El departamento Castellanos no es la excepción, y los cultivos la pasan mal con el clima

SUPLEMENTO RURAL 19 de enero de 2023 Por Redacción
La soja y el maíz sienten con fuerza el déficit hídrico. Las pérdidas son cuantiosas y los pronósticos no son alentadores. ¿Qué ocurrió con el trigo?
14 - DAÑOS

El escenario agrícola en el Departamento Castellanos no escapa al que se observa en otras regiones del país atravesadas por una sequía feroz, que dejará daños cuantiosos desde el punto de vista productivo y económico.
Desde la Agencia de Extensión Rural Castellanos (AER Inta), los ingenieros agrónomos Carlos Callaci y Daniela Faure elaboraron un informe de la situación en el Departamento, contemplando el estado de los diversos cultivos. Sin dudas, el déficit hídrico está dejando una marca muy importante en la soja y maíz, que en la campaña de trigo también se evidenció con fuerza teniendo en cuenta los magros resultados que se obtuvieron.
SOJA
Hacia fin de mes se hizo el relevamiento de cultivos, comprobando que esta campaña se sembró una superficie de soja (sumatoria de 1° y 2°) levemente por debajo del promedio de los últimos años, considerando que esto podría cambiar si cambiaran las condiciones de sequía con algunas lluvias, aunque el tiempo que resta para poder sembrar es escaso.
Otro dato que cambió respecto de las últimas campañas, es que la soja de primera se sembró más con respecto a la soja de segunda, el principal motivo es que muchos lotes que al inicio habían sido destinados a trigo y no se pudieron sembrar, pasaron directamente a soja de primera.
También se pudieron ver lotes que por antecesor deberían considerarse como de segunda, pero por fecha de siembra se consideraron de primera (en varios casos se vieron lotes de soja sembrados de forma temprana, sobre trigos sin cosechar). En otros casos, debido a la escasez de precipitaciones, lotes que están listos para siembra de primera fueron sembrados como de segunda (en diciembre sobre rastrojo de maíz o soja de la campaña anterior).
El estado de los cultivos implantados es de regular a malo, debido por supuesto a la falta de humedad, provocando estrés hídrico, también a la pérdida de plántulas y a ataques de megacelis y en algunos casos arañuela. Se observaron también deficiencias en los controles de malezas debido a las condiciones desfavorables (falta de humedad y altas temperaturas) en los tratamientos.
MAÍCES
Las siembras y lotes de maíz en general (1° y 2°) son levemente inferiores a años anteriores (algo más de 100.000 has el promedio de campañas anteriores y unas 80.000 has en la actual), la siembra de los maíces de primera fecha no se pudo aprovechar plenamente debido a la falta de humedad (fines de agosto a primera quincena de octubre).
En general los maíces de primera se encuentran bajo estrés hídrico, y muy excepcionalmente se ve algún lote un poco mejor. Los lotes sembrados temprano ya se encuentran en panojamiento, lo que ha llevado a la decisión de algunos productores de empezar el picado y ensilado de los mismos con el objetivo de liberar el lote para ver si pueden implantar un cultivo que les permita aumentar la cantidad de forraje conservado para el próximo invierno.
Se observaron algunos lotes que se han pastoreado, e incluso algunos cortados para hacer rollos, con muy escaso rendimientos.
Si bien la superficie en general de los maíces (1° y 2°) se ve disminuida, cambió la relación entre primera y segunda, mostrando un incremento a favor de los maíces de segunda, aunque sin superar los lotes destinados a maíz de primera (del 6% del total de maíz sembrado en años anteriores, este año se encuentran en el 30%).
CÓMO LE FUE AL TRIGO
De los lotes recorridos la mayoría estaban cosechados, a excepción de aquellos que habían sido segados con anterioridad para hacer rollos (aproximadamente 10% de los lotes sembrados) o lotes que se inició la cosecha y se dejó por bajo rendimiento (también se estima en un 15%).
Al analizar la superficie sembrada, se ubicó en el 44 % con respecto a los últimos cinco años (ajustado con la estimación por imagen satelital), mientras que los lotes no cosechados o cortados antes de cosecha: fueron aproximadamente un 25%
En cuanto a los lotes con mejor rendimiento, excepcionalmente algún lote en algún lugar muy puntual estuvo cercano a 2500 kg/ha, pero el promedio de los lotes que se cosecharon osciló entre 800 a 900 kg/ha.
Debido a la menor superficie sembrada, a los lotes que no fueron cosechados y a los bajos rendimientos, se estima que la cantidad de grano cosechado oscila alrededor del 25% o menos, respecto de las últimas campañas

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar