APRENDIMOS A VENDERNOS VIRTUALMENTE

5to Comunicación 15 de septiembre de 2017 Por
Quedarse fuera de los círculos sociales puede resultar aterrador.

Por Rivolo Romina - Tolosa Natasha - Trucone Gimena

En nuestra actualidad las relaciones más fuertes se pueden encontrar en las llamativas redes sociales. Y es entonces que, nos unimos a ellas. 

Y éstas son un nuevo mundo donde todo se realiza de manera más fácil y accesible. En el cual sólo necesitamos un dispositivo que tenga conexión a internet, lo fundamental. Un mundo que manejamos a nuestro gusto y tiempo.

No nos enfocamos en otra cosa que no sea lo que está pasando en la pantalla. Estamos pendientes todo el tiempo de capturar los momentos que vivimos para subirlos, en vez de disfrutarlos. Publicitamos nuestra intimidad inconscientemente. Y quedarnos atrás de las actualizaciones no nos conviene y nos desfavorece.

 Te digo quién sos

Recientemente en Instagram fue furor este nuevo fenómeno que con el sólo hecho de seguir una serie de pasos, de forma anónima, divulga la intimidad de aquellos que estén dispuestos a participar.


¿Querés saber todo lo que sé de vos?
1) Seguime                                                                                                                                              
2) Mencióname en tu historia                                                                                                                    
3) Like al último posteo                                                                                                                               
4) Menciona a 5 amigos                                                                                                                                  
5) Háblame por MD

 De esta forma se presenta el juego del momento, y atrae a los distintos usuarios, usando un escenario sencillo en el que reta al que lee. Una estrategia que genera tentación de desafío.

Anónimos

Se construye un “yo” virtual en el que se crea un perfil adaptado de forma que atraiga miradas sobre lo publicado. Constantemente se busca no amigos en sí, si no seguidores; un público para que evalúe lo que se decide mostrar en ella.

Historias momentáneas (fotos, videos y transmisiones en vivo)                                                        
Publicaciones                                                                                                                                                   
Me gustas                                                                                                                               
Conversaciones                                                                                                                                              
Posteos virales                                                                                                                                              
Búsquedas mundiales

Con cada actualización aumentan las posibilidades de que el usuario comparta al instante el día a día, la cotidianidad de su vida. Lo que yo hago, lo que él hace, lo que hacemos. Si lo hago es primordial mostrarlo para que mi espectador seleccionado se entere, lo juzgue, lo anhele, lo imite. Y si no lo publico no lo hice, no existe, no hay evidencia. No importa el pensamiento o idea que genera en el otro si no el valor que da a ese posteo, porque aunque no lo demuestre lo necesito para el autoestima, mi fragilidad machacada.

Es por eso que entretiene y atrae, se vuelve indispensable en el quehacer. Se transforma en una necesidad, un factor indispensable para pertenecer y sobresalir en este círculo vicioso.

Se chequea el celular en medio de una conversación, al caminar, en una reunión íntima o laboral, en medio de tareas domésticas. Es una acción involuntaria que todos en la actualidad tienen, en más o menos frecuencia, pero ahí está. Y es eso, ahí está lo que alimenta. Está ahí y no se va: amigos, familia, famosos, música, tendencias, noticias, risas y llantos.

Un solo click

Se recorre, se investiga, se conoce, se relaciona, se quiere, se odia, se aprende. Identificamos lo real, lo actuado y lo falso. 
Nuestro guía y nuestro recurso son ojos y manos. No queda rastro ni rostro.
Así que nadie va a saber mi actividad, mis intereses, mi identidad, mi vida. Piensan más de cien millones de usuarios a coro.  
Una página manejada por mi vecino no va a adivinar sin trueque alguno.

A veces seguro
Otras veces incierto
Quieres descubrir…

1) Mandé un mensaje a la página. (Antes puse mi perfil en forma privada y les dije a mis amigos que lo comprueben.)

2) Abro el perfil constantemente,

3) Me llega un mensaje. Te digo quién sos.

4) Describió mi físico. Pero tengo mi foto de perfil. No cuenta.

5) Nombró algunos amigos, pero tengo etiquetas en fotos y además a alguno etiquete como él mandaba.

6) Dijo mi ubicación, pero no logra sorprenderme.

7) Me nombra a familiares.

8) Mi colegio, el club donde voy a tenis, mi banda favorita. El nombre de mi perro.

9) Halaga las zapatillas que compre la semana pasada por Netshoes. Y me apoya en haber bloqueado a la última persona que me habló el domingo porque estaba en pareja.

Te puede interesar