Recomendaciones del INTA para reducir el impacto del calor en los animales

SUPLEMENTO RURAL 01 de febrero de 2024 Por REDACCION
No todos los bovinos sufren de la misma manera el impacto de esta ola de calor. Razas europeas respecto de índicas, de piel oscura y de temperamento nervioso son más susceptibles a sufrir estrés. Especial atención en animales en terminación y razas lecheras. En el corral es peor que en la pastura.
09 CARNICERAS
CARNICERAS. Las razas de color suelen ser más rústicas pero también necesitan condiciones especiales frente al calor.

Según investigadores de Producción Animal del INTA General Villegas, “el estrés por calor ocurre cuando la suma del calor interno producido por el metabolismo más el calor que el animal recibe del ambiente supera su capacidad para disiparlo y mantener su temperatura corporal normal. En consecuencia, crece la tasa respiratoria, el consumo de agua y se reduce el consumo de alimento y el tiempo dedicado a rumia y descanso”.
Para evitar esto, es importante considerar el suministro de sombra para atenuar la radiación solar, que permita una remoción rápida y permanente del aire y brinde suficiente sombra en las horas críticas. Además, es clave evitar las cortinas de viento cercanas al feedlot o a las parcelas de pastoreo, tales como sectores con enmalezamiento que reduzcan la circulación de aire.
Otro aspecto destacado a tener en cuenta es el acceso permanente a agua limpia y fresca. Reducir la distancia entre los animales y los bebederos ayuda a disminuir los movimientos y las concentraciones de animales. “Se estima un consumo de agua en pico de calor de 8 litros por kilo de materia seca consumida”, especificaron técnicos del INTA.
Durante todo el año, pero especialmente en verano, es muy importante conocer la calidad fisicoquímica del agua disponible. Es que, según detallaron, la calidad suele empeorar debido a la concentración de solutos, por aumentos en los volúmenes de extracción y por la mayor evaporación en el tanque.
“Todos los movimientos y trabajo con animales se deben hacer antes de las 10 de la mañana y los tiempos de espera en los corrales no deben superar los 30 minutos”, subrayaron.
En cuanto a la alimentación de los animales a corral, se recomienda entregar la totalidad o al menos el 65-70 % de la ración al atardecer; así, el calor de digestión se producirá durante las horas frescas de la noche. Y, para evitar acumulación y deterioro de alimento en los comederos, los especialistas sugieren realizar un manejo conservador de la oferta de alimento, reduciendo la frecuencia de los incrementos de oferta o manteniendo la frecuencia, pero reduciendo la magnitud del incremento.

QUÉ HACER EN DÍAS DE CALOR EXTREMO
El equipo de especialistas del INTA recomendó “hacer más recorridas que las habituales, sobre todo en horas de extremo calor, para controlar la presencia de animales con síntomas de estrés, dificultades para acceder a la bebida o problemas en el suministro de agua”.
Estar muy atentos al jadeo con boca abierta y babeo, lo que indica que se están superando las 120 respiraciones por minuto y se está en zona de peligro de vida. Los animales en ese estado deben ser provistos de sombra y mojados con agua fría.
Muy importante: “No permitir el acceso libre al agua de animales extremadamente sedientos o estresados por calor. Puede ocurrir intoxicación por agua con desenlaces fatales. Una vez normalizada su temperatura corporal y tasa respiratoria, se les puede dar acceso a agua de bebida”.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN EN TAMBOS
Se recomienda en los días de máximas temperaturas como los que se están viviendo, “proveer sombra suficiente en corral de espera, ordeñe y zona de alimentación. Usar malla plástica de media sombra con 80% de densidad, orientada de norte a sur, con una superficie cubierta de 4 m² por animal. Todos los animales deben tener acceso libre a la sombra”.
También “asegurar abundante agua fresca, cerca del ganado. Una vaca puede consumir en promedio hasta 100 litros por día y una lechera de alta producción puede ingerir hasta 140 litros por día; ofrecer dietas de baja actividad fermentativa y priorizar los pastoreos nocturnos o de madrugada; suministrar dietas frías, que por su composición minimicen la generación de calor metabólico y mantengan la oferta de nutrientes”.
Además, desde el INTA advierten: “minimizar el tiempo de espera en mangas y corrales y planificar todas las tareas de tratamientos en horarios más frescos; utilizar ventiladores y aspersores en patios de espera, área de comederos y túneles de enfriado. Combinar períodos cortos de mojado intensivo con momentos prolongados de ventilación, con una gota durante la aspersión de tamaño lo suficientemente grande como para mojar al animal”.
Es necesarios “evitar manejos estresantes durante las horas calurosas, arrear de manera tranquila, respetando el paso de los animales. Brindar agua y alguna fuente de alimento en los corrales donde permanezcan los animales. Consultar el pronóstico del tiempo antes de programar los manejos de la hacienda y estar atento al comportamiento de los animales para identificar síntomas de estrés calórico de manera temprana”.

REDACCION

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Boletín de noticias