Indianápolis Motor Speedway, la "Capital Mundial de la Velocidad"

Deportes 26 de mayo de 2023 Por REDACCION
Leer mas ...
Víctor en indianápolis

Por Víctor Hugo Fux

Cada año, cuando se aproxima la fecha y el último domingo de mayo está a la vuelta de la esquina, se activan los sentimientos y afloran los recuerdos para quienes tuvimos el privilegio de asistir a la carrera más famosa del mundo.
En poco más de 48 horas, las 500 Millas de Indianápolis volverán a cobrar vida, en esta oportunidad, con la disputa de una edición número 107 que tendrá, para quienes habitamos en el otro extremo del continente, un significado especial.
La participación de un piloto argentino, algo que no sucedía desde hace 80 años, tuvo el valor de encender las ilusiones de millones de aficionados que hoy se sienten más cerca que nunca, en tiempo y distancia, del Indianápolis Motor Speedway, el mítico escenario de la "Capital Mundial de la Velocidad".
Este viernes, en la última salida a pista antes del gran desafío, Agustín Canapino estará girando en el Día de Carburación con el Dallara - Chevrolet del equipo Juncos Hollinger Racing, que tiene como copropietario a otro compatriota, Ricardo Juncos.
Indianápolis es una ciudad ordenada, en el que cualquier visitante se siente a gusto. Un lugar para disfrutar, más allá de proponer como atractivo central, desde 1911, una competencia de más de 804 kilómetros de distancia.
La capital del estado de Indiana, con una población cercana a las 800.000 almas, es un importante centro de estudios, con varias universidades que supieron ganarse el respeto de los estadounidenses.
El centro geográfico se fue construyendo en los márgenes del Río Blanco, con edificaciones de típico estilo norteamericano, como las que se observan en inmediaciones del escenario del gran acontecimiento de deporte motor.
Pero también hay lugar para el modernismo, que debió aguardar para que las decisiones políticas autoricen el desembarco de los edificios de altura, que empezaron a levantarse en cercanías del Círculo, donde se destaca con su imagen caliza el Monumento a los Caídos.
Es la referencia obligada, no solamente por su estratégica ubicación -una suerte de Plaza 25 de Mayo de Rafaela- en el radio urbano, sino porque es el marco elegido para recibir a los masivos eventos populares.
Uno de ellos, justamente, está relacionado con la legendaria competencia, al servir de punto de inicio para que el sábado se realice la Parade, un desfile espectacular que se extiende durante un par de horas en el mediodía con presencias de bandas universitarias, carrozas, motocicletas y distintos automóviles conduciendo a personalidades.
El broche de oro, en esa jornada previa, tiene como protagonistas a los pilotos, saludando a la multitud desde vehículos descapotables, en un riguroso orden, tomando como referencia las posiciones de la clasificación.
Allí estará el "Titán" de Arrecifes, seguramente aclamado por los argentinos y latinoamericanos que nunca faltan y que en esta particular circunstancia se multiplicarán para acompañar al crédito llegado desde la Argentina.
Visitar el Salón de la Fama (Museo) del Indianápolis Motor Speedway, es un compromiso ineludible para los amantes de los "fierros", que se sentirán identificados con autos históricos.
Para los rafaelinos y en especial para quienes tuvimos el privilegio de asistir a las 300 Indy, en aquel lejano 28 de febrero de 1971, encontrarse a poco del ingreso al monumental edificio con el Colt Ford de Al Unser que ganó la irrepetible carrera organizada por Atlético, genera una sensación que es tremendamente difícil de poder expresar con palabras.
El periodismo dispone de una confortable Sala de Prensa, con capacidad para 180 personas, en la que tuvo su lugar, en cinco ediciones, el diario La Opinión de Rafaela, siendo el único medio de nuestro país acreditado.
Podría extenderme con otras menciones y referencias, pero no puedo dejar de expresar un dato que refleja con absoluta claridad y contundencia el enorme poder de atracción que distingue a un evento único como la Indy 500.
Una vez más, la friolera de casi 400.000 fanáticos le pondrá calor y color a la competencia más esperada por los norteamericanos, que desde muchos días antes se instalan en los terrenos aledaños al circuito para acampar en sus traillers y casillas rodantes.
El domingo, bien temprano, el peregrinaje será masivo hacia un destino que se constituye en un verdadero templo del deporte motor. Todos aguardarán, con impaciencia, el sublime momento del "start your engines" (enciendan sus motores), que pronunciará el largador, como prólogo a 200 vueltas tan apasionantes como imprevisibles.

REDACCION

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar