Google se ve afectado por la crisis de las tecnológicas

Notas de Opinión 21 de enero de 2023 Por Redacción
El conglomerado Alphabet Inc. se suma a la lista de empresas del sector que achican su fuerza laboral, entre ellas Meta, Twitter, Microsoft y Amazon. Pero, además, Google deberá pagar 391,5 millones de dólares por violaciones a la privacidad.
16742375612762948353036455821725

Alphabet Inc., la matriz de Google, anunció el despido de cerca de 12.000 empleados, una cifra que equivale al 6% de su fuerza laboral a nivel mundial.
La decisión había sido anticipada en las jornadas recientes, cuando la firma había iniciado recortes en subsidiarias y se preveían más reducciones de personal.
En un correo electrónico que fue enviado a todos los integrantes de Alphabet, el director ejecutivo de la empresa, Sundar Pichai, se disculpó con los empleados apartados y aseguró que fue una “decisión difícil” que han tomado para preparar el futuro. “Asumo la total responsabilidad por las decisiones que nos llevaron hasta aquí”.
Alphabet Inc. realizó un importante número de contrataciones en los últimos años durante un período de “crecimiento espectacular” del conglomerado, que ahora enfrenta “una realidad económica muy diferente”.
La compañía tuvo una caída del 27% en las ganancias del último trimestre en comparación con el año anterior. En ese momento, la dirigencia de Alphabet Inc. anunció que reduciría los gastos y las nuevas contrataciones, sin encarar despidos de personal.
Ahora, el director ejecutivo del gigante de las búsquedas informó que a los empleados apartados se les pagaría durante el período de notificación completo de 60 días como mínimo, y que abonará las bonificaciones de 2022 y el tiempo restante de vacaciones.
Este conglomerado es uno de los más poderosos del mundo. Antes de los recientes despidos, se estimaba que la casa matriz de Google tenía aproximadamente 170.000 empleados en sus diferentes divisiones y sedes alrededor del mundo.
La movida en Alphabet no es un caso aislado: se encuadra en un presente atravesado por la crisis macroeconómica que ha repercutido en muchas de las compañías más relevantes del sector tecnológico.
Microsoft anunció recientemente el despido de 10.000 empleados; Amazon encara recortes que involucran a 18.000 trabajadores; y Meta (antes Facebook) separó a 11.000 integrantes de sus equipos.
A este panorama hay que sumar los despidos en Twitter, que achicó más del 70% de su plantilla desde que Elon Musk tomó las riendas de la empresa a fines de octubre.
Al margen de esa reducción de personal, Google acordó el pago de 391,5 millones de dólares para resolver los cargos que presentaron 40 fiscales generales en Estados Unidos por violaciones a la privacidad.
Según los denunciantes, la compañía engañó a los usuarios haciéndoles creer que habían desactivado el seguimiento de su localización.
Los fiscales culparon a Google por la supuestamente malintencionada inutilidad de sus interruptores de privacidad. En otras palabras, la empresa rastreó la ubicación de los usuarios, incluso la de aquellos que apagaron el seguimiento.
Además del pago de la suma mencionada, la firma con sede central en Mountain View, California, se comprometió a “mejoras significativas” en los controles, medidas que implementará próximamente.
El grupo de fiscales de 40 estados diferentes de EE.UU. inició la investigación en el año 2018, luego de un informe de Associated Press que sugería que Google rastreaba a los usuarios incluso después del pedido explícito de no hacerlo.
Según esa primera denuncia, desactivar el historial de ubicaciones en apps como Maps y Search no impedía que Google conociera dónde se encontraban los usuarios.
“Fueron astutos y engañosos. Los consumidores pensaron que habían desactivado sus funciones de seguimiento de ubicación en Google, pero la empresa continuó registrando en secreto sus movimientos y usando esa información para los anunciantes”, dijo Ellen Rosenblum, la fiscal general de Oregon que codirigió el caso.
“Durante años, Google priorizó las ganancias por sobre la privacidad de los usuarios”, agregó la magistrada.
Lo fiscales señalaron que Google violó las leyes estatales de protección al consumidor desde, al menos, el año 2014. En ese marco, indicaron que la firma “engañó a sus usuarios sobre la medida en que podían limitar el seguimiento de la ubicación ajustando la configuración de su cuenta y dispositivo”.

Fuente: tn.com.ar/tecno

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar