¿Cuántas dosis de refuerzo se necesitan en Argentina?

Notas de Opinión 13 de enero de 2023 Por Redacción
Los fármacos que se aplican en la Argentina forman parte del listado de compuestos aprobados por la CDC de los Estados Unidos. A casi dos años de la primera inoculación, el organismo de vigilancia actualizó las dosis de refuerzo necesarias para hacer frente a los brotes de Covid-19.
16735463592403593585073823688500

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos actualizaron el listado de vacunas contra el Covid-19 de refuerzo necesarias para hacer frente a la nueva subvariante Ómicron "Kraken".
Los fármacos de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, todos aplicables también en la Argentina, mostraron en su conjunto una óptima protección ante el avance de las mutaciones más recientes, tanto en su serie primaria o inicial como en las continuas.
Sin embargo, en medio de la temporada invernal que azota al hemisferio norte y con la nueva ola de casos impulsada por "la variante más contagiosa" según alertó la Organización Mundial de la Salud (OMS), los especialistas de la entidad de vigilancia epidemiológica detallaron las pautas complementarias que demandan hoy cada uno de los compuestos para lograr mantener un nivel de inmunidad aceptable.
"Los refuerzos de Covid-19 actualizados pueden ayudar a restaurar la protección que ha disminuido desde la vacunación anterior", insistieron desde la CDC.
Tres son las vacunas contra el Covid-19 más populares en los Estados Unidos y también aplicables en nuestro país, que demandaron distintos complementos de refuerzo, según su esquema de inoculación:
Moderna: 4 inyecciones, dos inyecciones para la dosis primaria, un refuerzo y otro bivalente. Algunas personas pueden recibir 5 inyecciones si tienen más de 50 años o están inmunocomprometidos.
Pfizer: 4 inyecciones, dos inyecciones para la dosis primaria y otro bivalente disponible. Algunas personas pueden recibir 5 inyecciones si tienen más de 50 años o están inmunocomprometidos.
Johnson & Johnson: 3 inyecciones, una inyección para la dosis primaria y dos refuerzos de Moderna o Pfizer. Algunas personas pueden recibir hasta 4 inyecciones si tienen más de 50 años o están inmunocomprometidos.
Desde el Ministerio de Salud de la Nación, su titular,  Carla Vizzotti, indicó que cualquier persona mayor de 18 años que se haya dado su última dosis hace más de cuatro meses puede aplicarse una vacuna de refuerzo.
Sin embargo, los grupos en los que resulta más importante avanzar hacia este esquema son: Personas de 50 años o más; personas de entre 18 y 49 años con alguna condición de riesgo (diabetes, obesidad, enfermedad cardiovascular, renal y/o respiratoria crónica, inmunodeprimidos, personas gestantes, etc.); personas de 12 años y más, con inmunocompromiso; personal de salud y estratégico independientemente de la edad; personas que residan o trabajen en instituciones cerradas o de internación prolongada.
"Estos refuerzos son necesarios para sostener la protección y prevenir el desarrollo de formas graves de la enfermedad", subrayaron desde la carta de Salud.
La dosis adicional de una vacuna debe ser diferenciada de la dosis de refuerzo (también conocida como booster) por lo que se conviene en las siguientes definiciones operacionales:
Dosis adicional: administración de una dosis adicional como parte del esquema primario, cuando la respuesta inmune inicial es probablemente insuficiente. Otras vacunas con esquema primario de 3 dosis son, por ejemplo, la quíntuple y contra la Polio.
Dosis de refuerzo o booster: administración de una dosis de vacuna luego de un esquema primario con respuesta inmunológica inicial suficiente, teniendo en cuenta la posible disminución de la respuesta en el tiempo. Se aplica periódicamente con un intervalo que no suele ser menor a los 6 meses. Otras vacunas con refuerzo son, por ejemplo, la triple viral y la doble bacteriana. En consideración de múltiples variables como la situación epidemiológica actual con mayor circulación de la variante delta del SARS-CoV 2 y su mayor
transmisibilidad y la menor efectividad y respuesta inmunológica de las distintas vacunas en personas en personas inmunosuprimidas y la inmunoenescencia propia de la edad avanzada que genera menor respuesta frente, principalmente, a vacunas inactivadas y la relación entre mortalidad por Cocis-19 a mayor edad.
Población objetivo: personas con inmunocompromiso, independientemente del esquema primario recibido. Tratamiento oncológico para tumores sólidos y
onco-hematológicos. Receptores de trasplante de órgano sólido en tratamiento
inmunosupresor. Receptores de trasplante de células progenitoras hematopoyéticas en los últimos dos años o en tratamiento inmunosupresor. Inmunodeficiencia primaria moderada o grave. Personas viviendo con VIH, Tratamiento activo con corticosteroides en dosis altas o medicación inmunosupresora.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar