Sobre el daño que causa el tabaco

Información General 20 de julio de 2023 Por REDACCION
La obra dirigida por Marcelo Allasino e interpretada por César Maldonado llenó las funciones programadas durante julio.
11-EN ESCENA

Por Fiorella Martina

Luego de seis funciones a sala llena, la pieza teatral “Sobre el daño que causa el tabaco” demostró ser un trabajo de alto nivel artístico. César Maldonado, dirigido por Marcelo Allasino, con la asistencia de Valeria Díaz, se puso en el papel de Iván Ivanovich. Podría decirse, sin embargo, que su interpretación fue más allá, a tal punto que al salir del personaje, César ya no es el mismo. Atravesado por Iván, un señor que perdió el equilibrio y la sensatez, que divaga y delira entre recuerdos y olvidos, entre el odio y la vulnerabilidad, César es Iván, Iván es César y así perdura esta dualidad hasta encontrarse con el público y los aplausos, en un final rotundo.
La obra juega con los silencios, con el absoluto dinamismo entre las miradas atentas de la gente y la necesidad de Iván de que lo escuchen. Casi como si estuviera haciendo una plegaria, el personaje ruega, y en ese ruego surge lo oculto, lo que calla, lo que nunca antes se había animado a decir. Iván, un hombre degradado y humillado, utiliza la conferencia que originalmente tenía como tema principal al tabaco, para desnudarse ante todos, menos ante su mujer. La frustración, el dolor y el daño se hacen carne en sus palabras, revuelven cada parte de su ser y se pierde con el propósito de escaparse de él mismo.
César une cada fragmento de este monólogo en una escena única e irrepetible, o al menos así pareciera, algo que no se puede hacer dos veces del mismo modo. Su vestuario es esencial para denotar la época a la que nos remite la pieza, y el estado deplorable del personaje. El matrimonio, los obstáculos, la dinámica familiar y los problemas económicos son las temáticas principales. Iván es el resultado de años perdidos, de las limitaciones ajenas que se volvieron propias. Aunque se empeñe en olvidar, los recuerdos están latentes ahí, donde siempre puede verlos.
El espacio íntimo del Centro Cultural La Máscara y las luces tenues permiten que el público se sumerja en la escena. César se apoya en su larga trayectoria como clown para hacer del monólogo algo diferente. Son sus caras, sus gestos y su actitud payasesca lo que hace que el drama sea intenso y que el público no pueda sacarle los ojos de encima. No vale perderse ni un minuto de su interpretación, aunque por momentos su asfixia se sienta propia. El actor pone todo su cuerpo en escena y aprovecha el espacio para hacer de su trabajo, algo memorable.
Esta obra trae la oportunidad de ver a César en un rol nuevo e inquietante. Quienes acostumbran a verlo en su faceta de clown, sin dudas quedaron sorprendidos con esta interpretación. 

SOBRE LA OBRA

La obra de Chéjov fue escrita en 1886, cuando el autor tenía 26 años. Ha sido publicada por primera vez en la revista "Ruskiya Vyedomosti" en 1887 pero se estrenó recién en 1912, ocho años después de su muerte.
La primera puesta en escena tuvo lugar en el Teatro de Arte de Moscú, bajo la dirección de Konstantin Stanislavski. Desde entonces, ha sido representada en numerosas ocasiones y en diferentes países, convirtiéndose en uno de los monólogos más populares de la literatura teatral.

REDACCION

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar