Lechería en crisis: entidades santafesinas le pegan al Gobierno y piden soluciones

SUPLEMENTO RURAL 14 de septiembre de 2023 Por REDACCION
Las rurales de Las Colonias y Rosario, realizaron fuertes críticas por la falta de políticas para el sector. Los costos suben, la rentabilidad baja y el negocio peligra.
15 - PREOCUPACIÓN

La situación que afronta la cadena láctea es realmente preocupante. Los distintos eslabones han decidido exponer la problemática que los aqueja, vinculada de manera directa con la rentabilidad del negocio.
En ese sentido, este martes se conoció un duro comunicado de la Sociedad Rural de Las Colonias, con fuertes críticas al Gobierno nacional. “Ni planeando en cómo arruinar a la cadena láctea lo harían tan bien. Por eso, instamos a que razone y ejecute una política que al menos no le tire en contra a la lechería”. Y señalaron: “aplicar las mismas recetas de siempre, han dejado postergado y en decrecimiento a un sector que siempre fue dinámico e inversor”.
Para la dirigencia, el Gobierno ha sostenido “sistemáticamente la mentira de defender la mesa de los argentinos”, pero lejos de hacer eso “los precios de los alimentos se han tornado inaccesibles”.
Las razones fundamentales radican en dos grandes causas: la primera la reducción de la oferta, considerando que el país presenta la misma producción de leche que en 1998, pero con 10 millones más de habitantes; la segunda, por su “idea económica de destrucción de la moneda nacional por emitir y endeudarse permanentemente para pagar el creciente déficit operativo ocasionado por un gasto insostenible”.
En este escenario, la entidad aseguró que los empresarios tamberos tienen “desbalanceados los ingresos”, porque el consumidor empobrecido no tracciona la demanda y el precio de la leche en la tranquera corre más lento que la inflación. “La situación se agrava por los costos que se incrementaron sustancialmente por el tipo de cambio (la vaca come dólares y se le ordeñan pesos) y porque los mismos irresponsables en su necesidad de mantener la caja por ingresos por exportaciones/retenciones, han incentivado el valor de la soja que impacta directamente proporcional a los alquileres y a los alimentos de los tambos”, explicaron.
Por eso, los productores fueron durísimos con el accionar oficial: “ni planeando en como arruinar a la cadena láctea lo harían tan bien. Al mismo tiempo, instaron al Gobierno nacional a razonar y ejecutar “una política que al menos no le tire en contra a la lechería”. El diagnóstico es claro: aplicar las mismas recetas de siempre, han dejado postergado y en decrecimiento a un sector que siempre fue dinámico e inversor.
“El engaño, las teorizaciones sobre la economía y el desprecio por las empresas de la actual administración, no solo está arruinando la lechería sino al campo entero y al país. Solo esperamos que la sucesión de este actual gobierno, comience a ver al agro como un gran aliado de la economía nacional y lo sume al desarrollo de nuestra querida Argentina”, concluyeron.

“IRRACIONAL POLÍTICA”
Otra entidad que salió al cruce de las políticas hacia el sector, fue la Sociedad Rural de Rosario. Mediante un comunicado, la entidad remarcó que “sin leche es inconcebible la nutrición de nuestra sociedad que encuentra en sus derivados, una elevada fuente proteínica de origen animal”.
La producción lechera (el tambo) es la actividad productiva que refleja el agregado de valor en origen y que además promueve el poblamiento del campo evitando el éxodo rural, que solo llena de indigentes a las urbes y permite que la tierra urbana se vuelva cada vez más cara y escasa.
“Producto de la irracional política de lechería estamos extinguiendo a los pocos tambos medianos que van quedando, fuentes de trabajo familiar clásica, porque los tambos chicos son un recuerdo del pasado”, aseguraron.
Y explicaron: “nuestros productores lecheros se ven afectados no solo por una sequía histórica, sino por la irracional política tributaria que grava al capital productivo (de manera destructiva, cobra por el valor de cada vaca, cobra por el valor del suelo) y no a la ganancia obtenido por él. Grava a los insumos sanitarios (uso cotidiano y dolarizado), cobra impuestos a los alimentos del ganado lechero, grava con IVA, a la leche producida. Y si existiera una mínima ganancia también es gravada. Como si todo esto fuera poco, a los lácteos se los grava con retenciones”.
La entidad manifestó que todos los tambos del país que trabajan a reglamento fiscal y sanitario, dentro del orden legal imperante, “están técnicamente en quiebra, con rentabilidad negativa”. Y, al mismo tiempo, admitieron que todo productor lechero que no afronte esa situación “es porque trabaja en circuitos de evasión a los que lleva el irracional sistema actual, para tratar de sobrevivir”. En ese sentido, remarcaron la necesidad de “defender a los tamberos en contra de un sistema que los extingue, llevando a concentrar y monopolizar la actividad”.
Por último, advirtieron que la situación sobre la actividad lechera es “muy grave” y no admite espera en su solución de fondo. “La entrega de subsidios, compensaciones y otras mentiras publicitarias, para soliviar el mal, son inútiles; es urgente eliminar toda presión fiscal o impositiva que impida que la actividad lechera deje de ser rentable y desaparezca”, fustigaron.

REDACCION

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Boletín de noticias