El Municipio licita nuevamente la construcción de las garitas

Locales 04 de febrero de 2011 Por
El próximo lunes 7 se abren los sobres para que los privados interesados en la ciudad construyan refugios para los usuarios del servicio público de pasajeros y que administren la publicidad estática en los mismos por el término de 5 años. Sólo hay un mínimo exigible de 5 garitas y se necesitan 100.
El próximo día lunes 7, a las 9, en el segundo piso del Palacio Municipal, se concretará la apertura de sobres por el llamado a licitación para la participación de privados en la construcción de refugios para los usuarios del transporte público de pasajeros.
Tras declararse desierto el primer llamado (por no presentarse nadie), en la tercera semana de agosto de 2010, se decidió –junto con los concejales- flexibilizar el pliego de esta licitación para que el privado determine cuántas y dónde edificaría las garitas. En la actualidad, la ciudad necesita cera de un centenar.
Daniel Ricotti, Secretario de Obras Públicas y Planeamiento Urbano de la Municipalidad, recordó un encuentro mantenido a finales del año pasado con los ediles y el intendente Omar Perotti. Allí se observó que las exigencias eran demasiadas: “vimos que la cantidad de garitas a realizar es mucha y la inversión, muy grande”, dijo el funcionario.
Es que en aquel momento se le pedía al privado que construyera en tres años el centenar de garitas (40 el primer año, 40 el segundo y 30 el tercero) y dándole sólo 5 años para recuperar la inversión a partir de la venta de espacios publicitarios en la misma.
Además, se debía pagar un canon que si bien era bajo, era un costo más que se le sumaba, haciéndolo poco apetecible como negocio.
“Se decidió que la cantidad de garitas y las ubicaciones las puede proponer el oferente y no hay un mínimo exigible, sino que depende de las condiciones del mercado”, indicó Ricotti, en diálogo con LA OPINION y agregó: “de lo que falte, se verá si se concreta con inversión municipal o de alguna otra forma”.
El presupuesto oficial, determinado por el decreto Nº 33364 del pasado 13 de enero es sumamente bajo -$ 18.000- en especial, si se tiene en cuenta la millonaria inversión que se requiere.
A diferencia de la anterior licitación, no es excluyente el pago de un canon. La explotación publicitaria, que en algún momento se analizó prolongar, se mantuvo en 5 años (60 meses), sin posibilidad de prórroga. Y el mínimo de garitas a construir se bajó a tan solo 5, cuando se necesitan cerca de 100.
Por otra parte, Ricotti aclaró que “el oferente puede dar una propuesta básica y otras alternativas, variando cantidad de garitas y tiempo de explotación de publicidad”.
De acuerdo a la información a la que pudo acceder LA OPINION, el costo aproximado de cada refugio para los usuarios del transporte público de pasajeros oscilaría entre 13.000 y 15.000 pesos. Es decir, la construcción del centenar que se necesita implicaría una erogación máxima de $ 1.500.000, algo demasiado elevado para la consideración de la administración Perotti. Es por eso que se decidió ir por la participación del sector privado, para disminuir la inversión que debería realizar la Municipalidad.

ALTERNATIVAS
Una de las posibilidades que se barajó para mejorar el pliego fue incluir también la posibilidad de que el privado maneje la publicidad en la luneta y a los costados de los minibuses. Esto no sería incluido dentro del paquete.
Otra alternativa que aparece y que ya es contemplada en algunos barrios es que las garitas sean incluidas como obras del Presupuesto Participativo. De este modo, se podría ir avanzando, a partir del deseo y la voluntad de los propios vecinos. Seguramente, es algo que es fuertemente reclamado en los barrios periféricos -dado que allí se encuentran los principales usuarios de los minibuses-, y al mismo tiempo, son los lugares que -a priori- no parecen ser los primeros a la hora de ser elegidos por los privados para realizar inversiones.

LAS INICIATIVAS PRIVADAS
El primer proyecto se había presentado en 2004, y en ese momento fue desestimado por una supuesta falta de sustento económico para el sostenimiento de la propuesta por parte de los emprendedores.
En 2007, dos jóvenes empresarios insistieron con ese proyecto en la Municipalidad, luego de que recibieran la transferencia del original por parte de su creador. Este movimiento no fue aceptado por los concejales, quienes pidieron que presentaran nuevamente el expediente, puesto que entendían que ya había perdido estado parlamentario. La propuesta incluida la construcción de entre 70 y 90 garitas -con 3 asientos e iluminación- con paneles para realizar publicidades comerciales o de servicio.
Héctor Sierra señaló en algún momento en una reunión de Comisión del Concejo Municipal: "aunque parezca un hecho menor, los proyectos se fueron cayendo porque nunca se terminó de definir cómo deben ser las garitas y en qué tipo de lugares deben estar; sabemos que la gente de Obras y Servicios Públicos ya está trabajando en el tema y esperamos tenga una rápida definición". La respuesta está por llegar, casi cuatro años después.

Te puede interesar