Quirófano móvil: los vecinos llevan casi 20 animales por día

Locales 11 de septiembre Por
La mayoría asiste al colectivo informado de lo que van a hacer. Otros, llevan a sus mascotas “porque le dijeron”. El número de castraciones asciende año a año en los distintos puntos de la ciudad.
FOTO LA OPINION PROFESIONALES. En el barrio Luis Fasoli, este grupo de veterinarios trabajó de manera excelente con las mascotas.
FOTO LA OPINION PROFESIONALES. En el barrio Luis Fasoli, este grupo de veterinarios trabajó de manera excelente con las mascotas.
Llega Olga con “Floppy”. Tímida, no sabe si subir o no a su perrita de unos 4 años, según estima. Una asistente le dice que sí, que los profesionales operan y trabajan arriba. Así que no existen problemas para que acceda con su perra.
Estamos en el barrio Luis Fasoli, en Perú al 1000, donde el Quirófano Móvil está trabajando desde hace una semana. “La vengo a castrar. Sinceramente estaba esperando que el colectivo llegara a mi barrio, me cuesta cruzar la ciudad porque no tengo movilidad” dice la señora de unos 50 años.
Olga sabe de los beneficios que tiene esta intervención. Sabe que en el caso de las hembras, como Floppy, se evita que se escape cuando entra en celo, que quede embarazada con crías indeseadas y hasta que contraigan enfermedades venéreas. “Ya me pasó con otra perra que tuve. Por ignorancia no le dimos importancia, y esta perra terminó siendo matada por un auto cuando la seguían no sé qué cantidad de perros”, dice la vecina de ese barrio enterándose también que esta operación evita las probabilidades de que se pierdan, las choque un auto o las lastimen otros animales.

LOS NUMEROS DEL QUIROFANO
Dentro del colectivo pudimos observar algunas intervenciones de los veterinarios. Mientras dialogaban con este Medio, terminaban de realizar las curaciones, donde en primera instancia se le coloca una pre-medicación, con un sedante y así poder subirlos arriba de la camilla. Luego viene la anestesia, el rasurado y la antisepsia. Después de la operación, viene la operación. En total, todo lleva alrededor de unos 50 minutos, mientras que la gente desde que lo lleva hasta que lo va a buscar, es una hora y cuarto, ya que el animal termina de hacer la recuperación en la casa. La misma depende del animal. A la tarde muchos ya están bien, mientras que a otros le lleva unos días, más o menos, para volver a ser los mismos.
En todo este año se han castrado unos 3 mil animales. Y para tener una idea de lo veloz que van, en el 2016 se realizaron en total 3.300 castraciones. Esto indica que este año pasarán las 4.500 mil intervenciones.
“La gente va tomando cada vez más conciencia con el beneficio de castración. Hay un fuerte trabajo de concientización que se divide en varios puntos. No solamente hacemos la castración, sino que hacemos también la vacunación antirrábica, el antiparasitario”, le dijo uno de los veterinarios a cargo a LA OPINION.
Además, destacaron que “la tenencia responsable no es solamente la castración, sino también es saberlos llevar en el momento justo. Hay momentos para todos, como el de la castración. Tienen que tener buena comida, agua limpia todo el tiempo. Y ni bien están castrados, más todavía ni bien están castrados. Tiene que hacer la recuperación bajo techo”, dijo.
En total, son unos 4 profesionales trabajando dentro del colectivo. A esto, se le suma una secretaria que los va acomodando y ordenando para que todo sea prolijo.
De esta manera, en los barrios, se descomprimen los turnos, ya que la idea es que la gente del barrio tenga la prioridad en ese momento. En tanto, en el Rema también trabajan de la misma manera, aunque los números son mucho menores. Allí, se llevarán 5 animales por día para ser castrados.
En total, por día, el ómnibus sanitario recibe alrededor de 20 animales, variando los días, el barrio y otras cuestiones. Muchos vecinos pueden solicitar la castración y la vacunación antirrábica de sus perros y gatos, tanto machos como hembras. Cabe aclarar que aquellos que lleven a sus mascotas deberán completar una planilla con sus datos personales para autorizar la operación.
Entre los beneficios que puede otorgar la castración, se destaca que hay menos del 1 por ciento de posibilidades de sufrir cáncer de mama. Asimismo, se reduce el riesgo de quistes, tumores ováricos y de infección uterina después del celo. También se evita que se escapen y se contagien de sarna, garrapatas, pulgas y que sufran de embarazo psicológico después del celo.
En el caso de los machos, que se escapen y se pierdan por ir detrás de las hembras, o que se lastimen peleando con otros animales. De este modo, también tienen menos posibilidades de contagiarse de sarna, garrapatas y pulgas, o de que los choquen en la calle.

Te puede interesar