Clara posición

Editorial 13/09/2017 Por
Esta vez el papa Francisco no anduvo con medias palabras para referirse a Venezuela.
El papa Francisco, en oportunidad de la visita realizada a Colombia, no anduvo con vueltas respecto al pronunciamiento respecto a la situación existente en Venezuela, lo cual había demorado inicialmente en exceso y además, sin ser entonces sus definiciones del contenido y drasticidad que exigían las circunstancias, ya que la vulneración de las normas democráticas y constitucionales son prácticamente totales, y además, con una represión muy violenta contra quienes se manifiestan en oposición al gobierno -con más de 130 muertos-, en medio de una crisis socioeconómica como nunca antes se ha visto en la nación bolivariana. Esta vez, el jefe de la Iglesia, directamente reclamó el "rechazo a todo tipo de violencia en la vida política", instando a que "se encuentre una solución a la grave crisis que está viviendo Venezuela y que afecta a todos, especialmente a los más pobres y desfavorecidos de la sociedad". Pero además, fustigó directamente al presidente Maduro por sus expresiones adversas hacia El Vaticano, preguntándose el Papa "¿qué tiene este hombre en su mente?".
De tal modo el Papa elevó mucho el tono de sus críticas, las que al iniciar la visita habían sido más suaves, cuando sólo exhortó a restablecer el "diálogo y la justicia", ampliando ahora el contenido de sus declaraciones, para lo cual seguramente influyó decididamente la entrevista que mantuvo días pasados con los miembros del Episcopado venezolano, quienes desde un primer momento se mostraron sumamente críticos del presidente Nicolás Maduro y sus metodologías, como así también hacia donde ha llevado al país en estos últimos tiempos, aplicando una represión absoluta, eliminando los derechos individuales, amordazando a la prensa y tratando de hacer lo mismo con la oposición a la cual diezmó con el encarcelamiento de algunos de sus principales líderes. Debe recordarse, en tal sentido, que la curia de Venezuela había reclamado con insistencia un pronunciamiento del papa Francisco, aunque sin tener resultados positivos, lo cual fue demorando el posicionamiento de la Iglesia, en la misma medida que se iban agudizando los problemas institucionales y sociales. 
Esta declaración papal era aguardada con manifiesta ansiedad, no solamente por la cercanía de Venezuela sino especialmente por las decenas de miles de venezolanos que buscaron refugio en Colombia, escapando de la crisis que los golpea en su propia tierra.
Tras el rezo del Angelus el domingo, en su último día de la gira colombiana, Francisco sostuvo "desde este lugar, quiero asegurar mi oración por cada uno de los países de Latinoamérica, y de manera especial por la vecina Venezuela. Expreso mi cercanía a cada uno de los hijos e hijas de esa amada nación, como también a los que han encontrado en esta tierra colombiana un lugar de acogida. Desde esta ciudad, sede de los derechos humanos, hago un llamamiento para que se rechace todo tipo de violencia en la vida política y se encuentre una solución a la grave crisis que se está viviendo y afecta a todos, especialmente a los más pobres y desfavorecidos".
Todas estas referencias sobre Venezuela y la situación que la afecta desde hace tiempo, según lo revelado por periodistas que asistieron a la cobertura de esta visita papal, fueron resueltas a último momento, ya que el día previo al oficio religioso fue distribuido el texto original del mensaje, no incluyéndose nada especial sobre la crisis venezolana, volviéndose a realizar una nueva entrega del material con ese contenido, casi sobre el mismo filo del comienzo del evento. Existen distintas versiones, una de ellas en el sentido que el Vaticano buscó que las alusiones a Venezuela no opacaran la visita a Colombia, y la otra, la influencia que tuvieron los testimonios de los obispos venezolanos que entrevistaron al Sumo Pontífice, y que con anterioridad no habían conseguido ser escuchados. 
Lo importante en todo caso, y más allá de todo, es que el Papa más tarde o más temprano, también tuvo un claro posicionamiento sobre la crisis venezolana.

Te puede interesar