El Gobierno estima una gran cosecha de soja y maíz

SUPLEMENTO RURAL 22 de febrero de 2024 Por Redacción
Desde la Dirección de Producción Vegetal admiten que ya no se puede hablar de cosecha récord, pero sí proyectan un rango de toneladas que será muy superior a los últimos años. El rango que se maneja va de 48 a 50 millones de toneladas para la oleaginosa y de 55 a 60 millones del cereal.
9 OPTIMISMO
OPTIMISMO. Desde la Secretaría de Bioeconomía admiten que no será récord pero mucho mejor que 2023.

El anuncio si bien no oficialmente, lo realizó el director nacional de Producción Vegetal, Ing. Nicolás Bronzovich, en su participación en la Fiesta Nacional del Trigo recientemente celebrada en Leones (Córdoba): “esta campaña es infinitamente mejor que la campaña pasada sin duda, sobre todo porque la anterior fue muy difícil como consecuencia de la sequía”.
El funcionario explicó que la campaña venía con un fenómeno Niño espectacular y en ese sentido todos se ilusionaron con una cosecha récord. Sin embargo, “tuvo un traspié en el cierre de enero sin lluvias y en los primeros días de febrero con golpes de extremo calor, que sin duda hicieron mucho daño a los cultivos, sobre todo a nivel de lote en algunas zonas particulares del país; ese daño es grandísimo cuando lo extrapolamos a nivel país, pero igualmente nosotros desde Estimaciones Agrícolas todavía no estamos viendo una caída muy importante, lo que sí ya no podemos hablar de récord”, reconoció Bronzovich.

NÚMEROS EXTRAOFICIALES
El cuadro técnico de la Secretaría de Bioeconomía de la Nación, indicó que ellos se manejan en estos momentos con rangos de volumen estimado. “El promedio de soja lo vemos alrededor de las 48-50 millones de toneladas, lo cual es infinitamente mejor que el año pasado, donde no llegamos ni a 30 millones; en el caso del maíz, lo vemos entre 55 y 60 millones de toneladas, entre ambas siembras, creo que todavía hay chances según como siga el clima para adelante, de que el maíz tardío juegue un partido importante”, confió Bronzovich.
Además, “al área de maíz todavía le falta mucho para definir su rinde, entonces todavía hay probabilidades de que pasemos los 60 millones de toneladas, pero hoy nosotros preferimos ser conservadores y creemos que serán 55 o 57 millones”.
En cuanto al resto de los cultivos, el ex AAPRESID informó que están viendo “una campaña cerrada ya de girasol en 4 millones de toneladas y para la fina (trigo y cebada) fue muy buena su producción, sin llegar a ser récord pero en ambos cultivos sumando un volumen que fue casi tres veces mayor en el caso del trigo de lo que se consiguió el año pasado”.

EL TRIGO, UNA SEÑAL DE CONFIANZA
En el terreno de las perspectivas futuras que los productores expresan de cara al próximo ciclo (que comenzará con el trigo de invierno) y que será el primero sembrado en la era Milei, Bronzovich consideró: “nosotros tenemos buena expectativas desde la Dirección de Agricultura porque será nuestro primer gran cultivo extensivo de esta gestión de Gobierno, así que es por supuesto en donde primero estamos canalizando esfuerzos para que no haya inconvenientes; además yo vengo del sudeste de la provincia de Buenos Aires una región triguera que forma parte de nuestra carrera y nuestro sentimiento profesional, quisiera que las expectativas sean muy positivas. Sabemos que hay desafíos, las señales de mercado en precio no está ayudando mucho, pero todavía falta definir qué va a pasar climáticamente en la campaña 24/25 ya que es muy temprano para mirar esos pronósticos”.
Según Bronzovich, “el nivel de confianza que tienen los productores en promedio en este Gobierno, en esta nueva gestión es muy alto; con esas señales de trabajo serio, firme y con mucha convicción respecto de resolver los problemas de fondo del país, como por ejemplo este histórico déficit fiscal, son cosas que se están viendo como una señal positiva, que va a llevar a los productores a adoptar tecnología en el próximo ciclo. Estamos poniéndole todos los esfuerzos en destrabar las complicaciones e impedimentos que impacten negativamente en los precios de los principales insumos como fertilizantes y fitosanitarios, así se puede expresar el potencial”.
Finalmente, “buscamos que en el mediano y largo plazo surjan nuevas inversiones que ayuden a mejorar cada vez más a la producción, la genética de la que disponemos y toda una cadena bioeconómica que depende de eso; tengo expectativas de que el productor va a darnos la confianza porque está sintiendo en general que esta gestión de gobierno lo va a acompañar”, definió el director nacional de Producción Vegetal, Ing. Nicolás Bronzovich.

Boletín de noticias