Por salud, suspenden juicios contra Alsogaray y Gostanián

Nacionales 21/08/2017 Por
La duración eterna de los procesos evita juzgarlos a tiempo.
Ver galería FOTO ARCHIVO NA MA. JULIA ALSOGARAY. ARMANDO GOSTANIAN.
1 / 2 - FOTO ARCHIVO NA MA. JULIA ALSOGARAY. ARMANDO GOSTANIAN.

Por Sergio Farella

(Especial de NA).- María Julia Alsogaray y Armando Gostanián, dos símbolos de la década del ´90, fueron separados en los últimos días de dos juicios por problemas de salud, lo que deja al descubierto el enorme desafío en los procesos penales para que se juzgue a tiempo a los imputados. Se trata de dos funcionarios asociados a la corrupción del gobierno menemista y que, décadas después, siguen desfilando por los tribunales de Comodoro Py ante la innumerable cantidad de procesos que enfrentan.
En sendos juicios, Alsogaray y Gostanián fueron separados por problemas de salud: Alsogaray fue internada por un cáncer de páncreas, en medio del octavo juicio en su contra por hechos de corrupción. Es el famoso "caso Meller", donde se la investiga porque al frente de la extelefónica estatal ENTEL ordenó el pago ilegítimo de más de 30 millones de pesos a la empresa que hacía las guías telefónicas cuando otros organismos del Estado desaconsejaban hacerlo.
El caso está a cargo del Tribunal Oral Federal 6, donde se concentraron todos los casos contra Alsogaray: hasta el momento fue condenada a tres años y medio de prisión por enriquecimiento ilícito; a cuatro años por administración fraudulenta en perjuicio de una administración pública por la privatización de ENTEL; otra a cuatro años por la contratación irregular de personal para la entonces Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales; y a tres años y seis meses por irregularidades en obras de refacción en este último organismo.
Cuando el juicio estaba en curso, Alsogaray quedó internada y el TOF6 suspendió el proceso respecto a ella, a la par que se abrió el procedimiento establecido en el artículo 77 del Código Procesal Penal que prevé: "Si durante el proceso sobreviniere la incapacidad mental del imputado, el tribunal suspenderá la tramitación de la causa".
El pasado viernes el fiscal de juicio Diego Velasco dictaminó a favor de la suspensión porque el Cuerpo Médico Forense que la examinó estableció que su lucidez es precaria, con lo cual no está en condiciones de poder afrontar el proceso penal. Según indicaron las fuentes consultadas, su estado de salud es tan débil que el mismo destino tendrá en otro juicio que aún le queda pendiente.
En el caso de Gostanián se produce una situación similar, pues ante sus problemas de salud el Tribunal Oral Federal 4 decidió suspender el proceso, en el que ya cuenta con una condena a cinco años de prisión al haber cobrado una coima para avalar el pago de sobreprecios en la compra de sistemas numeradores a una empresa alemana. Todo ocurrió cuando el entonces funcionario menemista era presidente de la Casa de la Moneda, entre septiembre de 1989 y diciembre de 1999.
El Tribunal Oral Federal 4 ya lo había condenado en 2015, pero cuando la defensa de Gostanián llegó a la Cámara Federal de Casación alegó problemas de salud y los jueces Alejandro Slokar, Pedro David y Angela Ledesma hicieron lugar al pedido de suspender el trámite de la causa.
Según los forenses, Gostanián no está en condiciones de afrontar un juicio oral y público y los jueces de Casación creyeron razonable suspender el trámite de la causa, pese a que su avance no ameritaba la concurrencia del exfuncionario.
Ahora el Tribunal Oral Federal 4 -siguiendo la línea de la Cámara de Casación- suspendió la continuidad de la causa sobre Gostanián, aunque para el fiscal de juicio Diego Luciani persiste la sospecha que el expresidente de la Casa de la Moneda simula su situación para zafar de la condena de prisión efectiva. Previo a tomar la decisión, el Tribunal 4 decidió darle lugar a un nuevo informe médico, una junta de expertos, e incluso escucharlos en testimonial en una audiencia reciente.
El proceso continua ahora con una revisión cada tres meses para determinar si hay recuperación: en ese caso se retomaría el proceso para que la condena quede firme. La situación de Gostanián y Alsogaray es un ejemplo de la extensión de estos procesos desde el inicio de la causa, con la investigación en la instrucción hasta la decisión de un Tribunal Oral, finalizando con la revisión en las Cámaras.





Te puede interesar