Herbáceas perennes, otra opción para nuestro jardín

SUPLEMENTO RURAL 14 de septiembre Por
En todas las estaciones, estas plantas aportan textura y color a nuestro jardín, ya sea por sus atractivas flores o por su follaje.
FOTO ARCHIVO OPCIONES. Las herbáceas también enriquecen nuestros espacios verdes.
FOTO ARCHIVO OPCIONES. Las herbáceas también enriquecen nuestros espacios verdes.
Las herbáceas perennes son especies de consistencia no leñosa, a diferencia de las anuales o bianuales que viven 1 o 2 años respectivamente, las herbáceas perennes una vez instaladas en su lugar, crecen y florecen durante muchos años sin demasiadas exigencias. Poseen una amplia variedad de texturas y colores de flores y follajes, por lo que su utilización en el jardín nos brinda un sinnúmero de posibilidades.
Si conocemos su época de floración podemos tener una bordura con focos de atención durante todo el año. Como la mayoría se multiplica con rapidez, en un año veremos incrementada su cantidad. Muchas de ellas pierden su follaje en otoño e invierno y rebrotan en la primavera. Durante la estación fría es importante que el suelo no esté demasiado húmedo porque muchas de ellas pueden pudrirse.
Existen varias herbáceas perennes para todo tipo de clima, exposición, suelo, humedad, etc., por eso hoy les daré un listadito con algunas de ellas y sus características más importantes.

ACANTHUS
MOLLIS (CUCARACHA)

Herbácea de hojas muy grandes de hasta 60 cm. de largo, de color verde oscuro, arrosetadas, con dientes. Después de la floración el follaje se desluce y se corta al ras, donde el nuevo está emergiendo. Se adapta muy bien en lugares de sombra o sol de mañana. Son sensibles al frío.

AGAPANTHUS
Sus hojas son planas lineales de color verde oscuro. Las flores se agrupan en umbelas que emergen de un escapo más alto que las hojas. Florecen a fines de primavera y comienzo de verano. Se reproducen por división de matas a fines del invierno.

ASTER
Son primordialmente perennes, pero también las hay anuales, bianuales y arbustivas. Usualmente tienen hojas simples y alternas con flores en cabezas solitarias o en umbelas, racimos o paniculas en muchos colores.

BULBINE
Tienen hojas lineares, basales y son muy resistentes y floríferas. Se desarrollan en cualquier tipo de suelo a pleno sol pero toleran la media sombra y se dividen en primavera. Conviene levantarlos cada dos años y replantar las divisiones nuevas, porque los ejemplares viejos se vuelven desprolijos.

CORIOPSIS
Son perennes erectas con hojas alternas de color verde brillante. Necesitan suelos fértiles bien drenados, a pleno sol. Si se descabezan las flores secas se prolonga la floración. Se dividen desde el otoño hasta la primavera.

GAURA
Sus hojas son sesiles, lanceoladas y pubescentes. Las flores están dispuestas en espigas simples o paniculas terminales. Tienen cáliz rojos, pétalos blancos o rosados. Son plantas ideales para ubicar en la parte posterior del cantero. Florecen desde la primavera hasta el otoño.

LIRIOPE
Tienen hojas lineares como pasto y flores violetas o blancas. Muy buenos como cubresuelos. Crecen con sombra o media sombra. Se dividen en primavera.

MELIANTHUS
Unas especies muy decorativas sobre todo por su follaje que es de color grisáceo, se utilizan solas o en grupos, toleran bien las podas y rebrotan rápidamente. Requiere suelos moderadamente húmedos y bien drenados. Se cultivan a sol o media sombra.

NEPETA
Son plantas muy ramificadas de follaje gris plateado, con hojas aromáticas. Las flores se suelen agrupar en falsas espigas terminales de color lavanda azulado blanquecino. Se los suele utilizar en primer plano como bordes de canteros, caminos o cubresuelos de rosales. Florecen durante largos períodos. Su único problema es que atraen a los gatos.

OSTEOSPERMUM
Tienen flores como margaritas en colores blancos, rosados, amarillas con centros contrastantes, solitarias o en paniculas. Requieren lugares fértiles bien drenados, en lugares protegidos, a pleno sol. Si se los descabeza regularmente se prolonga la floración.

Toda esta lista que hoy les pongo a su alcance no fue elegida al azar, sino porque tengo la certeza de que cualquiera de todas ellas las pueden conseguir en los mejores viveros de Rafaela. Anímense y verán cuántas flores le regalan.
En la despedida, una reflexión: 
Apartémonos de las circunstancias que ya no nos nutran; rodeemos nuestra vida de pensamientos frescos, desafíos nuevos, relaciones fértiles y conocimientos nuevos. De lo contrario, nuestro crecimiento se estancará y, a la larga, se detendrá.
Hasta la semana que viene, María Paula. 

Te puede interesar