Píldoras Políticas

Nacionales 10 de septiembre Por
Leer mas ...
DESDE EL CIELO
Organizar un Mundial de Fútbol lleva, entre otras cosas, mucho tiempo. Por eso, la Argentina, junto a Uruguay y Paraguay, ya comenzó el operativo para intentar hospedar el principal espectáculo deportivo en 2030: es decir, dentro de trece años.
En una visita a Montevideo, el coordinador general de Comunicación Estratégica de la Secretaría de Deportes, Fernando Marín, se reunió con dirigentes uruguayos y, al salir del encuentro, se topó con un hombre que le manifestó su alegría por la posibilidad de que vuelva a disputarse un Mundial nuevamente en tierras orientales.
"Igual, yo lo voy a ver por la tele", le aclaró el ciudadano uruguayo, al calcular el paso de los años. 
Rápido de reflejos y con un gran sentido del humor, Marín respondió: "Yo, desde el cielo. Si quiere, le guardo un lugar".
El exgerenciador de Racing tiene 78 años, por lo que llegaría al 2030 con 91. Por lo visto, el excoordinador del programa Fútbol para Todos no tiene muchas esperanzas de llegar con vida, pero sí se toma en serio el canto que corean en las tribunas: "Desde el cielo te voy a alentar".

PALMO LA PALMERA
Que está muerta. Que todavía hay chances de que viva. Tras varios meses, la novela sobre la palmera de la Casa Rosada parece haber llegado a su fin. Con el cambio de administración en Balcarce 50, uno de los primeros temas a los que se abocó el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, fue la salud de uno de los cuatro ejemplares de la especie yatay del Patio de las Palmeras que se encontraba en un evidente estado de decadencia.
Descubierto el origen del problema -una pérdida de agua en la fuente, que no fue reparada en años-, un especialista japonés en botánica había advertido que todavía quedaban un par de meses para tratar de recuperarla, pero finalmente la palmera, proveniente del norte del país y plantada en 1904, fue dada por muerta.
Por eso, se espera que en las próximas semanas se proceda al retiro del ejemplar sin vida para ser reemplazado por una yatay nueva donada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

LA DECANA
"Yo soy la decana de los senadores", suele decir la puntana Liliana Negre de Alonso con bastante frecuencia, para que nadie se olvide de que es la única que tiene banca desde 2001. Y puede molestarse mucho cuando alguien tiene la osadía de señalarle el reglamento de la Cámara, como si ella no lo conociera.
Días atrás ocurrió algo así en la Comisión de Educación, que ella preside. Uno de los asesores de ese cuerpo le recordó que no se podría firmar ningún dictamen para ningún proyecto de ley porque no había quórum. La respuesta fue fulminante.
"Yo soy la decana de los senadores y sé perfectamente que la comisión no tiene quórum, no necesito que nadie me recuerde el reglamento. No necesito un gendarme en la comisión", sentenció.
Inmediatamente después, la misionera Sandra Giménez le expresó su solidaridad: "Le estamos todos tan agradecidos, senadora, por tantas leyes, tanto conocimiento que le ha aportado a este país".
Sin embargo, esa muestra de respeto sonó más a una despedida, en atención a que Negre de Alonso no podrá volver a renovar su mandato porque no acompaña en la lista de candidatos (por primera vez desde que es senadora) a Adolfo Rodríguez Saá.

POSADERAS
El senador neuquino Marcelo Fuentes es un hombre con buen sentido del humor. Por estos días, se lo ve más jocoso aún, despreocupado, como en la última sesión de la Cámara alta, cuando el sistema no registró su presencia para votar.
"De viva voz manifiesto mi voto positivo, porque no registró la máquina la presencia de mis posaderas en el asiento", expresó el legislador, que arrancó algunas risas en el recinto.

Te puede interesar