Los rafaelinos, preocupados por la inflación y el aumento de precios

Locales 16 de mayo de 2023 Por REDACCION
Ante el incremento constante de los alimentos, a muchos les está costando poder llegar a fin de mes y no son pocos los que deben redoblar esfuerzos para que los ingresos puedan alcanzar con lo justo. La carne es uno de los principales productos que la mayoría ha dejado de comprar.
11-asado

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dio a conocer el pasado viernes la evolución que registró el Índice de Precios al Consumidor (IPC) durante abril, que fue de un 8,4%, acumulando un 32% en el primer cuatrimestre del año. La suba interanual fue de 108,8%. En marzo, la inflación registrada por el Indec fue de 7,7%, el incremento más alto del gobierno del Frente de Todos, superando el 7,4% registrado en julio de 2022, tras la salida inesperada del entonces ministro de Economía, Martín Guzmán. De esta manera, el índice inflacionario en el país está lejos de detenerse, y más teniendo en cuenta la constante suba del dólar y las naftas, que también tienen su repercusión en los alimentos. 
Según el informe del Indec, la división de mayor aumento en el mes fue "Prendas de vestir y Calzado" (10,8%), seguida por "Alimentos y bebidas no alcohólicas" (10,1%), con los incrementos altos en varios subrubros como verduras, legumbres, productos lácteos y huevos, azúcar, chocolates, y carnes y derivados. El incremento en alimentos, como ocurre repetidamente en los últimos años, fue el de mayor incidencia en todas las regiones.
Y de acuerdo al Indec, los alimentos que más aumentaron fueron las verduras (20,5%, donde se destaca el tomate con un 63,4% y un 262% durante el último año); el pollo (26,4%), el azúcar (21%. con un 223% en el último año), huevos ((20%. con un 182% de incremento en el último año), filet de merluza (19%), arroz (11,3%), lácteos (11,1%, destacándose la manteca con un 28,6%) y el pan y los cereales (8,5%). 

¿CÓMO REPERCUTE
EN LOS RAFAELINOS?

Teniendo en cuenta esta triste y dolorosa realidad, mientras millones de argentinos ni siquiera están pudiendo cubrir sus necesidades básicas, a otros tantos millones, como los de clase media y trabajadora, les está costando poder llegar a fin de mes. Y en medio de este contexto inflacionario complicado, nuestra ciudad no es la excepción. ¿Con qué nos encontramos cada vez que vamos a las despensas y/o supermercados? Sí, adivinó, con productos básicos de primera necesidad más caros, ya sea para consumir en el día o para el resto de la semana, un tema cotidiano de charla desde hace varios años cada vez que charlamos con un vecino conocido en algún comercio de la ciudad. 
Mabel, una rafaelina, le comentó a este Diario, en una recorrida, que "la plata alcanza cada vez menos. Nos cuesta llegar a fin de mes. Por ejemplo, en mi familia, que somos un matrimonio sin hijos, debemos trabajar los dos para poder llegar con lo justo al mes siguiente y darnos demasiados gustos. Y eso que los dos contamos con dos trabajos cada uno. Esta es la realidad de este país. Se requiere un doble esfuerzo para poder subsistir". Al mismo tiempo, esta señora agregó también que "por suerte yo no alquilo, pero tengo familiares que sí lo hacen. Y veo que también tienen que trabajar casi de lunes a lunes y durante todo el día, prácticamente. Es una lucha diaria y constante. Comer bien en Argentina es cada vez más caro y difícil. Tengo gente amiga que optan por tener una sola comida al día, a veces no almuerzan o no cenan, ya que deben estirar la plata todo lo que pueden para llegar a fin de mes, y más teniendo en cuenta los impuestos y servicios, que también van aumentando al ritmo de la inflación".
Por su parte, Pablo, otro vecino de la ciudad, opinó que "el bolsillo es cada vez más chico. Las cosas siguen aumentando y hay que caminar y recorrer en búsqueda de ofertas, que no son muchas. Antes no se comía mucha carne y si más verduras, pero ahora está todo más o menos igual. Se trata de comprar lo básico y sustancial. Esto es un sufrimiento diario, casi constante, porque los precios cambian todos los días. En lo personal, compro casi más o menos lo mismo, las mismas marcas, que son de segunda y más baratas, y todas las semanas las cosas son más caras". Y al instante, el ciudadano, que tiene dos hijos menores de edad, acotó que "antes, no hace mucho, se podía comer un asado por semana, hoy es uno por mes o cada 45 días. Hay productos que dejamos de comprar, como la carne, fundamentalmente, y consumimos algo más de pollo, cerdo o pescado, y algunas verduras como el tomate y algunos lácteos, como el dulce de leche, la leche, postres, etc. De una semana a otra, el aumento de algunas cosas esenciales es casi el doble".
En tanto, ambos entrevistados coincidieron en que "con tarjeta de crédito se llega con lo justo a fin de mes. Pero hay que hacer mucha economía, se compra lo justo y necesario para el día. lo que uno cobra no alcanza para vivir. Y ahorrar ya es algo prácticamente imposible". Esta es la realidad de tan sólo dos rafaelinos, que como muchos, están transitando una situación cada vez más delicada, porque esto continúa agravándose cada vez más y se está muy lejos de poder encontrar alguna solución.









 








REDACCION

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar