Cae abruptamente el precio del principal producto exportable de la agroindustria

SUPLEMENTO RURAL 22 de febrero de 2024 Por Redacción
Los cinco factores que explican la baja de precio de la harina de soja. El recorte de precios ya redujo la proyección de exportaciones en US$ 3.300 millones, sólo considerando harina de soja. Estados Unidos y Brasil apuntalaron su crush, China redujo su consumo y los fondos de inversión salieron a vender fuerte en soja.
12 CRUSHING
CRUSHING. En Rosario y su zona se encuentra el complejo de molienda más grande del mundo.

La harina de soja espera no sólo consolidarse como principal producto exportado por la República Argentina, sino también devolver al país a la posición de liderazgo como exportador mundial. En promedio, los últimos cinco años de los despachos al exterior de este producto representaron el 15% de las exportaciones nacionales totales.
Sin embargo, los precios FOB de exportación de la harina y pellets de soja argentina vienen con una marcada baja y del promedio de US$ 533/tn de junio a octubre de 2023, hoy se ubican apenas por encima de US$ 410/tn, un recorte cercano al 23%, y el nivel más bajo desde diciembre del 2021.
Con previsiones preliminares de exportar más de 27 Mt de harina de soja en la venidera campaña 2023/24, las proyecciones ya sienten el impacto del recorte de precios. A los valores vigentes al inicio de la siembra, la proyección de exportaciones de harina de soja superaba los US$ 14.560 millones. Pero a los precios actuales de exportación la harina de soja exportada podría estimarse apenas en US$ 11.270 millones, un recorte exportador de aprox. US$ 3.300 millones.

LOS DRIVERS DE ESTA BAJA
Las expectativas aún no son certeras en la medida que se habla de proyecciones o estimaciones. Más allá de potenciales recortes, aún se trabaja con una hipótesis de recuperación productiva en nuestro país luego del desastre del año pasado. Ello emerge como uno de los factores que puede repercutir en la baja de precios internacionales, sobre todo considerando la larga tradición argentina como principal exportador mundial de harina de soja.
A lo anterior debemos sumarle las alzas en la industrialización de Brasil y Estados Unidos, con China planteando un escenario de mediano plazo de menos demanda de harina de soja. Finalmente, una posición neta muy vendedora por parte de los fondos de inversión, luego de rápidas y fuertes alzas de tasas de interés a nivel global, es otro de los factores de peso a la hora de explicar la merma de precios de este producto de exportación fundamental para el comercio exterior argentino.

ASCENSO EN EL CRUSH DE SOJA ESTADOUNIDENSE
Octubre, noviembre y diciembre del 2023 fueron individualmente los tres meses de mayor procesamiento de soja en la historia de los Estados Unidos, lo cual es una amenaza para el comercio exterior argentino. El uso creciente de aceite de soja para producir biodiesel y HVO en los Estados Unidos viene apuntalando la molienda de soja en el país norteamericano. La fuerte política de subsidios de los Estados Unidos en el marco de la transición energética es el principal factor detrás de este impulso a la industria aceitera estadounidense. En este contexto, con una demanda de harina que no crece al mismo ritmo que la de aceite, se están observando desbalances de oferta y demanda que empujan a los precios de la harina y pellets hacia abajo.

INCENTIVOS A LA MOLIENDA DE SOJA EN BRASIL
Brasil aspira a romper su récord histórico de crush de soja en esta campaña, consolidando una tendencia al alza de más de dos décadas. Si bien los márgenes de molienda se muestran menores respecto del mismo nivel que disfrutaban en los últimos tres años, éstos persisten elevados y estimulando la industrialización de la soja. Aunque se espera un récord de consumo interno de harina de soja en el Brasil, también se proyecta el segundo nivel más alto de la historia para la exportación, según el USDA.
Además, la producción de biodiesel creció un 20% en 2023 y cerró con la mayor producción de la historia de Brasil. Desde abril del año pasado la tasa de corte pasó del 10% al 12%, con una proyección de subas de un punto por año hasta llegar al 15% en 2027. Sin embargo, en diciembre pasado se aprobó la anticipación de la suba de cortes y la tasa se ubicará en 14% en marzo de este año y en 15% en marzo de 2025.
De esta manera, las perspectivas para el biodiesel del Brasil son muy optimistas y se espera que los años venideros sigan rompiendo récords productivos. El incremento del crush para producir aceite de soja y utilizarlo en la producción de biodiesel también apuntala la oferta interna y externa de la harina de soja brasilera.

CHINA RECORTARÍA SU DEMANDA
El año pasado el Ministerio de Agricultura de la República Popular China anunció un plan para reducir la ratio de harina de soja que se utiliza en alimentación animal. De representar el 14,5% del forraje total en 2022, el porcentaje de harina de soja en alimentación animal bajó al 13% en 2023 y espera continuar su tendencia descendente. La baja del año pasado equivaldría a un recorte de consumo de cerca de 9 millones de toneladas de soja. Asimismo, este volumen representa el 9% del volumen de importaciones de soja que el USDA espera para China en la campaña 2023/24.
Finalmente, desde el inicio de la pandemia hasta marzo del 2022, las tasas prácticamente en cero de la Reserva Federal estadounidense (Fed) desincentivaron la compra de títulos y estimularon fuertemente las colocaciones de los fondos de inversión en commodities, en busca de mejores rendimientos. No obstante, la progresiva salida de la pandemia, en conjunto con la disparada inflacionaria a nivel global, indujeron a los bancos centrales del mundo a tomar políticas monetarias más restrictivas.

Boletín de noticias