Fuerzas de seguridad recuperaron el control

Internacionales 09 de enero de 2023 Por Redacción
Leer mas ...
05-detenidos
FOTO REUTERS FUERZAS DE SEGURIDAD. Detuvieron a unos 200 manifestantes en el Palacio de Palanalto.

BUENOS AIRES, 9 (NA). - Las fuerzas del gobierno brasileño retomaron el control de los edificios de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial que habían sido tomados por los bolsonaristas.
Policías y militares, en algunos casos con la utilización de gases lacrimógenos, y tanto caballos, como móviles y medios aéreos retomaron todos los sectores de los edificios que habían sido abordados por miles de simpatizantes radicalizados del expresidente Jair Bolsonaro, los cuales causaron destrozos de instalaciones y mobiliarios.
En primer lugar se logró retomar la sede del la Suprema Corte Federal, después el Congreso y por último el Planalto, la sede del Ejecutivo.
Poco antes, el presidente del Congreso de Brasil, el senador Rodrigo Pacheco, había pedido castigar de forma "urgente" y con todo el "rigor de la ley" a los radicales bolsonaristas que invadieron las sedes del Parlamento, la Presidencia de la República y la Corte Suprema, en Brasilia.
"Repudio vehementemente estos actos antidemocráticos, que deben sentir el rigor de la ley con urgencia", afirmó Pachecho, en un mensaje publicado en sus redes sociales.

INTERVENCIÓN
Mientras tanto, el presidente Luis Inácio "Lula" Da Silva, decretó ayer mismo la intervención federal de Brasilia para que actúen fuerzas de seguridad y militares hasta el próximo 31 de enero, mientras que garantizó que todos los responsables de lo que calificó como una "barbarie" contra la democracia, a los que llamó "fascistas", serán castigados.
El decreto implica que las fuerzas federales "pueden actuar" para preservar la seguridad en Brasilia.
"Quien haya hecho esto será encontrado y castigado. La democracia garantiza el derecho a la libre expresión, pero también exige que las personas respeten las instituciones. No hay precedente en la historia del país de lo que hicieron. Por eso deben ser castigados", expresó.
"Y vamos a averiguar quiénes son los financistas de los que fueron a Brasilia, y todos pagarán con fuerza de ley", señaló el presidente.
Lula se manifestó de ese modo luego que centenares de militantes radicalizados tomaran las sedes de los poderes judicial, legislativo y ejecutivo (El Planalto), donde causaron destrozos.
El presidente cuestionó las actuaciones de la Policía Militar, al señalar que "algunos se encontraron guiando a los vándalos", por lo que anticipó que habrá una investigación al respecto.
El decreto que emitió el jefe de Estado, nombró a un interventor en el distrito federal de Brasilia, que estará a cargo de Ricardo García Cappelli, el cual puede disponer de todos los medios financieros, tecnológicos, estructurales y humanos estaduales para garantizar la seguridad.
García Capelli es un periodista de 50 años que desempeñaba el cargo de secretario-ejecutivo del Ministerio de Justicia de Brasil.
El interventor federal tendrá a su cargo todas las fuerzas de seguridad locales, al igual que las autoridades penitenciarias y los bomberos.
En el momento del asalto a los edificios federales, el mandatario, que asumió una semana atrás, se encontraba en Araraquara, una localidad cercana a la ciudad de Sao Paulo, afectada por fuertes inundaciones.
Justamente desde esa población, Lula emitió un decreto en el que determinó la intervención federal del la gobernación de Brasilia.
"Quien cuidará la seguridad de los edificios federales, serán las fuerzas federales, por incompetencia" de los que estaban encargados, expresó en un Twitter, mientras que criticó al gobernador Ibaneis Rocha, al sugerir que tendría que tener conocimiento de los movimientos de los manifestantes: "No acepto sus disculpas", dijo.

DE BOLSONARO
Más de siete horas después de los violentos ataques a los edificios del Gobierno en Brasilia, cuando cientos de simpatizantes suyos invadieron el Congreso, el Palacio Presidencial y la Corte Suprema, el exmandatario Jair Bolsonaro se pronunció.
En un hilo de tres tuits aseguró que durante su mandato "siempre" ha cumplido con la Constitución,"“respetando y defendiendo las leyes, la democracia, la transparencia y la sagrada libertad".
"Además, repudio las acusaciones, sin pruebas, que me atribuyó el actual jefe del Ejecutivo de Brasil (Luiz Inácio Lula da Silva)", escribió el ex mandatario.
Bolsonaro comparó los hechos acontecidos este domingo, que ha calificado de "depredaciones e invasiones con las manifestaciones convocadas por la izquierda" en 2013 y 2017, asegurando que "escapan a la regla, ya que las manifestaciones pacíficas, en forma de ley, son parte de la democracia".
El ex mandatario publicó estos tuits desde los Estados Unidos, adonde viajó días antes de la asunción de Lula, justamente para no participar de la ceremonia de investidura del actual Presidente.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar