“Disfruto de estar en una liga apasionante para los uruguayos”

Deportes 13 de enero Por
Diego Ferreira, mediocampista de Atlético de Rafaela, charló con LA OPINION antes del viaje del plantel rumbo a Victoria. El “Charrúa” contó su vida y obra y dejó en claro que está “muy cómodo” entre nosotros. Además nos presenta su Montevideo natal, sede de la Copa Antel que será cobertura de nuestro diario.
Atlético de Rafaela terminó la primera semana de pretemporada en este receso veraniego de 2014 y a partir de hoy comenzará la concentración por un lapso de casi dos semanas. Dentro del plantel de Jorge Burruchaga se destaca Diego Ismael Ferreira, uruguayo de Montevideo que arrancó con muchas dudas su campaña en la “Crema” y fue de menos a más hasta convertirse en una pieza vital para el mediocampo, cualquiera sea el dibujo elegido por el DT.
Antes del viaje de la plantilla “celeste” rumbo a Victoria dialogamos con el jugador “charrúa”, quien hizo un repaso de su historia. En primer término nos contó sobre la exigente vuelta a los entrenamientos: “Estamos haciendo una pretemporada fuerte, sobre todo por la mañana, se hacen bastante pesadas. Es normal para la etapa en la que estamos, pero sabemos lo importante que es llegar a un buen nivel físico para tener después la exigencia de la competencia.”

-¿Diego qué podés decirnos de tu infancia en Montevideo? ¿Desde cuándo el fútbol?
-Nací ahí, mi “viejo” también, pero mi “vieja” es de Cerro Largo, a unos 400 kilómetros. Siempre jugué al fútbol. Obvio que cuando uno arranca lo hace como un hobby. Yo creo que hasta una edad bastante tardía lo tomaba como un deporte, sin saber si iba a ser mi vida o no. Siempre le di mucha trascendencia, siempre continué porque me lo exigían en mi casa también con el tema de los estudios. Al menos especular hasta ver qué hacía con el fútbol, si me iba a estudiar y seguir una carrera. Tuve la suerte por los 20 años de llegar al plantel profesional de Defensor Sporting, donde hice todas las inferiores.

-¿Y si hubieras tenido que elegir una carrera universitaria?
-Había arrancado profesorado de matemática. Me gustaba mucho, mi viejo y mi hermano son ingenieros. Me gustaba la docencia y de los 4 años que lleva la carrera terminé el primero, en caso de retomar me quedarían 3 años más. Después de dejar es bastante complicado y hoy lo veo lejos, pero está ahí la idea.

-Jugaste muchos años en la Primera de Uruguay. ¿Qué compañeros o entrenadores recordás?
-Quizás el que me haya marcado más y de renombre para el medio argentino fue Jorge Da Silva, el Polilla. Lo tuve 3 años en Primera División y en el único título que tengo. No es fácil lograrlo en Uruguay con un equipo chico. Fue un técnico que me marcó bastante. Y como compañeros he tenido una cantidad que han llegado a nivel de Selección como Maxi Pereira, el Tata González, Martín Cáceres, Martín Silva. Todos esos jugadores salieron de Defensor que es una gran cantera para las selecciones uruguayas, como también lo es Danubio.

-¿Cómo comparás el fútbol uruguayo al argentino?
-Lo que hay que destacar, y es algo muy diferente a Argentina, es que es un país absolutamente bipolar: el que no es de Nacional es de Peñarol. Es muy difícil ser o nacer de un cuadro chico, allá los Independiente o Racing no existen. Los que siguen después son Defensor y Danubio pero en número de socios a años luz. Los presupuestos de los equipos grandes son totalmente superiores al resto. Y después por la cantidad de gente que llevan tampoco van a ninguna cancha de los equipos chicos, porque la infraestructura no lo permite. A su vez es el único fin de semana que tienen los dirigentes de los equipos chicos para recaudar con las entradas. Son locales prácticamente las 14, 15 fechas que dura el campeonato uruguayo. Por eso es más resaltable el hecho que un equipo chico salga campeón.

-Dentro de pocos días nos vamos a Montevideo, siguiendo los pasos del plantel. ¿Si te pregunto por lugares que uno no puede dejar de visitar?

-Lo más bello es la costa, la Rambla montevideana. Es un lugar que no hay que dejar de conocer. Dentro de la Rambla tenés lugares peores y mejores. Pocitos, Malvin, Carrasco sin dudas que son lugares preciosos. Después el barrio El Prado, que creo que vamos a estar seguido porque vamos a entrenar en la cancha de River, El Saroldi, que está dentro de ese barrio que es muy lindo, tiene construcciones muy interesantes para ver. La parte de la ciudad vieja, el centro 18 que tiene su atractivo. Para quienes conocen Buenos Aires no van a encontrar punto de comparación, sin duda. Montevideo es más tranquilo, quizás tenés menos variantes para salir, para ir a comer, para diversas actividades. Pero es mejor, uno no vive la locura de Buenos Aires.

-Desde hace algunos días cambiaste de “equipo”…
-Sí, me casé el 27 de diciembre, estuvimos 10 años de novios, ya no tenía mucho más margen. Estamos estrenando estado civil, pero no cambia nada. Ya convivíamos en Uruguay, cuando me tocó venir para Rafaela vinimos juntos.

-¿Cómo estás en nuestra ciudad?
-Me adapté bastante rápido a Rafaela. Prefiero totalmente esta tranquilidad al loquero de ciudades como Buenos Aires o de otras grandes ciudades. La verdad que compartimos con todos los que nos ha tocado venir que es realmente muy tranquilo. Nadie te molesta y también los recorridos se hacen muy rápido. Estamos muy cómodos, es casi un lugar ideal para el futbolista.

-¿Cómo imaginás el resto de tu carrera?
-No pienso mucho en lo que va a venir. Sí disfruto de estar en una liga que para nosotros los uruguayos es muy apasionante, muy linda, la consumimos muchísimo. En lo que es la televisión tenemos la posibilidad de ver más partidos de Argentina que del propio Uruguay, donde televisan 3 partidos por fin de semana. Para todo uruguayo es lindo, he hablado con jugadores que han hecho una trayectoria terrible que me dicen ´a mí me hubiera gustado haber pasado un año por Argentina´. Por la población, por lo que son los estadios acá el fútbol toma otra dimensión, por lo que para nosotros es una experiencia muy linda y muy interesante. El año pasado en Tigre, ahora en Rafaela, disfruto de este presente, de estar jugando en una de las mejores ligas de América seguro y del Mundo también. También sabemos que la situación del país para los extranjeros no es la mejor o la más adecuada. Pero dejamos un poco eso de lado y disfrutamos de estar jugando acá.

Te puede interesar