Positivo-Negativo- ineludibles definiciones

Sociales 07 de marzo de 2017 Por
Leer mas ...
Suele decirse que el humano mortal nace con un pan bajo el brazo. Sabia metáfora, pues no sólo el hombre y la mujer, sino cualquier especie animal ( dentro de la cual vamos incluidos), instintivamente buscamos la teta que nos alimenta durante los primeros períodos de existencia terrena, hasta que un determinado día abandonamos esa maternal bendición y nos largamos al gran mundo, a fin de cumplimentar individualmente (en lo que al primate se refiere) nuestra propia, personal, y fundamental tarea humana.
Y allí comienza la difícil tarea por la cual venimos a este planeta vagabundo, que Dios tan solo sabe adónde va, y que nosotros, por supuesto, ¡tampoco sabemos adónde vamos!, pero que, sí o sí, debemos avanzar hasta el final de nuestra etapa terrena, porque (como cita Atahualpa Yupanqui en uno de sus escritos) "el corazón va con uno, y uno tiene que seguir". Pero en el transcurso en que "tenemos que seguir", miles y miles de pensamientos asaltan permanentemente nuestra sesera, buenos, regulares o malos ellos, y aparte de seguir; debemos elegir, pues después del pensamiento, llega el sentimiento, y luego la acción, que es el visible motivo que determinará nuestro comportamiento y que a la postre conducirá nuestra vida hacia un transcurrir bueno, regular o malo; premio o castigo; favorable o desfavorable: positivo o negativo.
¡Y basta de achacar culpas a los demás!. Nosotros, desde la piel hacia adentro, somos los creadores de esta individualidad que somos, usted, yo, aquel y el otro, únicos responsables de nuestro propio destino. De allí la tarea de buscar lo positivo a través del filtro mental que nos permite elevarnos o hundirnos. ¿Tarea difícil?,¡harto abrumadora!.
 Pero es el único camino posible a fin de llevar adelante en forma decorosa y feliz nuestra mortal existencia.
Y viene bien recordar del gran pensamiento de don Ata: "Y paso las madrugadas, buscando un rayo de luz. Porque la noche es tan larga, guitarra dímelo tú". Pero aunque la guitarra nos ayude a encontrar la luz, más beneficios lograremos si conseguimos controlar el portal por donde damos acceso a esas ideas que pretenden desestabilizar y perturbar nuestra conciencia interior.
Todo humano, en mayor o menor medida, conocemos y sabemos discernir entre el bien y el mal, uno nos eleva, el otro nos destruye.
Elija usted, a través de sus propios pensamientos, lo que prefiere: luz o sobra; paz o guerra; el agua clara de la vida plena, o el barro nauseabundo del dolor. De todos modos, usted es dueño y señor del universo suyo. Nadie puede interferir ni manejar su interior, pero cuando el cielo del transcurrir se oscurece, tal vez algún nefasto pensamiento transformó su energía en negro sentimiento, y entonces llega el fruto de esa mala siembra, pues la Ley, es la ley que no se escribe pero se siente, no equivocó jamás sus decisiones. Nos guste o no.

Te puede interesar