Elecciones: ¿carga o una oportunidad?

Nacionales 12 de agosto Por
Leer mas ...
Después de escuchar infinidad de voces, me sentí muy triste, muy desilusionada y pensé: ¿cómo pudimos llegar a estar como estamos, a resolver tantas cosas sin demasiado análisis, a olvidar rápidamente todo…? Fue cuando me propuse hacer un análisis crítico de lo que me rodea, de lo que pasa y sin por eso, creer que tengo la plena verdad. Desde hace muchos años que voto y siempre escucho las mismas expresiones… otra vez votar… son todos ladrones…Cristina tiene que estar presa… no puede ser candidata con tanto procesamiento… Macri es de derecha, qué le van a importar los pobres… Massa es lo mismo que Néstor y Cristina… Stolbizer cambió de camiseta… y así podríamos seguir largo rato y creo que a veces es peligroso poner un voto sin un exhaustivo análisis de quién es quién. Me preguntarán a qué me refiero y yo les respondo: en la vida me desempeño con una escala de valores universales, que si bien nunca desaparecen, en ocasiones y yo diría en muchas, se dejan de lado por intereses personales.
Es momento de respondernos… ¿nos interesa un candidato honesto, respetuoso, digno, capaz de decirnos la verdad? ¿O no nos importa eso y solo queremos plata en el bolsillo sin saber cómo se logran los fondos? ¿Nos interesa mantener la democracia y la alternancia, o solo puede gobernar un mismo partido? ¿Observamos y escuchamos sinceramente qué dice cada uno, cómo lo dice, por qué lo dice, en qué contexto?
En tan poco tiempo oímos tantas cosas y visualizamos como tratan de hundirse unos a otros con cualquier recurso y creo sin temor a equivocarme, que se multiplican las marchas y los tumultos en estos últimos días, para alterarle el orden al gobierno.
Es cuando sueño con un país en el que nos respetemos y realicemos campañas limpias y en donde no necesitemos hacer jugarretas sucias por un voto. Sueño con un país en donde las madres y abuelas de Plaza de Mayo vuelvan a la cordura y Bonafini se calle un poco la boca y deje de buscar basura donde no la hay, para interrumpir la democracia que nos costó tanto tener, como ahora tratar de culpar al gobierno de un Mapuche desaparecido y yo le exigiría que trate de ver qué pasó durante el gobierno kirchnerista. Se acuerda que murió un fiscal de la Nación, un día antes de ir a declarar sobre una causa que presuntamente involucra a Cristina Fernández de Kirchner, se acuerda de la cantidad de pobres que dejó ese gobierno, y que también es una deuda pendiente de este, pero eso no los hace justamente los mejores referentes para criticar a ningún contrincante.
En Argentina un hecho resonante tapa a otro y así dejamos en el olvido los que van pasando y yo me pregunto: ¿eso es correcto? ¿O es cómodo? ¿Se puede olvidar la corrupción que tanto daño nos hizo? No será el momento de decir basta y empezar a transitar un camino lento, cauteloso pero serio. La marcha por la justicia me dio mucha esperanza, ya que tantísima gente fue a reclamar que los jueces actúen o se vayan y eso debe ser así… la justicia tiene que actuar en tiempo y forma, no importa a quién involucre. Basta de impunidad, de amnesia, de antivalores… pensemos en nuestros hijos, nietos y bisnietos, que ellos al menos tengan un país mejor. Este debe ser un cambio muy muy profundo, difícilmente lo veamos los adultos, pero sí los niños y jóvenes. Es el momento de ser muy responsables con nuestro voto, el mundo nos mira y nuestros menores aprenden de nosotros. ¿No es hora de que el voto sea una oportunidad más que una carga?

Te puede interesar