminal quede en la historia negra deben darse varios factores: el contexto social de la época, el móvil de su acto criminal, su popularidad y que el caso tenga ingredientes que despierten el interés de la sociedad.
laureana.jpg_139456594
FOTO ARCHIVO - FRANCISCO LAUREANA. Violó y mató a 13 mujeres. Terminó abatido a balazos por la Policía.

Pese a haber violado y matado a trece mujeres entre 1974 y 1975, a Francisco Antonio Laureana no le alcanzó para tener el triste privilegio de ser parte de ese grupo de asesinos legendarios. Aunque Laureana no mataba para aparecer en los diarios: mataba por placer. Era un asesino de manual, al que se adjudican 14 víctimas, todas mujeres.

"Gorda, cuidate. Y que los nenes no anden solos por la calle", memora el sitio online BigBand/News que decía el violador asesino cuando salía de su casa.

"Al igual que los típicos psicópatas estadounidenses, este muchacho se quedaba con souvenires de sus víctimas, como cadenitas y pulseras, que guardaba en una caja. No sería de extrañar que sintiera placer al recordar sus crímenes y mantener en su poder las pertenencias de las mujeres que mataba”, recordó el forense Osvaldo Raffo, quien le hizo la autopsia a Laureana, muerto a tiros en un enfrentamiento policial el 27 de febrero de 1975.

Las crónicas policiales de entonces dieron cuenta de que para atraparlo le pusieron mujeres policías como "anzuelo".

Rubén Armando

Sección Policiales

Te puede interesar