Las últimas estadísticas no reflejan el impacto en China

Notas de Opinión 11 de enero de 2023 Por Redacción
Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) criticaron el criterio de las autoridades del régimen chino para contar a los fallecidos y apuntaron que los números de las admisiones de los hospitales y en las salas de cuidados intensivos también están subrepresentados.
16728568260734631987622728237907

La Organización Mundial de la Salud (OMS) criticó la nueva definición de China sobre los decesos por Covid-19, calificándola de “muy reducida”, y afirmó que las estadísticas oficiales no se ajustan al verdadero impacto de la epidemia en el país.
“Creemos que las cifras actuales publicadas por China subrepresentan el impacto real de la enfermedad en términos de admisiones en hospitales, en cuidados intensivos y sobre todo en términos de decesos”, declaró en rueda de prensa Michael Ryan, responsable en la OMS de la gestión de situaciones de emergencia sanitaria.
El gigante asiático enfrenta una oleada de contagios tras el levantamiento de las restricciones de la política de “Covid cero”, que comenzaba a generar inéditas protestas en el país. En varias ciudades se reportaron colapsos de hospitales e incluso de crematorios.
Sin embargo, China sólo ha registrado 22 muertes por Covid-19 desde diciembre y ha reducido drásticamente los criterios para clasificar estas muertes, lo que significa que las propias estadísticas de Beijing sobre esta oleada sin precedentes no reflejan la realidad.
“Creemos que esa definición es demasiado estrecha”, dijo Ryan, señalando que la definición que Beijing está utilizando “requiere una insuficiencia respiratoria” asociada a una infección por Covid-19 para que una muerte se registre como consecuencia la enfermedad.
La organización subrayó que es vital disponer de información precisa sobre cómo se está propagando el virus y el verdadero impacto que está teniendo, y sugirió que los profesionales sanitarios individuales podrían ayudar a proporcionar una imagen más precisa.
“No desanimamos a los médicos y enfermeras que informan de estas muertes y estos casos. Tenemos un enfoque abierto para poder registrar el impacto real de la enfermedad en la sociedad”, agregó Ryan.
No obstante, el funcionario reconoció que China había intensificado su compromiso con la OMS en las últimas semanas y sostuvo que “esperamos recibir datos más completos”.
En ese marco, la OMS informó que "responsables de salud de China han presentado finalmente datos sobre los casos de Covid-19 al grupo de expertos de la organización, particularmente secuenciaciones del genoma", y subrayó que "por ahora no ha identificado en ellos mutaciones del virus, que sigue siendo una de las principales preocupaciones con respecto al brote, además de sus efectos en la economía mundial".
”Ninguna nueva variante o mutación significativa ha sido identificada en los datos de secuenciación públicamente disponibles”, señaló en un comunicado la OMS tras una reunión del grupo de sus expertos sobre la evolución del virus con representantes del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China (CDC).
En la reunión, celebrada finalmente después de numerosas peticiones de la OMS a China para que compartiera más información sobre la situación, se presentaron datos sobre más de 2.000 genomas de positivos recogidos y secuenciados desde el 1° de diciembre de 2022.
El país asiático confirmó a finales de diciembre que reabriría sus fronteras el pasado 8 de enero, como en definitiva ocurrió, por primera vez desde marzo de 2020, lo que ha provocado que varios países hayan decidido en los últimos días exigir a los viajeros procedentes del país asiático test negativos de Covid-19 para viajar a sus territorios.
Beijing, en tanto, calificó de “desproporcionadas” las restricciones que han impuesto varios países a los viajeros procedentes de China, como requerir test negativos a los pasajeros llegados del país asiático.
Desde el pasado domingo, el Covid-19 dejó de ser una enfermedad de categoría A en China, el nivel de máximo peligro y para cuya contención se exigen las medidas más severas, para convertirse en una de categoría B, que contempla un control más laxo, marcando así en la práctica el fin de la política de "cero Covid", que fue desmantelada por las autoridades después de que se produjesen protestas.
Los medios oficiales calculan que el 70 por ciento de los 18 millones de habitantes de Shanghai se acaba de contagiar en la primera gran oleada de coronavirus de este año y se especula que tras ponerse fin a las restricciones, podrían ser aproximadamente un millón las personas que fallecieron en todo el país a raíz de la pandemia.
Mientras tanto, en la capital, Beijing, la situación es similar a un invierno que recién comienza. Ya sin restricciones sanitarias, millones salen a restaurantes y centros comerciales, algunos con el 80 por ciento de sus tiendas cerradas por la crisis pandémica.
Pero, lamentablemente, la mayoría de los analistas aseguran que el caos recién comienza y se estaría lejos del pico. Fue tan veloz la ola de contagios, que en varios hospitales se enfermó la mayoría del personal.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar