Exámenes en la niñez, adolescencia y juventud y el cumplimiento de la dieta

Información General 16 de septiembre Por
GENERALIDADES DE LA CELIAQUIA
FOTO J.BARRERA// DR. EDUARDO CUETO RUA// El profesional que disertó en la víspera.
FOTO J.BARRERA// DR. EDUARDO CUETO RUA// El profesional que disertó en la víspera.
Ante la necesidad de contar con mayor información acerca de la celiaquía el Centro de Formación Profesional de Atilra, en forma conjunta con la Fundación Atilra convocaron a nuestra ciudad la presencia de un brillante especialista en el tema, el Dr. Eduardo Cueto Rúa, quien momentos antes de la disertación mantuvo un encuentro con representantes de medios de comunicación social.
Muy accesible y con profundo conocimiento aportó detalles de los orígenes de la enfermedad, remarcando que "la celiaquía es la intolerancia a un alimento que es en torno del Mediterráneo un símbolo que ha llegado a ser hasta divino.
"Hay tres combustibles en la tierra: el arroz en Asia, el trigo en Europa y el maíz en América, estos tres alimentos se consumen, los tres iguales, hace 7.000 años, cuando empieza la historia y la gente a cultivar granos, y en ese entonces la gente empieza a nuclearse en ciudades, y la mala suerte que tiene Europa y entorno al Mediterráneo que es el único alimento que no puede ser digerido, toda la gente de la Tierra no puede digerir el gluten, sólo pueden hacerlo algunos animales. Quiere decir que el gluten no es un alimento para la humanidad".
Aportó datos históricos y enfatizó que hace 2.300 años el César dijo "donde vayan mis legiones es obligatorio que se siembre trigo y vides porque el soldado romano tiene derecho a comer pan y vino".
Señaló que "América hizo un imperio inca y maya comiendo maíz y los chinos comiendo arroz, nosotros hemos dado a este combustible un valor superlativo pero todos los que estamos acá tenemos quitinasa en el estómago que es una enzima que permite digerir la cubierta de los insectos, pero no tenemos glutenasa que es la enzima capaz de digerir el gluten y ni tenemos gliadinasa que es la enzima capaz de cortar la gliadina, si pudiésemos cortarla no existirían los celíacos". Destacó que en su evolución la humanidad va a evolucionar para lograr digerirla, por otro lado consideró que si tuvimos quitinasa y aún la tenemos, quiere decir que hemos consumido cucarachas desde hace mucho tiempo. Y agregó, en virtud a estas enzimas que "para el cuerpo humano es más familiar una cucaracha que una torta negra".
Remarcó que "esta incapacidad de digerir el gluten en algunas personas provoca una reacción inmunológica y una lesión en el intestino que atrofia los pelitos del intestino delgado" -aquí explicó el funcionamiento del intestino en el aprovechamiento de los alimentos que ingerimos-, y agregó que "el celíaco cuando come este alimento el intestino se atrofia, dejando de tener ese efecto toalla que todo lo absorbe, para pasar a ser un receptáculo donde todo sigue viaje, entonces la persona no puede crecer, no puede desarrollarse, esto es trágico en los niños, que se desnutren y terminan muriendo de desnutrición".
En otro pasaje hizo saber que "los chicos morían de diarrea blanca, los estaba matando el pan nuestro de cada día y no podían imaginárselo, sospechaban de cualquier alimento menos del inocente pan".
 En otro pasaje remarcó que "el tratamiento de la enfermedad celíaca no es dar harina premezcla,  es sacar trigo, cebada y centeno, dar harina premezcla es un gusto, pero hay gente que nace, crece, se reproduce y muere, sin haber comido en su vida una harina premezcla".
En relación a la dificultad para diagnosticar la enfermedad señaló que "van de asintomáticos a la muerte". Para tener un diagnóstico más certero sugirió la realización de estudios en la niñez y en la etapa del desarrollo, "si nosotros pudiésemos gastar el dinero en salud, a todos los chicos a los 4 años, los chicos a los 12 y la mujer a los 20, tendríamos el control de los enfermos celíacos. Y el tratamiento sería comer 480 alimentos de los 484 existentes".
Insistió especialmente en que debe seguirse y mantenerse la dieta y con ello se alcanza la cura, pero no debe volver a consumir gluten.
Desmintió que la persona necesite comer pan para alimentarse, y enfatizó que  con dejar de hacerlo durante 14 días, al siguiente ya lo tiene superado, ese es el lapso, según Cueto Rúa en el que los humanos superamos costumbres alimentarias y en un ciento por ciento nos acostumbramos a un alimento nuevo, llevando esta misma situación para superar una adicción como el tabaco o dolores espirituales por rupturas o pérdidas.

Te puede interesar