Las empresas del agro navegan en aguas turbulentas: renta comprometida y proyecciones que preocupan

SUPLEMENTO RURAL 29 de febrero de 2024 Por Redacción
El consultor Teo Zorraquin analizó el negocio agrícola, contemplando el corto plazo y la campaña venidera. ¿Cuáles son los factores que ponen en jaque al productor?
11 - INCERTIDUMBRE

Las empresas atraviesan numerosos inconvenientes y dudas sobre las decisiones a tomar en la transición por la que atraviesa la Argentina. Sin embargo, para el consultor y analista Teo Zorraquin es importante diferenciar el hoy (corto plazo), del mañana (campaña que viene).
La producción de esta campaña se vio afectada producto de una sequía que impactó diferencialmente zonas y cultivos. Por otro lado existe un aumento de costos en dólares (personal, labores, fletes) y un aumento muy importante del costo de financiación, sumado a la baja internacional de los granos y al efecto “Dólar Blend” en el mercado local. "Esto hace que la presente campaña tenga comprometida su renta y en algunas zonas seriamente (final abierto)", reconoció.
Ahora bien, la actualización de salarios y retener al personal en medio de esta crisis, se ha vuelto todo un desafío. "Falta poco para comenzar a cosechar la gruesa, pero la sensación es que falta muchísimo y que estará bien complicado terminar la campaña", anticipó.

PROYECCIONES QUE PREOCUPAN
Por otro lado, el experto señaló que ya se comienza a proyectar la campaña que viene y los números no cierran bien. "El Excel anticipa una campaña cero o negativa si proyectamos los costos y precios actuales y un año climático Niña", vaticinó. Y, si a dichas proyecciones, se le suma el posible aumento en dólares de impuestos, salarios, financiación, costos de labores, fletes y personal, (muy difícil de estimar) "se hunde aún más la renta esperada, llevándola a zona negativa".
En este escenario, la duda pasa por saber qué se va a acomodar: ¿arrendamientos, costos o el precio del producto?
"Los arrendamientos sin duda serán una parte importante de la negociación, y si bien todos sabemos que no quedarán hectáreas sin sembrar, entendemos que los mismos, en este contexto, deberían ajustar a la baja", explicó Zorraquin.
Por el lado de los insumos, el productor los percibe a la baja por varias razones (compra anticipada antes de diciembre de 2023, nuevas medidas económicas indicarían que no existe riesgo de faltantes y stock remanente en la cadena comercial).
Por el lado de los ingresos, independientemente de la evolución de precios de los commodities, las versiones son permanentes y diversas. "Hay un aumento del Dólar Blend para soja y Maíz, también está la posible salida del cepo, una unificación cambiaria o una dolarización y hasta una nueva devaluación en el hoy", indicó.
Para concluir, advirtió: "esto no trae claridad al productor sobre el posible impacto en esta campaña y en la que viene. En este contexto hay que producir, ordeñar, dar de comer a los animales, sembrar, cosechar, vender y cobrar. Sin dudas, todo un desafío".

LA MACRO EN LA MICRO
Inflación del 25% en diciembre y del 21% en enero. Y los pronósticos ya mencionan abajo del 15% en febrero. Esto hace pensar a los más optimistas que se podría bajar a un dígito entre mayo y junio. Sin duda esto generaría alivio en los bolsillos, pero también político porque una parte de esta caída del índice de precios se ha hecho a costa de una fuerte recesión y de la licuación de salarios y jubilaciones. Y eso se refleja en el malhumor ciudadano que pretende ser explotado por algunos dirigentes opositores.
"De a poco se produce una baja real del gasto, que es lo que hará sustentable en el tiempo el superávit fiscal logrado en el mes de enero. La emisión de dinero se ha derrumbado, bajando a casi cero las transferencias al Tesoro y también las transferencias discrecionales a las provincias, con el consiguiente conflicto con el Poder Ejecutivo, ya que están obligadas a acomodar sus cuentas con menos ingresos, y de repente", indicó Zorraquin. Y agregó: "estarán aquellas que se adaptarán y otras que generarán dinero de fantasía (las cuasimonedas) para evitar cualquier ajuste. O amenazan con cortar el suministro de energía o combustible".
Pero, mientras eso sucede, todas además están aumentando la presión fiscal con suba de impuestos provinciales e inventando todo tipo de tasas municipales que les permitan ralentizar los cambios. "Mucha rebelión fiscal en el pago chico, el sector privado dispuesto a poner límites", advirtió.

Boletín de noticias