A partir de la flexibilización se multiplicaron las muertes

Internacionales 15 de enero de 2023 Por Redacción
Los fallecimientos causados por el virus en el país asiático estaban controlados gracias a las medidas de restricción, pero con la flexibilización que anunciaron el 8 de diciembre los fallecimientos se multiplicaron hasta llegar a casi 60.000 y los contagios alcanzaron los dos millones.
Covid

Los casos de Covid-19 en China llegaron a su pico máximo el pasado 5 de enero, tres semanas después de que las autoridades relajaran la política de “cero Covid”, acumulando un total de casi dos millones de contagios en tan solo un mes y 900 millones desde el inicio de la pandemia.
Desde la Comisión Nacional Sanitaria de China anunciaron que se registraron 59.938 muertes relacionadas con el virus desde el 8 de diciembre hasta el 12 de enero.
El organismo confirmó que al momento de realizar las pruebas de PCR para clasificar las muertes de los pacientes como relacionadas con el virus, estas arrojaron que 5.503 fueron por fallas respiratorias o enfermedades subyacentes que empeoraron al momento de contraer la enfermedad.
El diario Global Times, informó que la edad media de los fallecidos es de 80 años. Además, desde la Comisión Nacional Sanitaria de China registraron que el 90,1 % de los fallecidos tenían más de 65 años y más del 90% estaban dentro del grupo de riesgo.
Con esta gran propagación del virus en las últimas semanas se pusieron en duda, nuevamente, la credibilidad de los números que informa el gobierno de China.
Desde el comienzo de la pandemia, que azotó a todo el mundo, el país asiático solo informó 5.000 muertes. Número un tanto irreal teniendo en cuenta la gran cantidad de población que poseen y siendo, a su vez, el país en donde se originó el Covid-19.
Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, aseguró que China no está revelando las cifras reales de los fallecidos por Covid-19 del bote actual, lo que impide saber el verdadero alcance de la enfermedad tanto en el país como a nivel global.
China se defendió y aseguró que siempre compartió sus datos “de forma abierta, puntual y transparente”. También, le pidió a la comunidad internacional que “no politice la pandemia”, ya que en muchos países pusieron restricciones a los ciudadanos asiáticos, como la exigencia de presentar pruebas de PCR antes de viajar.
Aunque el 5 de enero informaron el pico más alto de la cantidad de casos activos, expertos chinos creen que el verdadero pico se dará entre “febrero o marzo”, tal como vaticinó hace pocos días el exjefe de epidemiólogos del Centro de Control de Enfermedades de ese país, Zeng Guang.

HACE TRES AÑOS
El 9 de enero de 2020 será recordado siempre por un hecho histórico: ese día se registraba la primera muerte producida por Covid-19 en el mundo. Fue en la ciudad china de Wuhan, donde se cree que se inició el brote de coronavirus que dio inicio a la pandemia que cambió el curso de la humanidad.
Los responsables del área de salud de ese distrito brindaron en aquel entonces una conferencia de prensa para anunciar el fallecimiento de un paciente de 61 años. En su alocución, dijeron que la causa de muerte era “una neumonía viral inexplicable”.
En ese momento la información era escasa y solo había rumores sobre una extraña enfermedad que estaba afectando a los habitantes de esa ciudad china.
Este hombre, que se convirtió en la primera víctima fatal de Covid-19 en todo el mundo, al menos, el primero reportado, había sido internado unos días antes con síntomas compatibles con una insuficiencia respiratoria y neumonía grave.
Autoridades del hospital en el que fue ingresado el paciente señalaron que sufría una enfermedad hepática crónica y tenía tumores abdominales. Luego se sabría que estos eran factores de riesgo para el Covid-19, que tiene un poder letal si afecta a personas con cuadros de cáncer o patologías crónicas severas.
Tampoco se tenía por entonces noción de que el mundo estaba frente a la segunda pandemia establecida en el siglo XXI y con apenas una década de diferencia, después de que en 2009 apareciera la gripe N1H1 que, de todos modos, muy lejos estuvo del alcance del coronavirus: tuvo apenas un año de duración y causó poco menos de 300.000 muertes.
La noticia se conoció apenas unos días antes de que en China se llevara a cabo el Festival de Primavera, que implicaba una migración masiva de personas, con el riesgo -aún desconocido- de propagar la enfermedad.
Las autoridades de Wuhan especificaron que el paciente compraba mariscos en el mercado local durante todo el año (al igual que los posteriores afectados por los mismos síntomas), por lo que se creyó que el punto inicial de la intoxicación con el virus se produjo en ese puesto de venta de alimentos.
A pesar de que al ingresar al hospital lo intubaron y le aplicaron otros tratamientos, sus síntomas empeoraron y la noche del 9 de enero de 2020 su corazón se detuvo.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar