De “El Niño” a “La Niña”, un pronóstico aún incierto

SUPLEMENTO RURAL 29 de febrero de 2024 Por Redacción
El último pronóstico de la Universidad de Columbia (EEUU) señala que “El Niño” comenzará a desaparecer en abril y desde junio el fenómeno que tiene más chances de ocurrencia sería “La Niña”. ¿Qué significa?
8 PROBABILIDAD
PROBABILIDAD. Resultados promediados por ORA de 17 modelos de predicción dinámicos y 8 estadísticos.

Por ahora es más una probabilidad que una certeza científica, pero el solo escuchar su nombre nuevamente genera preocupación en los productores, luego de la muy reciente experiencia de los años 2021-2023, que provocó una catástrofe productiva nacional.
Según la Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA), el fenómeno “La Niña” presenta altas chances de retornar a partir del invierno y tener un pico en la primavera. Eso es lo que muestran al menos las primeras previsiones formuladas por el Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad (IRI) de la Universidad de Columbia (EE.UU.), uno de los organismos más prestigiosos del mundo en el estudio de los fenómenos climáticos globales.
Cabe recordar que “La Niña” supone para Argentina, sobre todo en sus principales zonas productivas del centro y nordeste, un achique en el régimen de precipitaciones y riesgos de extensas sequías.
“Se sostienen las previsiones de La Niña”, señala la ORA en su reporte semanal, en el que amplía que luego de que el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos emitiera a principios de febrero el estado de “vigilancia” de La Niña (La Niña Watch) para la primavera 2024, se publicó un nuevo pronóstico consolidado que sigue inclinándose hacia esa fase.
Consiste precisamente en el nuevo informe del IRI, publicado a mediados de febrero, que además anticipa que El Niño, que mejoró notoriamente el régimen de precipitaciones de esta campaña aunque no logró que se llegara a una “súper” cosecha, ya está en retirada.
El relevamiento señala que “actualmente persisten condiciones de El Niño moderadas a fuertes en el Pacífico ecuatorial centro-oriental, con importantes indicadores oceánicos y atmosféricos alineados con un evento de El Niño en curso, pero que está disminuyendo gradualmente en intensidad”.
De este modo, “debe tenerse en cuenta que, si bien las condiciones El Niño persisten, los meses de mayor impacto de este fenómeno en nuestro país van quedando atrás”, menciona la ORA.
Para lo que viene, en tanto, casi todos los modelos de predicción pronostican una continuación del evento de El Niño durante el resto del verano y el otoño 2024, que se debilita rápidamente a partir de entonces para dar lugar a condiciones neutrales entre abril y julio, aproximadamente.
Pero ya a partir de junio, La Niña se convierte en la categoría más probable, de acuerdo con el informe estadounidense.
El único aliciente en este contexto es que, en esta época del año, los pronósticos todavía son muy preliminares y el margen de error es mayor.
“Si bien la probabilidad que se le asigna al inicio de La Niña en la primavera 2024 es alta, el informe destaca que el acierto del pronóstico es menor entre febrero y mayo. A partir de junio se puede esperar una previsión más confiable”, aclara la ORA.

Boletín de noticias