Un cultivar de soja “todo terreno” para tener en cuenta en el centro santafesino

SUPLEMENTO RURAL 28 de septiembre de 2023 Por REDACCION
La variedad “INTA Paraná 6000” posee flor blanca e hilo de semilla castaño claro. Gracias a su buen comportamiento a campo y resistencia a enfermedades, es posible sembrarla en Entre Ríos, centro y sur de Santa Fe, parte de Córdoba y centro norte de Buenos Aires
16 - CARACTERÍSTICA

La soja es la principal oleaginosa cultivada del país. Según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario, el área sembrada de soja en el ciclo agrícola 2022/2023 en la Argentina fue de 16 millones de hectáreas. Por su excelente composición de grano, tanto en contenido como en calidad de proteína y aceite, se la utiliza en alimentación humana, animal y en la industria.
Desde hace más de 40 años, la Estación Experimental Agropecuaria Paraná del INTA trabaja en el mejoramiento genético de la soja, con el objetivo de desarrollar cultivares con características superadoras, tanto en rendimiento como en resistencia a enfermedades, contenido de proteína, aceite en grano, adaptabilidad a diferentes lugares y ambientes de producción, entre otros. En el año 2020, un equipo de investigación obtuvo INTA Paraná 6000, un cultivar que se destaca por su buen comportamiento a campo y resistencia a enfermedades.
Ignacio Vicentin -especialista en mejoramiento genético de soja de la EEA Paraná del INTA- señaló que “el trabajo en mejoramiento genético supone adelantarse a las demandas de los consumidores. Desarrollar un cultivar requiere un proceso que puede llevar entre 7 a 9 años, dependiendo las técnicas utilizadas”, puntualizó.
En este cultivar desarrollado por el INTA, se buscó mejorar la calidad del grano y aumentar el contenido de proteína. “Luego de años de evaluación y selección a campo como de estudios de laboratorio, se logró desarrollar INTA Paraná 6000, una soja que posee flor color blanca y el hilo de su semilla es castaño claro, resistente a herbicidas como glifosato y a enfermedades como cancro del tallo (Diaporthe aspalathi), a las razas 1, 3, 4 y 17 de Phytophthora sojae que causan la podredumbre de la raíz y de la base del tallo estudiada en ensayos de invernáculo y laboratorio; y a campo, presentó resistencia a roya asiática (Phakopsora pachyrhizi) y mancha ojo de rana causada por Cercospora sojina”, indicó Vicentin.
En la zona sojera de Entre Ríos, este cultivar alcanzó, en promedio de los tres ciclos agrícolas previos al 2022/23, 40 quintales por hectárea con granos de un 40 % de proteína de base seca. Del último ciclo agrícola, aún no se cuentan con datos de rendimiento de las distintas zonas de producción, pero se estima que fueron afectados por la sequía imperante en nuestro país.
“Para coordinar la producción, multiplicación y comercialización del cultivar, nos asociamos bajo convenio con la empresa Produsem S.A, para que el cultivar pueda llegar al productor agropecuario”, sintetizó Vicentin y agregó: “Además de los usos para los que fue pensado, algunos productores lo han usado, en este último ciclo agrícola, para pastoreo directo, con hasta tres cortes, lo que demuestra su versatilidad y adaptación a diversos usos y ambientes”.
Para finalizar, Vicentin ponderó el trabajo de mejoramiento en soja y afirmó: “Este trabajo de mejoramiento continúa, mirando la demanda actual y futura. Estamos trabajando para desarrollar cultivares de sojas convencionales y genéticamente modificados con resistencia a herbicidas, con resistencia a enfermedades y plagas como chinches fitófagas, calidad diferencial de grano y en tolerancia a factores de estrés climático como sequía”.

REDACCION

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Boletín de noticias