Comercio exterior

Editorial 05/08/2017 Por
Las ventas al exterior desde nuestra ciudad han ido bajando los últimos años.

Uno de los puntos fuertes de Rafaela, la diversificación de su producción y las exportaciones, viene perdiendo volumen y por lo tanto resintiendo las posibilidades económicas y productivas locales, con el impacto que significa en la situación socioeconómica, que también sufre las consecuencias. No es cuestión de ahora, sino que viene en esa tendencia desde hace varios años, así habiendo quedado claramente expuesto con los datos y estadísticas divulgados durante la reciente asamblea de la Cámara de Comercio Exterior de nuestra ciudad.
El último año, es decir el período 2015-2016 desde aquí se vendieron productos al exterior por casi 267 millones de dólares, contra los 353 millones que había sido el resultado del ejercicio inmediato anterior, con una diferencia bastan amplia, de nada menos que 86 millones de la divisa estadounidense, que es en definitiva lo que dejó de ingresar como posibilidad concreta de inversiones o circulante, resintiendo de tal manera ambos aspectos. 
Buscando explicaciones a la baja registrada el año anterior, deben referirse tres factores centrales, como la merma de la demanda, la contracción de los precios internacionales y el fenómeno climático que afectó nuestra región, impactando negativamente en la producción agropecuaria en especial la lechera, ya que el sector que más resignó en ventas fue el alimenticio, con un alto 37%, en tanto que el metalmecánico fue en dirección opuesta creciendo casi 12%, completando autopartes con una baja de casi un punto y medio, todo lo cual da un promedio negativo de 24,5%.
Si retrocedemos unos años en el tiempo, vemos que este deslizamiento viene ocurriendo en todos los últimos ejercicios sobre exportaciones, aunque nunca habían sido tan significativos como en los dos últimos en los que la suma arroja un 56% de reducción, y ni que hablar cuando se apunta sólo al volumen de las mercaderías vendidas al exterior, que en el lapso 2011-2012 habían sumado 117 mil toneladas, contra las 51 mil del último período.
También los destinos de estas ventas que salen de la producción rafaelino se fueron reduciendo, ya que en 2014 eran 86 países los que nos compraban y ahora quedaron sólo 72, con nada menos que la baja de 14 destinos. Cabe asimismo destacar que los principales compradores son Brasil, Alemania, Estados Unidos y México, en ese ordenamiento.
Además de bajar las exportaciones, en contrapartida se incrementaron las importaciones desde Rafaela en un total de 11,5% en relación al ejercicio precedente.
De todas maneras no todas son pálidas en materia de comercio exterior, pues continúa siendo muy elevado el valor agregado de los productos que salen desde aquí al exterior, quedando claramente expuesto en los datos estadísticos, que dicen que el promedio nacional está en 530 dólares la tonelada y el provincial en 420, mientras que esa misma tonelada vendida desde Rafaela llega a 4.756 dólares, es decir, diez veces más que el promedio, lo cual tiene un significa muy importante para los ingresos que vienen hacia Rafaela. Aunque, de todos modos, habrá que tratar de recuperar el nivel que se tuvo en años recientes, si bien muchas veces el objetivo no depende de las decisiones locales, sino del comportamiento de toda la combinación de variables que se dan en el comercio exterior internacional.
Es que desde el sacudón sufrido por los mercados internacionales en el ciclo 2008-2009, las exportaciones tanto desde Rafaela como la Nación en todo su conjunto, han ido acompañando la evolución registrada, sin apartarse demasiado del resultado general de la actividad. El contraste más significativo se dio el último año, donde aquí se sufrió el fuerte impacto negativo de las inundaciones que perjudicaron a la producción lechera de manera especial, llegándose al promedio de 24,5% de baja, mientras que en la Provincia las ventas al exterior aumentaron casi 5 puntos y el promedio nacional arrojó una suba de 1,66%. 
Este es un somero repaso del comercio exterior rafaelino durante el último ejercicio, que mantuvo la reducción de los últimos años. Lo que sin dudas habrá que superar.

Te puede interesar