PANORAMA POLITICO

Locales 04 de febrero de 2011 Por
Leer mas ...
¿SUPER SABADO?
Finalmente, lo que parecía lejano, está a pocas horas. Es que mañana será el Congreso del Partido Justicialista, una instancia que se consideraba clave para ordenar al peronismo, pero que tal como vienen dándose las cosas -por la presión que impuso la dura postura del kirchnerista Agustín Rossi exigiendo la identificación con el Gobierno de la presidenta Cristina- todo indica que tal vez no haya definiciones.
Es que, todos en el peronismo coinciden -al menos en algo lo hacen- que yendo a las generales del 24 de julio divididos, por un lado Rossi con el Frente por la Victoria y por el otro alguien a determinar por el PJ, la posibilidad de victoria es remota.
Si nadie cede nada, los acuerdos son difíciles. Podría ocurrir que ante panorama tal, mañana en el congreso aparezca una postura conciliadora que conforme a las partes y pueda entonces avanzarse también en las candidaturas. Aunque esto último es muy difícil que ocurra, ya que como bien lo apuntó Rossi, "hay tiempo hasta el 21", por el día en que cierran las inscripciones de las candidaturas.
El inicio se anuncia para las 10 de la mañana, aunque por la cantidad de congresales exigida, nadie cree que vayan agregándose plazos que lo lleven hasta la tarde.
Hasta el momento Rossi sigue sosteniendo que no irá al congreso con sus 208 congresales. ¿Cómo entonces puede haber acuerdo si todas las partes no están representadas? Pues lo que se dice acuerdo-acuerdo no, pero sí pueden existir contactos que, merced a ciertos posicionamientos, posibiliten abrir el diálogo. Aunque, claro, todo es por ahora tan confuso que tratar de ver el futuro es complicado en exceso, proclive a entonces a gruesas equivocaciones.
Puede ser entonces que en lugar de un súper sábado como se le endilgó el calificativo, apenas sea un sabadito...
LOS POSICIONADOS
LUEGO DE CRISTINA
Vino la presidenta Cristina y no dijo ni mu sobre la interna. Es que se sabía de antemano que no iban a producirse pronunciamientos, aunque sí hubo algunos gestos bastante indicativos, que pueden ser tomados o no en la dimensión que cada quien quiera darle, pero que existieron y no pueden negarse.
Veamos: Rossi fue ubicado en el sitio principal junto a la Presidenta; Rafael Bielsa vino junto con la comitiva presidencial desde Buenos Aires; y Omar Perotti tenía su silla reservada en primera fila, ahí bien cerca, donde se ubicaron además el presidente de la Corte provincial y los intendentes de Santa Fe y Rosario, entre otros. Es decir, el círculo de los tenidos en cuenta por Ceremonial de la Presidencia, ya que cada uno de los lugares reservados tienen el nombre del invitado en el respaldar.
El trío mencionado quedó entonces como el más consolidado, ya que si bien en el territorio santafesino prevalece el reutemismo -aunque su conductor brille por ausencia, lo que está mereciendo críticas que antes no se solían escuchar-, pensar en ir a una elección en este momento confrontando con el kirchnerismo se alejaría de toda lógica.
Recordemos además que Obeid -el de mejor valoración en las encuestas- se retiró luego de no contar con respaldo ni de la Rosada ni del reutemismo, y en cuanto al resto se espera por lo que haga "Cachi" Martínez, o hacia donde irán Mercier y Spinozzi, quienes no mueven el reloj en las encuestas.
EL FRENTE CON
PROBLEMAS
Mientras tanto, en el Frente Progresista gobernante -del cual se suponía sacaría gran ventaja de la convulsión interna del peronismo- las cosas no andan mucho mejor que digamos. El socialismo, socio mayoritario, está dividido en dos, pues por un lado el gobernador Binner jugó tan fuerte con su candidato Antonio Bonfatti, que para algunos hasta se pasó de la raya, mientras que por el otro lado el senador Giustiniani se muestra más cauteloso en sus declaraciones, pero no retrocede ni un tranco en el enfrentamiento que tendrán en las internas del 22 de mayo.
Es que luego de los duros cuestionamientos que hizo Binner al comienzo, llegando incluso a advertir por una posible fractura, la cuestión se suavizó bastante -reconoció Binner que era "legítima" la aspiración de Giustiniani, que a su vez dijo que se encolumnaba detrás del proyecto en marcha-, llegándose a pensar que, inteligentemente, dejaban las diferencias para arreglarlas entrecasa y no por los medios, pero el miércoles en el lanzamiento de Bonfatti en Santa Fe, Binner volvió a la carga con todo contra el senador.
Justo mañana Giustiniani definirá todas las candidaturas, con un acto en Santa Fe.
Debe tenerse en cuenta que la lucha -aún teniendo Bonfatti toda la ventaja del aparato- puede ser muy pero muy pareja, ya que Giustiniani es mucho más conocido, y cuenta con el antecedente de haber perdido en bandera verde nada menos que con Reutemann. Un antecedente temible.
Y como para completar la interna, en el Frente también estará terciando, aunque sin chances -al menos es lo que dicen hoy las encuestas- el radical Mario Barletta.
De paso, ¿cuál será el verdadero Binner? El de imagen calma, pausada y pensante que cultivó durante casi todo el mandato, o este que salió con los botines de punta ante la objeción surgida a su candidato, producto además de una participación democrática legalmente irreprochable.
PARRA BUSCA
AFIANZARSE
Tati Parra avanza a paso firme en su campaña, buscando sumar puntos en las encuestas, que lo muestran en posición expectante. Algunas rápidas definiciones del propio médico: irá por dentro del PJ para confrontar en las primarias del 22 de mayo con Luis Castellano; en el orden provincial se identifica con el reutemismo -aclaró que respecto a Bielsa no hubo contacto alguno y que sí en cambio con Celia Arena, diputada muy cercana al Lole-; está satisfecho con los equipos de trabajo conformados.
Cerca del grupo se menciona que dos que casi seguramente estarán integrando su propuesta de concejales, son el también médico Silvio Bonafede -ya citado por esta columna- y el veterinario Waldo Suárez.
UN EMPUJON
PARA BOTTERO
La presencia en la ciudad de Ricardo Alfonsín fue lo que se dice un gran empujón en la campaña de Germán Bottero, en cuyo sector -se dice- confían en ir creciendo con mayor ritmo luego del cierre de inscripción de candidatos el próximo 21, pues allí se despejarán muchas dudas que hoy existen, como ser los posicionamientos que resolverán el socialismo -que no termina de encontrar un candidato- y la democracia progresista, que aún deshoja la margarita en alinearse en el sector botterista, o presentar candidatos propios. El lunes 14 sería la definición, al menos en este último caso.

Te puede interesar