Para los empresarios, la economía comenzó a empeorar desde el último trimestre de 2023

Suplemento Economía 11 de febrero de 2024 Por Redacción
Según una encuesta, ocho de cada diez empresarios consideran que la economía se desplomó desde octubre. Esperan una inflación de 213% para este año. En tanto, los economistas estiman que el país entrará en recesión a partir de marzo o abril.
20-Empresarios
FOTO ARCHIVO NA PESIMISMO. Más allá del cambio de Gobierno, el empresariado no se muestra optimista para el 2024.

El 83% de los empresarios considera que la economía empeoró en el último trimestre de 2023 con relación al mismo período del año anterior. Además, el 50% de ellos estima que la actividad económica estará peor que ahora en los próximos doce meses, según los consultados del Índice de Confianza Empresaria de la consultora Vistage Argentina.
Los ejecutivos estiman una inflación anual de 213% para 2024 (66 puntos más de lo habían señalado en el Índice de Confianza Empresaria del tercer trimestre). Asimismo, consideran que el tipo de cambio se ubicará en torno a los $1.804 ($1.177‬ más que lo previsto en el Índice anterior).
Del estudio -correspondiente al cuarto y último trimestre de 2023- participaron 355 empresarios, CEOs, altos ejecutivos y dueños de empresas. "Los resultados del Índice transmiten el impacto de la incertidumbre político-económica. Los aumentos de precios de productos y servicios y la baja en la rentabilidad de las compañías son algunas de las conclusiones más preocupantes. No obstante, casi el 60% de los líderes empresarios no cree que esto se traduzca en la reducción de la plantilla de colaboradores", afirmó Guadalupe San Martín, CEO de Vistage Argentina.
Según la encuesta, sobre el comportamiento de la economía en comparación a un año atrás, el 83% considera que la economía empeoró, mientras el 13% estima que se mantuvo sin cambios y el 4% cree que mejoró.
Asimismo, de cara a los próximos 12 meses, el 50% opina que la coyuntura empeorará; el 37%, que estará mejor y el 13%, que no habrá cambios. 
Acerca de la inversión en activos fijos para este año, el 47% cree que se mantendrá igual, el 31% indica que disminuirá y el 22%, que aumentará. En tanto, el 44% considera que la facturación de su empresa aumentará en los próximos 12 meses, mientras que el 32% manifiesta que decrecerá y el 24% no espera cambios.
Sobre el volumen en unidades vendidas en los próximos 12 meses, el 43% de los ejecutivos cree que disminuirá, el 31% dice que aumentará y el 26% que se mantendrá igual.
Por otra parte, para el 55% de los participantes de la encuesta, la rentabilidad caerá en los próximos 12 meses; para el 26% se mantendrá y para el 19% restante, aumentará.  Además, atento a cómo se comportarán los precios de los productos y/o servicios que comercializan sus empresas en los próximos 12 meses, el 61% de los empresarios prevé que aumentarán; el 21% que se mantendrán y el 17% que disminuirán.
La plantilla de empleados es otro de los ejes que aborda el Índice: el 58% manifiesta que se mantendrá sin cambios en los próximos meses, el 25% subraya que crecerá y el 17% indica que podría reducirse.
Sobre los problemas que enfrentan las compañías en la actualidad, el 43% de los empresarios afirma que la incertidumbre económica es el principal, aunque también señalan problemas vinculados a mayores costos de energía, materia prima, salarios (24%); temas financieros (14%); otros inconvenientes relacionados a encontrar, contratar, retener o capacitar al personal (10%); problemas de crecimiento demasiado lento o demasiado rápido (8%) y "otros tipos de problemas" (1%).

ARGENTINA CAERÁ EN RECESIÓN
AL FINAL DEL PRIMER TRIMESTRE
La Argentina caería en recesión hacia finales de marzo o principios de abril, justo cuando comiencen a ingresar con fuerza los dólares de la cosecha, y la economía bajaría este año alrededor del 3%. Esas es la estimación que manejan las principales consultoras y también algunos funcionarios del Palacio de Hacienda.
Las ventas minoristas experimentaron fuertes caídas en las últimas semanas y se profundizarían en medio de un alza de precios que va dejando sin respuesta a la clase media.
El presidente Javier Milei había anticipado días antes de asumir que lo que vendría sería un escenario muy duro. Para noviembre último, la actividad ya estaba virtualmente estancada como consecuencia de la feroz sequía que afectó al campo.
El problema es que luego vino la devaluación de diciembre, el fin de los acuerdos de precios y una nueva ola de aumentos que llevaron la inflación en diciembre al récord del 25,5%. La contracción del consumo se empieza a ver con caídas en las ventas de supermercados y mayoristas.
En enero se encendió otro alerta con la caída del 6% interanual en la recaudación, traccionada por la sensible disminución de impuestos relacionados con la actividad y Ganancias, si bien atenuada por mejoras en los impuestos de comercio exterior debido a la devaluación y el aumento de alícuotas.
Los salarios formales con aportes a la seguridad social cayeron casi 14% interanual en términos reales en diciembre. En ese escenario, el Gobierno reconoció que la pobreza ya se ubica alrededor del 50%.
Para el FMI, la economía se mueve hacia una estanflación , con un IPC que se mantendría en 25% en enero y recién empezaría a desacelerar por la caída de la demanda, por lo que proyecta una caída del PBI del 2,8% en 2024.
Por el plan de ajuste y el shock inflacionario, los economistas ya empezaron a notar señales de que lo que podría ser el inicio de una nueva recesión y para el primer trimestre esperan una caída del producto de hasta el 6% interanual, el mayor desplome desde el tercer trimestre del 2020, cuando la economía cayó 10% por la parálisis de la actividad por la pandemia y las restricciones.
Los datos de caída de la industria y la construcción se sumaron a la retracción del consumo, actividad, faena vacuna, importaciones, venta de nafta, consumo de electricidad, escrituras en la Ciudad y préstamos al sector privado. Las ventas de supermercados y mayoristas de noviembre caen 7,5% y 11,3% mensual. Diciembre y enero vienen peor. Algunos expertos, como Miguel Kiguel, consideran que ya se está transitando una recesión.
En enero bajó 6% interanual la recaudación, traccionada por la disminución de impuestos relacionados con la actividad y Ganancias. 
Para EcoGo, los últimos datos anticipan un primer trimestre con una caída del 4,8% respecto del trimestre anterior y una baja del 6% interanual.
Para el FMI, la economía se mueve hacia una "estanflación", con un IPC que se mantendría en 25% en enero y recién empezaría a desacelerar por la caída de la demanda, por lo que proyecta una caída del PBI del 2,8% en 2024. El diagnóstico coincide con el del gobierno, donde creen que el salto inflacionario "no se puede trasladar a precios" y aguardan una recesión en regla.
Técnicamente, se considera que hay recesión cuando se producen dos trimestres consecutivos de caída. Así, tras un cuarto trimestre probablemente negativo en 2023 (el dato aún no se conoce), los seis meses se cumplirían en marzo.


Te puede interesar