Más datos...

Locales 30 de julio Por
Leer mas ...

El Estado argentino asumió el compromiso internacional ante la ONU en 2010 -como la mayoría de los estados del mundo- de disminuir en el Decenio de Acción para la Seguridad Vial, el número de muertos en un 50%. Hasta ahora, transcurridos ya 6 años, de acuerdo a las cifras de Luchemos por la vida, los muertos no disminuyeron significativamente, y según las últimas oficiales disponibles, aumentaron ligeramente. No se aprecian avances sustentables que acarreen una disminución significativa del número de muertos y heridos. Y eso, que en 2010, el uso del celular a la hora de manejar, no era tomado como un factor de riesgo alto. 
Urge el mejoramiento de la infraestructura vial para la seguridad vial de todos los usuarios; en especial, los más vulnerables: peatones, ciclistas y motociclistas (población con creciente y mortal siniestralidad). Estas deben planificarse en el marco de la Visión Cero, previendo que el posible error humano no tenga consecuencias fatales para los usuarios.
Las leyes del tránsito en la Argentina no son muy distintas de las que rigen en los países exitosos en seguridad vial. La diferencia es que en éstos se cumplen y en nuestro país, no. Bien lo pueden atestiguar los miles de argentinos afortunados en conducir en países avanzados, donde casi ninguno se atrevería a violar los límites de velocidad o de alcohol, o no usar el cinturón de seguridad o simplemente estacionar en cualquier lado.

Te puede interesar